Información Gral

Crean artificialmente el genoma de una bacteria

Científicos del Instituto J. Craig Venter de Estados Unidos lograron crear el genoma completo de una bacteria utilizando pares de bases nucleotídicas artificiales. Con la técnica aplicada, básicamente se pueden fabricar otras moléculas de ADN más grandes a partir de estos nucleótidos artificiales...

Sábado 26 de Enero de 2008

Científicos del Instituto J. Craig Venter de Estados Unidos lograron crear el genoma completo de una bacteria utilizando pares de bases nucleotídicas artificiales. Con la técnica aplicada, básicamente se pueden fabricar otras moléculas de ADN más grandes a partir de estos nucleótidos artificiales o también de una mezcla de bases nitrogenadas naturales y artificiales, informaron los expertos en un artículo publicado en la revista estadounidense Science.
  La formación de moléculas de ADN grandes es un requisito indispensable para la creación de bacterias artificiales capaces de vivir.
  Los científicos están interesados en estas bacterias para utilizarlas biotecnológicamente, por ejemplo para la fabricación de biocombustibles, para la evacuación de desechos tóxicos o la eliminación de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero.
  Como modelo para la reconstrucción de un genoma completo, los científicos dirigidos por el Nobel de medicina Hamilton Smith del Instituto J. Craig Venter Institute en Rockville, estado de Maryland, usaron la bacteria Mycoplasma genitalium.
  El nombre de la copia artificial, M. genitalium JCVI-1.0, da información tanto sobre el modelo como sobre la institución en la que fue creada.
  La bacteria posee sólo 485 genes y es por lo tanto el genoma más pequeño conocido de un organismo de vida libre. La secuencia de sus 580.076 pares de bases nucleotídicas ya era conocida.

Como una cascada. Para la construcción, los investigadores realizaron una especie de cascada. Primero encargaron a una empresa especializada fragmentos del genoma, formados cada uno por entre cinco mil y siete mil pares de bases.
  Estos fragmentos fueron unidos por los expertos para obtener secuencias más grandes, que a su vez se combinaron para crear trozos de mayor tamaño aún. Este procedimiento fue reiterado hasta que los investigadores lograron cuatro fragmentos diferentes, cada uno de los cuales abarcaba un cuarto del genoma original.
  La unión de los fragmentos se realizó en el tubo de ensayos. Luego, fueron multiplicados en bacterias.
  Los cuatro cuartos de genoma resultantes fueron reunidos en una célula de levadura para obtener el genoma artificial completo. (DPA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario