Escenario

"En mi proyecto solista también ando en patota"

Tabaré Cardozo es cantautor uruguayo y miembro de la murga Agarrate Catalina.

Sábado 19 de Mayo de 2018

Tabaré Cardozo, cantautor uruguayo y miembro de la murga Agarrate Catalina, presentará esta noche a las 21.30 en Distrito 7 (Ovidio Lagos 790) las canciones de su más reciente álbum solista, Librepensador", donde la murga y el rock son los dos pilares fundamentales que cimientan las canciones.
   —Ser un librepensador debe traer como consecuencia la crítica y la mirada de muchos ¿alguna vez te pesó esto?
   —La crítica y la mirada de los demás es el efecto colateral de todo arte. Pero en un punto es la mirada de los demás lo que transforma a una obra en una obra artística. Pero creo que el veredicto popular es independiente a la corriente de pensamiento o la línea filosófica, política o ideológica que el artista profese. En cuanto a las críticas, cuando son insidiosas, por supuesto que molestan. Pero, al que le guste el durazno que se banque la pelusa.
   —¿Sos un artista políticamente incorrecto?
   —Creo que no. Tampoco sé si soy demasiado correcto. Es más; estoy dudando si soy un artista. ¡Jaja!
   —Uno escucha "Librepensador" y puede percibir cómo la música se pone al servicio de las letras ¿Hubo algún género que alguna vez te haya costado o te haya dado miedo abordar?
   —Hay unos cuantos géneros con los que no me he metido. ¡Pero ya se dará! O no... ¡Quién sabe! Ya veremos. Si la canción lo pide, dejaré que me lleve de su mano.
   —¿Qué diferencia hay entre un proyecto colectivo, como lo es una murga de donde surgiste, y un proyecto solista como el que estás llevando adelante?
   —En mi proyecto solista también ando en patota, somos más de 12 personas arriba del escenario. La composición es bastante similar en cuanto a la mecánica, salvo que en la murga escribimos juntos con mi hermano y para mi banda escribo solo.
   —¿En algún momento sentiste que podría generar alguna rispidez llevar ambos proyectos en paralelo?
   —Rispidez humana o artistica jamás. En algún momento se me complicó la jugada desde el punto de vista organizativo. Horarios, fechas compromisos, sobre todo porque teníamos dos productoras diferentes en Argentina. Y yo no soy San Martin de Porres ni tengo el sagrado don de la bilocación, asi que no podia estar en dos actuaciones al mismo tiempo y tenia que cancelar una de las dos. Hoy por hoy unificamos la producción y las piezas se acomodaron. También por eso pude volver a dirigir la Catalina.
   —¿Qué aporta Tabaré Cardozo al formato que fusiona el rock con la murga?
   —El amor incondicional por los dos géneros, y tal vez algo de la baquía de haber aprendido algo a base de ensayo y error. A los 9 años tuve mi primera murga y a los catorce mi primera banda de rock. Si tuviera una pyme mi eslogan sería: "¡La casa no es muy seria, pero más de treinta años de barullo ininterrumpido nos avalan!".
   —¿Qué responsabilidad existe a la hora de trabajar con dos géneros musicalmente tan diferentes?
   —La responsabilidad de tratar honrar los géneros con los que me meto. Pero meterme igual. Pedirle permiso a los dioses, agachar la cabeza, dejar una ofrenda, pero meterme como sea en la pirámide.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario