El Mundo

Pakistán: la CIA ampliaría sus operaciones encubiertas

Funcionarios estadounidenses, preocupados por informes de inteligencia que indican que Al Qaeda y sus aliados del movimiento Talibán están decididos a desestabilizar

Lunes 07 de Enero de 2008

Nueva York. — Funcionarios estadounidenses, preocupados por informes de inteligencia que indican que Al Qaeda y sus aliados del movimiento Talibán están decididos a desestabilizar Pakistán, evaluan ampliar la autoridad de la CIA para realizar operaciones encubiertas en ese país, según el New York Times. Citando a funcionarios de alto rango de la administración de George W. Bush que hablaron “off the record”, el Times afirma que aunque no se ha tomado una decisión, las opciones en discusión incluyen que la CIA trabaje con las fuerzas especiales del ejército estadounidense.
  Varios participantes en una reunión el viernes pasado señalaron que la amenaza contra el gobierno del presidente Pervez Musharraf era ahora tan aguda que resulta probable que el mandatario y la cúpula militar del país den a Washington una mayor libertad de acción.

Cheney y Rice. Entre quienes participaron de esa reunión estaban el vicepresidente Dick Cheney, la secretaria de Estado Condoleezza Rice, así como asesores de seguridad nacional de alto rango.
  Portavoces de la Casa Blanca, la CIA y el Pentágono rehusaron comentar la reunión, pero un funcionario dijo que la discusión reflejó las preocupaciones sobre que el nuevo refugio de Al Qaeda se esté consolidando en amplios sectores de Pakistán y cómo contrarrestarlo.
  Si bien Washington no ha presentado nuevas opciones de manera formal a Musharraf, el Times afirmó que funcionarios de la Casa Blanca y el Pentágono veían una oportunidad en el cambio de situación política que se avecina en Pakistán para que Washington extienda sus operaciones en el país. Las elecciones generales del 8 de enero fueron postergadas por el asesinato de la líder opositora Benazir Bhutto, pero todo indica que el status quo que mantuvo Musharraf desde 1998 está llegando a su fin.
  “Después de años de centrarse en Afganistán, creemos que los extremistas ahora ven la posibilidad de lograr un gran premio, crear caos en el propio Pakistán”, deslizó un funcionario al Times.
  Colaboradores del gobierno de Bush señalaron que funcionarios paquistaníes y estadounidenses comparten las preocupaciones sobre la insurgencia de Al Qaeda, y que diplomáticos de Estados Unidos y mandos militares han estado trabajando de cerca con responsables paquistaníes para fortalecer las operaciones de antiterrorismo en el país.
  Sin embargo, algunos funcionarios del Departamento de Estado sostienen que operaciones militares lideradas por EEUU en Pakistán cerca de la frontera afgana podrían provocar un efecto contraproducente, según indicó el diario de Nueva York.

Libertad para atacar. Las nuevas opciones para operaciones encubiertas que están en estudio incluyen dar más libertad a la CIA para que pueda atacar blancos escogidos en Pakistán. Si la CIA recibe una mayor libertad de acción, podría pedir la ayuda de ejército o encargar a las fuerzas de operaciones especiales que actúen bajo su autoridad, asegura el Times. Sin embargo, cualquier operación ampliada por parte de la CIA o fuerzas especiales sería pequeña y especialmente diseñada, sostuvieron funcionarios militares.
  En la reunión del viernes también participaron Stephen Hadley, asesor de seguridad nacional de Bush, el almirante Mike Mullen, titular del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, y varios funcionarios de inteligencia de alto rango.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario