El Mundo

Nueva York dará un salario mínimo a los trabajadores de "delivery"

El Concejo Municipal votó un paquete de normas para mejorar las condiciones laborales de los ciclistas, que tuvieron un rol vital durante la pandemia

Jueves 23 de Septiembre de 2021

El Concejo Municipal de Nueva York aprobó un paquete de normas que fijará un salario mínimo y mejorará las condiciones de trabajo de los empleados de los servicios de "delivery" o reparto a domicilio basados en aplicaciones. En Nueva York son muy usadas las aplicaciones Grubhub, DoorDash y Uber Eats, y la ciudad requiere el servicio de más de 80 mil ciclistas. Su papel fue fundamental durante la pandemia de Covid.

Los proyectos aprobados, que cuentan con el apoyo del alcalde demócrata Bill de Blasio, son el último y más amplio ejemplo del continuo esfuerzo de la ciudad por regular esta actividad. Aunque otras ciudades han tomado medidas para restringir las aplicaciones de reparto de comida, ninguna ha ido tan lejos como Nueva York, que alberga el mayor mercado de reparto de comida del país.

La legislación impedirá a las aplicaciones de reparto de comida y a los servicios de mensajería cobrar a los trabajadores para recibir su paga; obligará a las aplicaciones a revelar sus políticas de gratificación; prohibirá a las aplicaciones cobrar a los trabajadores por las bolsas de comida aisladas (que pueden costar hasta 50 dólares) y exigirá a los propietarios de restaurantes que pongan baños a disposición de los trabajadores de reparto.

Los repartidores también podrán establecer parámetros sobre los viajes que realizan sin temor a sufrir represalias. Los trabajadores -que han sido blanco de ladrones que buscan robarles el dinero o sus bicicletas- podrán ahora determinar la distancia máxima que quieren recorrer desde un restaurante o decir que no están dispuestos a pasar por puentes para hacer una entrega, por ejemplo.

"Estos trabajadores sacrificaron su propia seguridad durante la pandemia para llevar comida a nuestros hogares, pero en algunos casos se les negó el acceso al baño en los restaurantes y se les cobró una tarifa por parte de las aplicaciones", denunció Corey Johnson, el portavoz del Concejo Municipal. "Estoy orgulloso de la ciudad de Nueva York y de este Concejo por defender a estos trabajadores, e insto a otras grandes ciudades a proteger esta industria".

Las condiciones de trabajo de los aproximadamente 80.000 repartidores de Nueva York volvieron a ser objeto de atención hace tres semanas, cuando el huracán Ida azotó la ciudad, y las escenas de repartidores de comida atravesando las calles inundadas para entregar las comidas despertaron indignación.

El uso de aplicaciones de reparto de comida se disparó cuando en 2020 la pandemia obligó al cierre de los restaurantes, que se vieron limitados a hacer envíos. Pero para los trabajadores, en su mayoría inmigrantes, las condiciones de trabajo fueron más difíciles que nunca.

José Ramírez, que llegó a Nueva York desde Puebla (México), lleva cuatro años trabajando como repartidor en Manhattan, narra The New York Times. Dijo que gana unos 8 dólares por hora sin contar las propinas, lo que lo obliga a trabajar más de 10 horas al día la mayoría de los días para ganar suficiente dinero para mantenerse.

Ramírez, miembro de Los Deliveristas Unidos, un grupo que lleva años luchando por la protección de los trabajadores de reparto, dijo que los restaurantes le han negado el acceso al baño con tanta frecuencia que ha debido llamar a sus amigos para usar sus baños. "La gente a veces se me acerca después de que hago la entrega y me dice que lamenta no poder darme propina", agregó Ramírez. "Me siento feliz de haber ayudado, pero no me pagan. Tengo que pagar mi bicicleta, mi mochila de reparto y mi teléfono móvil, así que necesitamos un salario mínimo digno".

Como la demanda se ha disparado, los trabajadores de las empresas de reparto de alimentos de todo el país han organizado esfuerzos para exigir mejores salarios y condiciones. Algunas ciudades de California y el estado de Washington aprobaron medidas temporales para proporcionar una paga por riesgo a los trabajadores de reparto y otros trabajadores esenciales a causa de la pandemia.

Estados como California y Massachusetts también se han visto envueltos en prolongadas batallas legales sobre los derechos y protecciones que deben otorgarse a los trabajadores de reparto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario