El Mundo

España celebró el "Día de la Hispanidad" con pompa real y desfile militar

los reyes y las FFAA volvieron a ser el eje de la fiesta nacional, pese a la oposición de minorías críticas de la colonización de América

Martes 12 de Octubre de 2021

España celebró este martes su Día de la Fiesta Nacional con toda pompa y un desfile militar que eclipsó las protestas contra lo que algunos sectores ven como una celebración equivocada de la historia colonial española. Miembros de la caballería escoltaron al rey Felipe VI y a la reina Letizia a una plataforma donde la pareja real vio a más de 2.600 soldados marchar a lo largo del Paseo de la Castellana, un gran bulevar de Madrid, bordeado de banderas.

El desfile incluyó docenas de aviones volando sobre la capital española y un saludo de 21 cañonazos. Un paracaidista con una bandera española roja y amarilla pegada al tobillo aterrizó en la avenida, provocando vítores de los miles de espectadores.

El feriado, también conocido como Día de la Hispanidad, recuerda el 12 de octubre de 1492, cuando las carabelas del explorador Cristóbal Colón avistaron tierra, bajo el patrocinio real español, en busca de lo que llegó a conocerse como América.

"La elección del 12 de octubre como Día de la Fiesta Nacional, establecida por la Ley 18/1987, recuerda una efeméride histórica en la que España. inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos'', expresó el Ministerio de Defensa en su página web.

El hecho histórico, sin embargo, trajo siglos de colonización del continente por parte de naciones europeas y con ello violencia, enfermedad y muerte a los pueblos indígenas.

En España, el sufrimiento de las poblaciones nativas durante ese período no ha recibido la misma atención ni ha provocado el tipo de reevaluación histórica que ha tenido, por ejemplo, en Estados Unidos, donde en muchos lugares el llamado Día de Colón se ha unido o ha sido reemplazado por el Día de los Pueblos Indígenas. En Madrid, cerca del sitio donde se llevaron a cabo las celebraciones oficiales, hay una estatua de Colón sobre un pedestal. Tiene 17 metros de altura.

La bandera, así como los bustos y las estatuas que conmemoran a generales y oficiales de la Confederación, son vistos como símbolos de orgullo o identidad, herencia histórica o emblemas militares que sólo simbolizan la herencia de los estados del sur, pero se los considera símbolos de racismo, supremacismo blanco, intolerancia y esclavitud.

En Madrid hubo protestas organizadas para coincidir con el feriado español. Como ya ocurrió en 2019, el público situado en la zona más cercana a la tribuna de autoridades abucheó al presidente del gobierno, Pedro Sánchez. Se escucharon insultos y gritos de "¡Fuera Sánchez!" y "¡Sánchez dimisión!". El recibimiento a Sánchez contrastó con el entusiasmo con el que se recibió a los reyes con vivas al Rey y a España.

El año pasado el acto tuvo que reducirse por las restricciones que impuso la pandemia. Hubo sin embargo una parada militar, pero muy reducida. Este año, las Fuerzas Armadas volvieron a desfilar

Pero el rey también recibió silbidos de los republicanos, que quieren abolir la monarquía española. Y en Cataluña los empleados estatales fueron a trabajar como si fuera un día normal, una forma de ignorar a las autoridades centrales del país.

El partido de izquierda Unidas Podemos, que forma parte del gobierno de Sánchez, apoyó las ceremonias oficiales de Madrid. El partido envió a sus tres ministros de gobierno a asistir al desfile.

El presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, buscó enfocar las celebraciones en una apreciación más moderna del 12 de octubre.

Grupos que protestaban contra el homenaje a Colón y su legado organizaron manifestaciones dispersas, aunque la participación fue escasa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario