El Mundo

¿Cómo tratarán las naciones de Medio Oriente y las potencias globales al gobierno talibán?

Para intentar influir en Kabul, Estados Unidos debería apoyarse en sus aliados regionales, Turquía y Qatar, que han mantenido buenas relaciones con el grupo integrista

Martes 31 de Agosto de 2021

Asia Occidental y Medio Oriente han cambiado: tienen un nuevo gobierno en Kabul. Los gobiernos de la región, además de las potencias mundiales, se interrogan sobre cómo actuar frente al régimen talibán recién resurgido en Afganistán. El especialista por Khalid al-Jaber, director del MENA Center en Washington jefe de Redacción de The Peninsula, el principal diario en lengua inglesa de Qatar respondió a esta gran incógnita con una columna publicada por la publicación estadounidense The National Interest.

Desde que los talibanes capturaron Kabul el 15 de agosto, ningún gobierno ha reconocido al "Emirato Islámico" como gobierno legítimo de Afganistán. En esta coyuntura, los talibanes están trabajando para tratar de obtener un reconocimiento formal a nivel internacional, aunque no está claro si sus esfuerzos tendrán éxito.

El legado del gobierno ultrarconservador islámico entre 1996 y 2001, su toma del poder a través de la fuerza en lugar de las negociaciones, y las innumerables incertidumbres sobre el terreno ayudan a explicar por qué ningún Estado ha reconocido hasta ahora a los "talibanes 2.0" como administración legítima.

Sin embargo, este enfoque _negarse a dialogar con los talibanes y esperar que desaparezcan_ es cada vez menos viable a medida que los talibanes consolidan su poder. Con la excepción de algunas zonas menores que se resisten, como el "Movimiento de Resistencia Nacional" en el valle de Panjshir, la mayoría de los países ya han reconocido en la práctica, si no en principio, que los talibanes constituyen el nuevo gobierno de Afganistán. Estos países pueden o no llegar a la conclusión de que establecer lazos con el nuevo gobierno de Kabul es el curso de acción más prudente, aunque sea incómodo. Sin embargo, hay buenas razones para esperar que la comunidad internacional se polarice en esta cuestión.

La mayoría de los gobiernos occidentales ya han dejado claro que no tienen intención de reconocer al "Emirato Islámico". China, Irán, Pakistán y Rusia mantienen sobre la mesa la opción de reconocer formalmente a los talibanes, pero ninguno de esos países ha dado aún ese paso. Curiosamente, Estados Unidos ha trazado un camino entre estas dos posiciones; aunque ha mantenido a los talibanes a distancia, funcionarios estadounidenses han indicado que Washington podría reconocer la autoridad del grupo si éste protege los derechos humanos y rompe sus vínculos con Al Qaeda. Mientras tanto, la posición de India puede describirse mejor como ambigua, sin compromisos ni rechazos por parte de Nueva Delhi.

Leer más: Los talibanes recorrieron el aeropuerto de Kabul

Probablemente el caso más interesante es el de los Estados miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Las monarquías del Golfo se encuentran ante un nuevo y difícil dilema frente al régimen talibán. Les pone nerviosos que el "Emirato Islámico" vuelva al poder por múltiples razones, entre ellas el temor a que la inestabilidad de Afganistán se extienda al Golfo y a que el país de Asia Occidental vuelva a convertirse en un caldo de cultivo para grupos terroristas, amenazas a las que no son ajenos los países del CCG, cuyos ciudadanos se han unido y financiado a menudo a estos grupos en el pasado.

Durante el gobierno de 1996-2001, tres países reconocieron su soberanía. El primero fue Pakistán, sospechoso desde hace tiempo de armar y financiar el movimiento. Los otros dos fueron Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, ambos del CCG. Al igual que Rusia y China, estos dos Estados árabes siguen de cerca la situación en Afganistán y adoptan un enfoque pragmático para tratar con el nuevo gobierno.

Incluso si los Estados del CCG tardan en tomar decisiones sobre el reconocimiento formal, lo más probable es que se produzca un compromiso informal y por debajo de la mesa entre los gobiernos árabes del Golfo y los nuevos gobernantes de Kabul. Para los saudíes, sus canales de comunicación con los talibanes pasarán probablemente por Pakistán, que ha conseguido la improbable hazaña de mantener estrechas relaciones tanto con los Estados del CCG como con su rival regional, Irán. Según un diplomático extranjero en Arabia Saudí, Riad no tendrá "otra opción" que "aceptar a los talibanes" por segunda vez, especialmente teniendo en cuenta la "relación histórica" entre ambas naciones.

Leer más: La rama afgana del Estado Islámico

El enfoque de Arabia Saudí será probablemente moderador. Dado que el nuevo liderazgo saudí ha defendido el "Islam moderado", Riad puede intentar utilizar su influencia sobre los talibanes para empujar al grupo en una dirección alejada del extremismo que definió el "Emirato Islámico" de los años 90 y principios de la década de 2000. Los saudíes han sido receptores del terrorismo islamista durante las últimas tres décadas, y les interesa reducirlo o eliminarlo. Al mismo tiempo, Riad está llevando a cabo una labor de acercamiento a Washington, y respaldar la línea estadounidense en Afganistán podría resultar políticamente ventajoso para los dirigentes del país.

Por otra parte, los dirigentes de Abu Dhabi, que se oponen firmemente a prácticamente todas las formas de islamismo político, no acogerán bien el regreso de los talibanes al poder. El hecho de que los EAU acojan al ex presidente Ashraf Ghani, prófugo y acusado de llevarse casi 170 millones de dólares en efectivo del banco central del país durante su huida, subraya este punto.

Dicho esto, los emiratíes son conocidos por llevar a cabo una política exterior realista. Los EAU han demostrado su capacidad para trabajar con diversos tipos de regímenes, independientemente de las diferencias ideológicas. Aunque sería difícil imaginar que Abu Dhabi reconociera formalmente a los talibanes, es seguro suponer que los EAU se comprometerían con los talibanes en algún nivel si mantienen su control del poder en Afganistán, un país en el que los emiratíes empezaron a desempeñar un papel militar en 2001.

Qatar es un caso interesante. Desde 2013, los talibanes han mantenido una oficina en Doha, y Qatar ha mediado en las negociaciones entre el grupo, Estados Unidos y la administración Ghani antes de su derrocamiento. Como puente diplomático entre los talibanes y Occidente, Doha se encuentra en una posición única y, tras haberse distinguido por ayudar durante la evacuación del aeropuerto de Kabul, está trabajando para ser cada vez más útil a Estados Unidos durante este difícil periodo en Afganistán.

qatartali.jpg
La sede en Qatar de la delegación de los talibanes. Allí se negoció con ellos durante estos años. 

La sede en Qatar de la delegación de los talibanes. Allí se negoció con ellos durante estos años.

Pero, ¿será Qatar el primer país en reconocer a los talibanes? Es difícil decirlo. Por un lado, el país árabe del Golfo, rico en gas, se esfuerza por mostrar su apoyo a su garante de seguridad, Estados Unidos, que se ha comprometido a tratar de aislar a los talibanes a nivel internacional. Por otro, si los talibanes están en el poder a largo plazo y si Qatar quiere aumentar su influencia en Afganistán, los funcionarios de Doha se dan cuenta de que sería difícil lograr este objetivo sin tener una relación oficial con el gobierno de facto de Kabul. Una forma de entender las probables acciones de Qatar en Afganistán es considerarla en el contexto de conflictos geopolíticos más amplios, como el bloqueo de cuatro años de Qatar por parte de Arabia Saudí, los EAU, Bahrein y Egipto, del que siguen existiendo tensiones incluso después de su resolución oficial en enero de 2021.

Por ahora, los qataríes, al igual que los saudíes y los emiratíes, están actuando con cautela en relación con Afganistán. Doha ha seguido desempeñando un papel mediador en medio de la evacuación, y es probable que Qatar se decida sobre la cuestión del reconocimiento más adelante. Independientemente de cómo aborde Doha los acontecimientos en Afganistán, el papel humanitario del país durante el caos actual le ha hecho ganar mucha buena voluntad en Estados Unidos y en otros lugares.

afgkabul.jpg
Cambio en Kabul. El pasado 15 de agosto los talibanes ocuparon el palacio presidencial, poco antes abandonado por el gobierno anterior. 

Cambio en Kabul. El pasado 15 de agosto los talibanes ocuparon el palacio presidencial, poco antes abandonado por el gobierno anterior.

En la actualidad, el mundo mira a Afganistán con aprensión. Los países fronterizos con esta nación desgarrada por la guerra están muy preocupados por la afluencia de refugiados, armas, drogas ilícitas y terroristas procedentes de Afganistán. Estos gobiernos tienen buenas razones para preocuparse de que el dominio de los talibanes provoque inestabilidad en todo Afganistán, con graves ramificaciones para la región en general.

El debate sobre si los gobiernos deben reconocer a los talibanes como gobierno legítimo es delicado y es poco probable que encuentre un consenso global. Parece probable que el primer país que inicie formalmente relaciones diplomáticas con el "Emirato Islámico" sea uno euroasiático, geográficamente cercano a Afganistán. En cambio, es probable que las consideraciones económicas y de seguridad sean las que impulsen su política exterior respecto a Afganistán.

Mientras tanto, a juzgar por el enfoque actual, los gobiernos occidentales seguirán utilizando la influencia que aún poseen para intentar presionar a los Estados de todo el mundo para que respalden los esfuerzos por aislar a los talibanes, en lugar de legitimar al grupo islamista mediante su reconocimiento.

Pero los países del Golfo, Pakistán y las otras potencias mundiales como China y Rusia están considerando la situación en Afganistán con sus propios intereses en mente, lo que significa que pueden acercarse a Kabul en términos diferentes, y los intentos occidentales de aislar al régimen, ya sea que se originen en Washington, Londres, París o Berlín, casi seguramente se quedarán cortos.

En resumen, aunque trabajar con los talibanes es inconcebible para muchos en Occidente, algún tipo de compromiso con el grupo conducirá a los mejores resultados para Occidente. Para intentar influir en el comportamiento de los talibanes, Estados Unidos debería poder contar con ciertos aliados regionales, concretamente Turquía y Qatar, que han mantenido unas relaciones relativamente buenas con el grupo. Si Washington puede presentar una estrategia unificada en coordinación con estos socios, podría evitar que los talibanes conformen su agenda con otro país como Irán, Rusia o Pakistán, haciéndolo aún menos receptivo a los intereses estadounidenses. Sin embargo, si Estados Unidos no hace nada para fomentar sus objetivos, no tendrá mucho derecho a quejarse si Afganistán vuelve a parecerse a su desafortunada condición de los años noventa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario