El Mundo

China sufre una crisis energética que frena su enorme economía

La expansión de la demanda de carbón junto con las restricciones sobre su uso por razones ambientales causaron un cuello de botella

Lunes 27 de Septiembre de 2021

La creciente escasez de energía en China ha paralizado la producción en numerosas fábricas, incluidas muchas que suministran a grandes empresas estadounidenses, como Apple y Tesla, mientras que algunas grandes tiendas funcionaban a la luz de las velas y los centros comerciales cerraban antes de tiempo, señala un extenso informe de Reuters.

China está inmersa en una crisis energética, causada por la conjunción de varios factores: la escasez de carbón, el endurecimiento de las normas sobre emisiones y la fuerte demanda de la industria. Esta última ha hecho que los precios del carbón alcancen máximos históricos, a la vez que se impusieron restricciones generalizadas a su uso.

Desde la semana pasada se han aplicado racionamientos durante las horas punta en el noreste de China, y los residentes de ciudades como Changchun dijeron que los cortes se producían antes y duraban más tiempo, según informaron los medios de comunicación estatales. Este lunes, la State Grid Corp se comprometió a garantizar el suministro básico de energía y evitar los cortes de electricidad.

La escasez de energía ha afectado a la producción de las industrias de varias regiones de China y está afectando a las perspectivas de crecimiento económico del país.

El impacto en los hogares y los usuarios no industriales se produce mientras las temperaturas nocturnas descienden hasta casi el punto de congelación en las ciudades más septentrionales de China. La Administración Nacional de la Energía (NEA) ha pedido a las empresas de carbón y gas natural que garanticen un suministro de energía suficiente para mantener los hogares calientes durante el invierno.

La provincia de Liaoning dijo que la generación de energía había disminuido significativamente desde julio, y la brecha de suministro se amplió a un "nivel severo" la semana pasada. La semana pasada amplió los cortes de energía de las empresas industriales a las zonas residenciales.

La ciudad de Huludao ordenó a los residentes que no utilizaran aparatos electrónicos de alto consumo energético, como calentadores de agua y hornos microondas, durante las horas punta, y un residente de la ciudad de Harbin, en la provincia de Heilongjiang, dijo a Reuters que muchos centros comerciales cerraban antes de lo habitual, a las 4 de la tarde.

La escasez de energía eléctrica está inquietando a los mercados bursátiles chinos en un momento en que la segunda economía del mundo ya muestra signos de desaceleración.

Uno de los principales retos a corto plazo para Pekín es su actual disputa comercial con Australia, el segundo mayor exportador de carbón del mundo, que ha frenado en gran medida los envíos de carbón a China justo cuando las autoridades locales han reforzado las normas de seguridad que han frenado la producción en las minas de carbón chinas tras una serie de accidentes. Otro factor es la escasez mundial de gas natural, ya que varias de las principales economías buscan abastecerse de este combustible simultáneamente, tras la relajación de las restricciones de Covid-19.

Restricciones a los hogares

Las restricciones al uso de la energía en los hogares acaban de entrar en vigor. Sin embargo, la enorme base industrial de China ha estado luchando con saltos esporádicos en los precios de la energía y restricciones de uso desde marzo, cuando las autoridades provinciales de Mongolia Interior ordenaron a algunas industrias pesadas, incluida una fundición de aluminio, que frenaran el uso de energía para que esa provincia pudiera cumplir sus objetivos de uso de energía para el primer trimestre.

En mayo, los fabricantes de la provincia meridional de Guangdong, uno de los principales centros de exportación industrial, se encontraron con peticiones similares para reducir el consumo de energía, ya que una combinación de clima cálido y una generación de energía hidroeléctrica inferior a la habitual puso a prueba la red. Otras grandes zonas industriales de la costa de China también han sufrido recientemente topes de consumo y cortes de energía.

El presidente de China, Xi Jinping, anunció a finales de 2020 en una cumbre de Naciones Unidas sobre el cambio climático que el país reduciría sus emisiones de dióxido de carbono por unidad de producto interior bruto, o "intensidad de carbono", en más de un 65% respecto a los niveles de 2005 para 2030. Como primer productor mundial de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, la capacidad de China para reducir las emisiones se considera fundamental en la lucha mundial contra el cambio climático.

Xi también prometió un fuerte aumento de las energías renovables en la cumbre, pero sus objetivos de "intensidad de carbono" han sido las directrices más seguidas desde entonces para la reducción de las emisiones, especialmente a nivel provincial, donde las autoridades locales tienen la responsabilidad de garantizar que se alcancen los objetivos.

Según la principal agencia de planificación del país, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR), sólo 10 de las 30 regiones de China continental alcanzaron sus objetivos de reducción de uso de energía en los primeros seis meses de 2021.

En respuesta a ese problema, la CNDR anunció a mediados de septiembre sanciones más severas para las regiones que no cumplan sus objetivos, y dijo que pediría rendición de cuentas a los funcionarios locales para limitar la demanda absoluta de energía en sus regiones.

¿Produjo China menos energía?

chinacoalmine2.jpg
La minería del carbón es el principal recurso energético de China. Su limitación gubernamental por sus efectos directos en el calentamiento global es una de las causas de la crisis energética china.

La minería del carbón es el principal recurso energético de China. Su limitación gubernamental por sus efectos directos en el calentamiento global es una de las causas de la crisis energética china.

La generación total de energía de China hasta agosto de 2021 fue en realidad un 10,1% mayor que en el mismo período de 2020, y casi un 15% más que en el mismo lapso de 2019, ya que las empresas de servicios públicos de todo el país aumentaron la energía para satisfacer la creciente demanda industrial.

Sin embargo, junto con la mayor generación de energía llegaron mayores emisiones, que superaron los niveles previos a la pandemia en el primer trimestre del año.

Los gobiernos de las provincias de Zhejiang, Jiangsu, Yunnan y Guangdong han pedido a las fábricas que limiten el uso de la energía o frenen la producción.

Proveedores de energía han enviado avisos a los grandes usuarios para que detengan la producción durante los periodos de máxima demanda de energía, que pueden ser de las 7 de la mañana a las 11 de la noche, o para que cierren completamente sus operaciones durante dos o tres días a la semana.

Otros han recibido la orden de cerrar hasta nuevo aviso o hasta una fecha determinada, como las plantas de procesamiento de soja de Tianjin, en el este de China, que llevan cerradas desde el 22 de septiembre.

El impacto en las industrias es amplio e incluye sectores de gran consumo energético como la fundición de aluminio, la siderurgia, la fabricación de cemento y la producción de fertilizantes.

Al menos 15 empresas chinas que cotizan en bolsa y que producen una serie de materiales y bienes -desde aluminio y productos químicos hasta tintes y muebles- han informado de que su producción se ha visto interrumpida por los cortes de energía.

De esta forma, la escasez de suministros de carbón, debida en parte a un repunte de la actividad industrial al recuperarse la economía de la pandemia, y el endurecimiento de las normas de emisión han provocado la escasez de energía en toda China.

China se ha comprometido a reducir la intensidad energética -la cantidad de energía consumida por unidad de crecimiento económico- en torno a un 3% en 2021 para cumplir sus objetivos climáticos. Las autoridades provinciales también han intensificado la aplicación de los límites de emisiones en los últimos meses, después de que sólo 10 de las 30 regiones continentales consiguieran alcanzar sus objetivos energéticos en el primer semestre del año.

COP26, fecha clave

Según los analistas, es poco probable que la atención de China a la intensidad energética y la descarbonización disminuya antes de la reunión global sobre el clima de la COP26 -como se conoce a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021-, que se celebrará en noviembre en Glasgow y en la que los líderes mundiales expondrán sus programas climáticos.

El apagón lleva semanas afectando a los fabricantes de los principales centros industriales de la costa oriental y meridional. Varios proveedores clave de Apple y Tesla detuvieron la producción en algunas plantas.

Al menos 15 empresas chinas han hecho declaraciones bursátiles en las que la producción se ha visto interrumpida por los recortes de energía, mientras que más de 30 empresas que cotizan en bolsa con operaciones en China han detenido su trabajo para cumplir con los límites de energía.

Las industrias del acero, el aluminio y el cemento también se han visto muy afectadas por los recortes de producción, con cerca del 7% de la capacidad de producción de aluminio suspendida y el 29% de la producción nacional de cemento afectada, según escribieron los analistas de Morgan Stanley en una nota este lunes. El papel y el vidrio podrían ser los siguientes sectores en sufrir interrupciones del suministro, señalaron. Los productores de químicos, tintes, muebles y harina de soja también se han visto afectados.

Recortes del PBI

Las consecuencias de la escasez de energía han llevado a algunos analistas a rebajar sus perspectivas de crecimiento para 2021. La consultora Nomura ha recortado sus previsiones de crecimiento del PBI de China para el tercer y cuarto trimestre hasta el 4,7% y el 3,0%, respectivamente, desde el 5,1% y el 4,4% anteriores, y su previsión para todo el año hasta el 7,7% desde el 8,2%.

"El shock de oferta de energía en la segunda economía más grande del mundo y el mayor fabricante se extenderá e impactará en los mercados globales", dijeron los analistas de Nomura el 24 de septiembre, advirtiendo que los suministros globales de textiles, juguetes y partes de máquinas podrían verse afectados.

Los analistas de Morgan Stanley dijeron que los recortes de producción, si se prolongan, podrían restar un punto porcentual al crecimiento del PIB chino en el cuarto trimestre.

La semana pasada, los principales productores de carbón de China se reunieron para intentar afrontar la escasez y frenar la subida de precios.

La economía china está luchando con las restricciones a los sectores inmobiliario y tecnológico y con la preocupación por el futuro del gigante inmobiliario Evergrande, que está de hecho en la quiebra. Este grupo, que se dedica a la construcción de departamentos a gran escala, vio anulado su esquema de negocios por el gobierno. Este decidió prohibir el esquema usado por Evergrande: cobrar por adelantado a los compradores y luego construir los edificios y entregar las viviendas. Esta limitaciòn, junto con un gran "apalancamiento" en financiamiento, llevó a que Evergrande tenga una deuda enorme, superior a los 300 mil millones de dólares, mientras su valor de mercado cayó a poco más de 4000 mil millones.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario