El Mundo

Bachelet promulgó ley de unión civil para parejas gay y heterosexuales

La norma crea la figura de "conviviente civil" y regula los bienes. Beneficia a millones de personas del país trasandino que hasta hoy no tenían un marco legal adecuado.

Martes 14 de Abril de 2015

La presidenta socialista de Chile, Michelle Bachelet, dio un decidido paso en favor de la igualdad de derechos para las minorías sexuales. La mandataria promulgó con su firma la ley de "acuerdo de unión civil". La norma legal, que entrará en vigencia en seis meses, crea el estado de "conviviente civil" tanto para parejas homosexuales como heterosexuales. Asimismo, regula los bienes de los convivientes y considera relación de parentesco entre ellos y con sus familiares. La medida, que resulta limitada si se la compara con el matrimonio igualitario que promulgó Argentina en 2010, es sin embargo un avance en Chile, una sociedad marcadamente conservadora en moral y costumbres. Las organizaciones de grupos gay ya dijeron que no dejarán de luchar por el matrimonio igualitario, a la vez que celebraron la nueva ley de unión civil.

Al firmar el decreto de promulgación de la ley previamente aprobada por el Legislativo, Bachelet señaló que todas las instituciones, públicas y privadas, deberán adaptar su funcionamiento "desde el formulario hasta el trato y el reconocimiento social", de las parejas gay. "Hoy es un día en que avanzamos como sociedad; estamos dando un paso fundamental en este camino de derechos, de justicia, y de respeto a la libertad individual. Hoy estamos promulgando una ley que reconoce y fortalece el vínculo de la convivencia, tanto entre parejas del mismo sexo como entre un hombre y una mujer. Se estima que en Chile más de dos millones de personas se encuentran conviviendo", señaló Bachelet. La primera mandataria señalaba así que la ley permite dar reglas y cobertura a muchísimas parejas, también héterosexuales, que no encuentran satisfactorio el matrimonio convencional.

Por esto, Bachelet apuntó que "hoy entregamos la opción de que se reconozca legalmente esta unión, y con ello avanzamos en dignidad, en bienestar y en protección de todas nuestras familias". La presidenta remarcó que "lo que hacemos es abrir los brazos de todas nuestras instituciones que en algún momento se mostraron distantes, para acoger y proteger a aquellos y aquellas que hemos dejado de lado. Porque las instituciones de la sociedad deben estar al servicio de las realidades de las personas, y no al revés". La frase de la mandataria pareció un mensaje a los sectores conservadores, que en nombre de la defensa de la familia tradicional, han condenado a la marginalidad a millones de parejas "Qué les estamos diciendo a esas familias, a esas parejas, sean del sexo que sean: les decimos que el Estado las reconoce como los que son, parejas y familias. Que este es un avance concreto en el camino de terminar con la diferencia entre parejas homosexuales y heterosexuales; que aquellos que no cristalizan su unión a través del matrimonio, que no queremos que esto vaya en desmedro de su bienestar, de su pareja o de sus hijos. Que no queremos espacio para la desprotección, y saldamos una deuda con aquellos que por no querer o no poder casarse, han estado privados de prestaciones básicas", aseveró la mandataria, en un sentido discurso ante un salón colmado en el palacio presidencial.

Elogios. Desde los grupos y ONG de las minorías sexuales llegaron palabras de elogio. El dirigente del grupo Movilh, Rolando Jiménez, descacó: "Estamos realmente emocionados, pues desde octubre próximo las parejas podrán contraer legalmente un vínculo, que hace años era un sueño, hasta un tabú. Nuestro profundo agradecimiento por el trabajo que realizó el Ministerio, la voluntad política, la capacidad de diálogo, la capacidad de incorporar las demandas de la diversidad sexual en la tramitación, el trabajo de los parlamentario". Por su parte, el presidente de la fundación Iguales, Luis Larraín, destacó que "este es un reconocimiento del Estado a los distintos tipos de familia. Es un gran avance, un día histórico, pero tenemos que seguir avanzando. Este es el primer paso, no descansaremos hasta lograr el matrimonio igualitario", remarcó.

El hijo declaró por el “affaire”

El hijo de la presidenta Michelle Bachelet declaró por más de cuatro horas en una fiscalía por el caso de tráfico de influencias para obtener un millonario crédito. Con el dinero, el hijo de Bachelet y su esposa compraron y luego vendieron terrenos haciendo una enorme diferencia de dinero. Sebastián Dávalos Bachelet compareció en Rancagua para dar más detalles sobre el préstamo que su esposa recibió del principal banquero privado de Chile en 2013.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario