Edición Impresa

Tres detenidos por doble crimen frente al Distrito Sudoeste

Fueron indagados por el juez Pérez de Urrechu, que les imputó el ataque contra la camioneta en el que murieron Nahuel César y Marcelo Alomar.

Martes 08 de Octubre de 2013

Tres hombres fueron detenidos e indagados por su presunta participación en el sangriento ataque a balazos que el pasado 28 de mayo culminó con la muerte de Nahuel César y Marcelo Alomar, quienes estaban en una 4x4 esperando la luz verde del semáforo de Acevedo y Francia. Los sospechosos del ataque en el que también resultaron heridos la madre y el padrastro de César negaron su vinculación con el hecho al ser indagados por el juez de Instrucción Nº 13 Gustavo Pérez de Urrechu, aunque permanecen detenidos en la Alcaidía.

Walter S., de 25 años, su hermano Luis, de 24, y Cristian M., de 25, fueron detenidos la semana pasada e imputados de haber perpetrado el mortal ataque, ilícito que "habría sido ordenado por precio o promesa remuneratoria por el grupo Cantero como venganza por la muerte de Claudio Pájaro Cantero". A los hermanos se les imputa, además, la portación sin autorización de un revólver calibre 38 hallado en su domicilio de Vera Mujica al 4500.

Los tres detenidos viven a metros del lugar donde ocurrió el mortal ataque y son defendidos por José Luis Abichaín Zuaín, quien adelantó a este diario que solicitará que sean excarcelados.

Feroz. Dos días después del homicidio del Pájaro Cantero, el martes 28 de mayo una tremenda balacera conmocionó la concurrida esquina de Francia y Acevedo, frente a la sede del Distrito Municipal Sudoeste. Eran las 17.15 y los niños se aprestaban a salir de la Escuela Nº 799 Anastasio Escudero cuando los ocupantes de una o dos motos rociaron con una treintena de balazos una camioneta Nissan 4x4 doble cabina que esperaba la luz verde del semáforo.

El saldo del tremendo ataque fue la muerte de Marcelo Alomar, un mecánico de 33 años domiciliado en Villa Gobernador Gálvez, y Nahuel César, un joven de 24 que un día antes había sido absuelto en una causa por una balacera frente al boliche Yamper, de Ovidio Lagos al 4200. En el ataque resultó gravemente herida la madre de Nahuel, Norma César, y su pareja Claudio Hernández sufrió una lesión leve. Asimismo, dos hijos de la pareja de 7 y 10 años resultaron ilesos ya que fueron cubiertos de las balas por los adultos.

El parentesco de las víctimas con Milton César (hermano de Nahuel e hijo de Norma), quien entonces era mencionado entre los sicarios del líder de Los Monos, volcó todas las hipótesis hacia una venganza. De hecho, los detenidos por el ataque están imputados de haberlo cometido por encargo de los Cantero.

Vecinos. A cuatro meses del atentado, el miércoles pasado fueron detenidos tres sospechosos que viven en las inmediaciones. En un allanamiento en Vera Mujica al 4500 se revisaron tres viviendas, en dos de las cuales viven los hermanos Luis y Walter S. Ambos albañiles, el primero no tiene antecedentes y el otro estuvo implicado —luego sobreseído— en la causa por la balacera contra un micro con hinchas de Newell's que culminó con la muerte del chico Walter Cáceres, de 14 años, el 4 de febrero de 2010.

El tercer detenido, Cristian M., vive en Francia al 4500 y es empleado de una importante empresa de la zona. Los tres fueron indagados el viernes pasado por Pérez de Urrechu en presencia de su abogado y de la fiscal Cristina Herrera.

Luis S. negó su vinculación con el hecho y contó que ese día estaba haciendo una changa en la casa de una amiga a unas ocho cuadras de Francia y Acevedo, hasta que tuvo que ir buscar a su hijo a la escuela ubicada precisamente frente al lugar donde se perpetró el ataque. El joven de 24 años dijo no conocer a las víctimas ni a Milton César, afirmó que no suele ir a bailar y que a los Cantero los conoce sólo "por las noticias".

En cuanto al arma cuya portación le imputan, relató que su suegra le dijo que era de su esposo fallecido en 2004. En este sentido, contó que vive con su mujer y su hijo y que la familia de ella vive adelante. "Son casas que se comunican".

Por su parte, Walter S. también negó las imputaciones. "Vivo a media cuadra de donde ocurrió, a mí me conoce todo el mundo, es ilógico", sostuvo sobre la acusación. El muchacho recordó que ese día estaba trabajando en la casa de un vecino y escuchó "una banda de tiros". Admitió conocer a Nahuel César del boliche Yamper, pero no a Milton ni a las otras víctimas del ataque.

Sobre los Cantero, dijo conocer a Guille del mismo boliche y "de vista" al Pájaro. Y respecto del arma sostuvo: "No se encontró en mi casa. Mi casa es por Vera Mujica y no se encontró nada porque yo no tengo armas. Supuestamente había un arma en la casa de la suegra de mi hermano que vive por calle La Vincha, atrás de mi casa".

Por su parte, Cristian M. detalló que el día del doble crimen estuvo en Soldini junto con su padre y un mecánico que lo acompañaron a ver un auto que finalmente compró esa misma tarde. Dijo no conocer a los Cantero pero sí haberlos visto en Yamper. Sí conocía a los hermanos César. "No sé por qué me vinculan con esto, pero si le preguntan a Milton sobre mí él sabe que yo en mi vida podría hacer algo así. Nunca en mi vida toqué un arma", señaló el muchacho, que dijo ser dirigente sindical.

"Poco claras". "Esto no tiene pies ni cabeza. Son vecinos del lugar donde ocurrió el hecho, los tres viven a menos de cien metros, uno estaba retirando al hijo de la escuela", sostuvo el defensor de los tres, quien cuestionó el procedimiento que culminó con los arrestos.

"Las pruebas para imputarlos no son muy claras. Nos dijeron que hay escuchas telefónicas, testimoniales y una línea investigativa del juez (Juan Carlos) Vienna de 32 cuerpos, así que tendré que analizar todo eso para ver por qué se acusa a estos jóvenes", señaló Abichaín Zuaín, y adelantó que hoy pedirá una sustitución de la prisión preventiva "mientras analizamos con qué pruebas cuenta el tribunal. Estoy convencido de que serán sobreseídos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS