Edición Impresa

Testimonios y evidencias que explican una condena a 23 años

Quedó demostrado para la Justicia que ella estranguló al empresario de 54 años luego de asestarle 45 puñaladas —no fueron fatales— en su casa de Granadero Baigorria. 

Miércoles 10 de Julio de 2013

Para el tribunal que condenó a 23 años de prisión a la travesti “Regina” por el crimen de Osvaldo Hugo Colman quedó demostrado que ella estranguló al empresario de 54 años luego de asestarle 45 puñaladas —no fueron fatales— en su casa de Granadero Baigorria. En su dictamen los jueces Julio César García, Mónica Lamperti y Juan Carlos Curto unificaron la pena con una anterior de dos años de ejecución condicional dictada en mayo de 2011 por un tribunal oral de la Capital Federal por desobediencia a la autoridad y portación ilegal de arma de uso civil.

   Una de las evidencias que valoraron los magistrados para imponer la condena a “Regina”, tal como Carlos Gastón Alvarez pidió ser llamado durante el juicio, fue el testimonio del policía Daniel L. que trasladó a la travesti al Instituto Médico Legal para que la psiquiatra Silvia Cavallini determinara si estaba en condiciones de declarar. El tribunal también tuvo en cuenta los dichos de la profesional para dictar el fallo.

Recuerdos. Daniel L. refirió los dichos de Regina, que en la entrevista le relató a Cavallini que mientras estaba “intimando sexualmente” con Colman éste le dijo algo que le había traído malos recuerdos de su infancia, “cuando era hostigada” por su familia y amigos”. Según los dichos del policía, esto desencadenó el crimen luego del cual Regina se fue en un auto de la víctima a Buenos Aires, donde fue arrestada por otro hecho.

   Por su parte, Cavallini declaró que Regina le había comentado sobre una discusión con Colman. “De la discusión surgió una pelea y una agresión física porque se sintió ofendido, agredido, manoseado y esto lo llevó a responder de una manera agresiva” contra la víctima.

   El juez García señaló que el testimonio del policía tiene validez probatoria porque se condice con elementos de juicio colectados en la causa. “El hecho de que sea un testimonio de oídas no es suficiente para descalificarlo, ya que en el orden natural de este tipo de hechos sería extremar el formalismo que para ser considerado eficaz, el testigo deba presenciar directamente cuando la víctima es apuñalada y estrangulada por la acusada”, dijo el magistrado en su tramo del fallo.

   Respecto de Cavallini, los jueces señalaron que la profesional no debía respetar el secreto profesional cuando examinó a la travesti a raíz de que entre ella y la imputada no había una relación en tal sentido.

Fecha. Uno de los ejes más controvertidos del juicio oral fue establecer qué día murió Colman. La fiscalía y la querella señalaron que el empresario había sido asesinado el 25 de julio de 2010, basados en lo que declaró en el juicio el forense que hizo la autopsia y en el acta del levantamiento del cadáver firmada por el médico Gastón Bochenek. Por su parte, la defensa de Regina sostuvo que Colman falleció dos días después, a las 3 del 27 de julio, cuando Regina estaba detenida en Buenos Aires.

   Al respecto, los jueces consideraron que Colman murió el 25. Entre otras declaraciones, citaron a su hermano Miguel, quien había relatado que el lunes 26 de julio el empresario había faltado al trabajo y además había hallado una nota escrita que decía “lunes, sindicato”, pero Osvaldo nunca llegó a la entidad.

   También tuvieron en cuenta el examen del médico que levantó el cadáver y determinó como tiempo probable del deceso 48 horas antes. Además de estas evidencias, los jueves ponderaron que la imputada traspuso el peaje de General Lagos con el auto de Colman a la 0.10 del lunes 26 de julio. “Esto permite deducir que inició el viaje desde Granadero Baigorria en la última hora del domingo 25”, dijeron.

Desprecio. A la hora de imponer la condena a Regina, los jueces sostuvieron que la travesti le asestó 45 cuchilladas a Colman y no demostró arrepentimiento. “La actitud posterior al crimen de seccionarle el brazo, arrastrarlo hasta el patio dejándolo tirado, limpiando la escena (del homicidio) y escapar es demostrativa de un desprecio total y absoluto por la vida humana”.

   Señalaron que Regina es “una persona de un nivel cultural medio que estaba en condiciones de apreciar el disvalor de su conducta”.

  Finalmente, dijeron que la travesti es “una persona joven que alienta un proceso de resocialización concreto”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS