Edición Impresa

Rechazaron un pedido de nulidad por allanamientos a la banda de Los Monos

Narcotráfico y violencia. Lo había solicitado el fiscal federal Mario Gambacorta al entender que el magistrado Juan Carlos Vienna se extralimitó en sus incumbencias.

Sábado 03 de Agosto de 2013

En la misma línea que su par Marcelo Bailaque lo hizo hace dos meses, el juez federal Carlos Vera Barros desestimó el pedido de nulidad de los allanamientos realizados contra presuntos integrantes de la banda Los Monos. El reclamo había sido formulado por el fiscal federal Mario Gambacorta quien, como ya lo había hecho su colega Juan Patricio Murray, objetó que el juez de Instrucción provincial Juan Carlos Vienna ordenara un operativo el 31 de mayo contra la banda del barrio Las Flores invadiendo, a su criterio, la esfera de la Justicia federal. Vienna, quien a partir de investigar el homicidio de Martín Fantasma Paz empezó a echar luz sobre la narcocriminalidad en Rosario, requirió en la orden objetada secuestrar, entre otras cosas, "estupefacientes, elementos para fraccionar y balanzas", dando por sobreentendido a los ojos de los fiscales federales que conocía el trasfondo narco de la cuestión.

Hace dos meses, la primera semana de junio, fue el juez federal Bailaque el que había rechazado el pedido formulado entonces por el fiscal Murray para que los operativos contra el clan Cantero fueran declarados nulos.

Tras rechazar el reclamo, Vera Barros le devolvió al fiscal Gambacorta el expediente. "Existe la posibilidad que se realice un planteo sobre la competencia del juez Vienna. Pero aunque fuera cierto que el magistrado provincial no tuviera competencia en la causa, eso no acarrea la nulidad del allanamiento. Según el Código Procesal Penal la actuación del juez incompetente genera la nulidad de las actuaciones salvo cuando se trate de actos irreproducibles, como es un allanamiento. Por eso el allanamiento, que no se puede hacer de nuevo, vale. Eso los legisladores lo contemplaron para que no se pierda la prueba. Por eso los operativos no son nulos", analizó una calificada fuente tribunalicia.

Punto de quiebre. El sábado 8 de septiembre del año pasado el hampa rosarino tuvo un punto de quiebre. Martín Fantasma Paz, cuñado de Claudio Pájaro Cantero (sindicado como uno de los líderes de la banda Los Monos) fue asesinado por una mano profesional cuando circulaba por Entre Ríos y 27 de Febrero en su flamante cupé BMW. Nueve meses más tarde, cuando la causa parecía estar en punto muerto, el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna ordenó una serie de allanamientos haciendo foco en la banda de Los Monos. La hipótesis del magistrado es que la familia Cantero está ligada a la autoría intelectual y material del crimen de Fantasma. En ese marco, el operativo objetado por el fiscal federal Gambacorta tuvo lugar en Caña de Ambar al 1800, la casa de Ariel Máximo Cantero, padre de Pájaro y jefe de Los Monos.

De esa casa de dos plantas pintada de amarillo con detalles blancos, los pesquisas de la División Judicial de la policía rosarina se llevaron presa a la madre de Pájaro, Patricia Celestina Contreras, La cele, y a dos de sus hijas. Además incautaron unos 2 kilos de marihuana a partir de lo cual los policías anoticiaron al juez federal Vera Barros. El magistrado abrió entonces el expediente "Contreras, Patricia Celestina y otros sobre infracción a la ley 23.737" y poco más tarde ordenó la excarcelación de la mujer y sus hijas.

Como en la orden de allanamiento rubricada por el juez Vienna se requería secuestrar "estupefacientes, elementos para fraccionar y balanzas", el fiscal Gambacorta dio por entendido que el magistrado provincial conocía que el telón de fondo del crimen de Fantasma Paz era la venta de drogas y eso es competencia de la Justicia federal.

Ante los ojos del fiscal, Vienna "debió haber declarado su incompetencia en razón de la materia y remitir al menos la parte pertinente de las actuaciones a esta Justicia de excepción, o incluso todas ellas —si consideraba que el homicidio allí investigado se encontraba directa o inescindiblemente vinculado al accionar de una organización de narcotraficantes— a la Justicia federal para que continuara con la investigación de tales hechos. Nada de ello se hizo y por tanto, se incurrió en una nulidad de orden general que hace a la capacidad del juez actuante para la emisión del acta en cuestión", según pudo leerse en la resolución. Y requirió "una nulidad absoluta por implicar una violación de normas constitucionales".

Irreproducible. "Resulta claro que la orden de allanamiento en cuestión (la del 31 de mayo) es uno de aquellos actos irreproducibles a los que alude el artículo 36 del Código Procesal Penal de la Nación, y que ello excepciona a tal diligencia de la sanción de nulidad que en términos generales dicho artículo preve para la actuación de un juez incompetente", indicó en su dictamen de rechazo el juez federal Carlos Vera Barros.

Y al referirse a la mención que hace el juez Vienna en la orden de allanamiento respecto al secuestro de "estupefacientes, elementos para fraccionar y balanzas", el juez federal lo valora como sobreabundante. "Si en el estricto cumplimiento de la orden de allanamiento se encontraren objetos que evidencien la comisión de un delito distinto al que motivó la orden, se procederá a su secuestro y se le comunicará al juez o fiscal interviniente", actitud, esta última, que se cumplió dando origen a la causa que está en sus manos, dijo en la resolución Vera Barros.

Los abogados de los detenidos se sumaron, como ya lo habían hecho con Murray, al reclamo de Gambacorta. Y agregaron que "cualquiera que observe la causa que tramita en el juzgado provincial, advierte que toda la investigación policial gira en torno a la ley 23.737 (conocida como la ley de estupefacientes), acompaña fotos del expediente donde consta la solicitud de los propios investigadores solicitándole al juez provincial que remita las actuaciones a la Justicia federal, y de una de las indagatorias recibidas, adonde se puede observar que incluso en la imputación, el núcleo central de la misma, es la actividad relacionada con los estupefacientes".

Búsqueda en las islas

Fuentes policiales de la investigación que lleva adelante el juez Juan Carlos Vienna confiaron que ayer, como ocurrió en días anteriores, se hicieron varios allanamientos en la zona de islas enfrente de Rosario para dar con el paradero de dos de los integrantes de Los Monos: Ariel Máximo Cantero y Ramón Machuca o "Monchi Cantero". En compañía de efectivos de Prefentura Naval se hizo un rastrillaje a partir de datos anónimos que dio resultados negativos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS