Edición Impresa

Mujica propone recuperar Malvinas "con una invasión de mujeres"

"Ese partido había que ganarlo con las mujeres. Cruzar, casar, todo. Una invasión a cobija", sorprendió el presidente uruguayo José "Pepe" Mujica, fiel a su estilo coloquial.

Lunes 01 de Diciembre de 2014

El presidente uruguayo, José "Pepe" Mujica, propuso a la Argentina recuperar las islas Malvinas con una invasión de mujeres. Fiel a su estilo coloquial, el presidente de Uruguay propuso recuperar la soberanía argentina en las islas Malvinas "con las mujeres", en lo que él denominó "una invasión a cobija".

Así se expresó el mandatario en una entrevista con el periódico Miradas al Sur cuando se lo abordó sobre la actitud diplomática de Uruguay frente a la disputa que Argentina mantiene con el Reino Unido.

"Ese partido había que ganarlo con las mujeres. Cruzar, casar, todo, todo. Sí, sí, eso era una invasión a cobija". No puede ser que mil tipos te tengan dominado", dijo Mujica al trazar una metáfora sobre la necesidad de estrechar los vínculos socioculturales con los habitantes de Malvinas.

"Había que invadirlos con colchones y con almohadas. Está clavado, loco. Y abrirles las puertas de la Argentina, vengan a jugar al fútbol, absorberlos. A pueblos, no a ejércitos. Ahora se respaldan en los milicos", dijo el primer mandatario al anticipar que en este momento de su carrera política no quería mantener una disputa diplomática con Londres.

Por su parte, la embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro, agradeció a diferentes sectores de la sociedad británica su apoyo a la Argentina en la Cuestión Malvinas y en el conflicto contra los fondos buitre, en el marco del cierre de la asamblea anual de la Latin America Conference, que reúne al conjunto de parlamentarios, activistas, ONGs, dirigentes sindicales, periodistas y académicos.

Castro cerró anteayer la asamblea junto a los parlamentarios británicos Jeremy Corbyn y George Galloway con un discurso en el que transmitió que "nuestra esperanza como latinoamericanos es demostrar que otro mundo es posible y que hay, después de todo, alternativas económicas y sociales en el siglo XXI".

Además, aprovechó la oportunidad "para agradecer la solidaridad de todos nuestros amigos británicos, parlamentarios, sindicatos y organizaciones que acompañan nuestro llamado al diálogo por una resolución pacífica y definitiva a la controversia de soberanía de las Islas Malvinas".

Y agregó: "Como dice nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, esta no es una causa nacional, es una causa regional, una causa global; de todos quienes estamos en contra del colonialismo, en contra del imperialismo", afirmó Castro en la sede del Trade Union Congress (TUC), la central sindical que reúne a los sindicatos más importante del Reino Unido, con 6.2 millones de afiliados.

Además, la embajadora agradeció el significativo apoyo recibido por parte de la sociedad británica contra los fondos buitre y reconoció a los legisladores británicos que aprobaron dos mociones en el Parlamento en apoyo a Argentina contra los fondos buitre. "Más ampliamente, agradecemos a todos los amigos de nuestro país, en particular a los dirigentes sindicales, ONGs, economistas y académicos que repudian el accionar de estos fondos especulativos que quieren llevar a la Argentina a la quiebra con la ayuda de los tribunales de los Estados Unidos. El dilema del presente es establecer quién gobierna el sistema financiero internacional: si un pequeño grupo de usureros, o los Estados soberanos."

Por la mañana, la embajadora encabezó un panel sobre la Cuestión Malvinas junto al periodista e historiador Richard Gott, coordinador del Grupo Pro Diálogo en el Reino Unido, donde reivindicó la soberanía de nuestro país sobre las islas y condenó la negativa británica a negociar.

"Es inconcebible que el Reino Unido, que negoció con la dictadura militar, hoy se niegue a dialogar con un gobierno democrático y popular" señaló y remarcó que "incumpliendo el derecho internacional e ignorando las Resoluciones de las Naciones Unidas, el Reino Unido se coloca en una posición de creciente aislamiento respecto al conjunto de la comunidad internacional que reclama diálogo". Castro denunció también la creciente militarización del Atlántico Sur precisando datos y detalles del equipamiento de la base militar en Malvinas y condenó la exploración ilegal de hidrocarburos en el área, "la explotación de hidrocarburos en las Islas sin una infraestructura de apoyo en el continente, colocaría a la región frente al riesgo de un desastre ambiental".

"Sabemos que un día la Argentina ejercerá su soberanía sobre las Malvinas", exhortó Castro, al tiempo que indicó que "nuestra tarea es acortar los tiempos".

Vivirán mejor. Asimismo detalló "los habitantes de las islas Malvinas tendrán ese día una vida mejor" porque "disfrutarán de una buena calidad de vida, como los 250 mil británicos y descendientes de británicos que viven plenamente integrados a la comunidad en Argentina continental; se beneficiarán con vuelos regulares al continente; tendrán acceso a un sistema de salud y a la educación universitaria pública y gratuita; podrán elegir a sus autoridades como en cualquier provincia argentina, mientras que hoy su ilegítimo «gobernador» es designado en Londres por el gobierno del Reino Unido; podrán elegir a sus representantes al Congreso Nacional; podrán obtener un pasaporte argentino y mantener, si así lo desean, su nacionalidad e identidad británicas".

Durante la conferencia hubo otros paneles dedicados a analizar las situaciones en Venezuela, Cuba, Ecuador y Bolivia; el proceso de paz en Colombia; las diferentes luchas y reivindicaciones de los pueblos originarios de nuestra América, y las alternativas que existen al capitalismo salvaje en Latinoamérica.

A lo largo de la jornada también expusieron los periodistas Seumas Milne y Owen Jones del diario The Guardian, Aleida Guevara -hija de Ernesto Che Guevara- y algunos embajadores latinoamericanos.

La Argentina participa desde 2012 de este foro, que este año celebra su décima edición.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario