Edición Impresa

"Me muevo lejos de las estructuras", afirma Elena Roger

La cantante que triunfó en el mundo de los musicales dijo que es importante salir de los encasillamientos. Hoy actúa en El Círculo, a partir de las 21.30 con su espectáculo "Tiempo mariposa".

Sábado 29 de Junio de 2013

No es sencillo resumir la carrera de Elena Roger, y mucho menos dimensionar lo excepcional que ha sido. En 2005 fue elegida por el mismo Andrew Lloyd Weber para protagonizar el musical “Evita” en Londres, y el año pasado ese mismo papel la llevó a debutar en Broadway, donde deslumbró al público y a la crítica. Su voz se lució en musicales tan disímiles como “Los miserables”, “Fiebre de sábado por la noche”, “Mina, che cosa sei?!?” y “Piaf”. Sin embargo, la cantante, actriz y bailarina nunca se conformó con esos laureles. También le imprimió su estilo a dos discos que se pasean por el rock, el pop, el tango y el folclore, y últimamente se animó a los protagónicos en la pantalla grande, donde se la pudo ver en películas como “Un amor”, “Otro corazón” y “La vida anterior”.

   Esta noche Elena Roger llega a Rosario para presentarse, a las 21.30, en el teatro El Círculo (Laprida y Mendoza). Su nuevo espectáculo, “Tiempo mariposa”, la descubre plenamente como intérprete, y recorre canciones que van desde los clásicos de los musicales hasta temas inéditos de autores jóvenes. En el escenario estará acompañada por Javier López del Carril (guitarra), Gaby Goldman (piano), Christine Brebes (violín), Osvaldo Tabilo (batería y percusión) y Andrés Dulcet (contrabajo y bajo eléctrico). Embarazada de seis meses (está en pareja con el actor Mariano Torre), la cantante seguirá de gira hasta poco antes de dar a luz. Vía mail aseguró a Escenario que siempre apuesta a “salir de los encasillamientos” y confesó: “Soy muy exigente y a veces me paso de mambo”.

   —¿Por qué el espectáculo se titula “Tiempo mariposa”?

   —”Tiempo mariposa” encierra muchos significados. La mariposa es fragilidad, fortaleza, muerte, vida, metamorfosis, cambios, libertad, nueva vida y naturaleza, y todo esto está en las canciones de este show. Es nuestro gran deseo que el tiempo mariposa esté más presente, más presente que sólo vivir entre ladrillos sin contactar con el hermoso planeta que nos contiene y el resto de sus habitantes. Además es importante para mí unirlo al hecho de que estoy embarazada, y todo en mí y en mi vida se transforma y se seguirá transformando. Me siento como un capullo que lleva dentro a un pequeño ser que será mariposa pronto.

   —¿Cómo está estructurado el show? ¿Con qué criterio se eligieron los temas?

   —En “Tiempo mariposa” hay clásicos de musicales como “Piaf”, “Evita” y “Mina”, más algunas canciones de mis álbumes anteriores. Pero lo más importante es que esta vez introducimos canciones nuevas al repertorio. Algunas son totalmente inéditas y otras ya fueron estrenadas, pero igual son muy nuevitas. Interpretamos canciones como “Azúcar del estero”, de Lisandro Aristimuño; “El tiempo de los mares”, de Lisandro Etala; “Flores”, de Javier López del Carril; “O mondo”, de André Abujamra, y “Vida”, de Sebastián Irigo. Elegimos este repertorio de canciones nuevas para llevar adelante el concepto de “Tiempo mariposa”.

   —¿Cómo es salir a cantar en la piel de Elena Roger, sin interpretar un personaje?

   —Es algo muy bello. Es ser yo misma jugando con mis compañeros, los músicos que me acompañan. Estamos abiertos a que cada show sea distinto. Nos divertimos mucho y además hacemos lo que nos gusta. Es un período para liberar y distender.

   —Cuando versionás una canción, ¿qué es lo que más te interesa rescatar?

   —Lo que más me interesa rescatar son las letras, y en el cómo decirlas o qué clima crear con cada frase surgen los arreglos. Es un proceso muy interesante que también se produce con las canciones nuevas.

   —¿Cómo sos en el trabajo diario? ¿Sos muy autoexigente o trabajás relajada?

   —(Risas) Soy muy autoexigente y exigente, y a veces me paso de mambo. También sé pasarla bien, pero hay momentos de tensión que tienen que ver con llegar a tiempo con lo que queremos, y esa presión me altera un poco, pero en general soy una persona pacífica.

   —De todos los personajes que interpretaste en comedias musicales, ¿cuál fue el que más te costó?

   —Creo que el que más proceso tuvo fue el de Piaf. Entre el idioma, las canciones en francés y encontrar los movimientos físicos y los sentimientos precisos para cada situación me llevó mucho tiempo y horas de estudio. Recuerdo que fue apasionante y nunca abandoné la búsqueda, siempre surgía algo nuevo.

   —Desde hace unos años existe un boom de la comedia musical, sobre todo en lo que se refiere a la formación. Acá en Rosario aparecen cada vez más escuelas relacionadas con el tema. ¿Qué opinás de este fenómeno?

   —Me parece muy positivo. Estas escuelas forman artistas integrales que van a poder cantar, bailar y actuar en una comedia musical, o moverse bien y utilizar el baile o el canto para cualquier personaje de una obra actuada. No sé si sólo se trata de un boom. Me parece que ya está instalado. Creo que la comedia musical es parte y será parte de la cartelera argentina, y cada vez las haremos más nuestras y encontraremos nuestro sello.

   —¿Qué cantantes te marcaron desde chica?

   —Escuchaba a cantantes de ópera que ni siquiera sé quiénes eran. Sólo recuerdo a Lily Pons. En el campo popular escuchaba a cantantes italianas y hubo una época en que escuchaba mucho a Barbra Streisand.

   —¿Cómo empezó tu pasión por la comedia musical?

   —Cuando era chica pasaban películas de Gene Kelly, Jerry Lewis y Doris Day en la tele. También había muchas películas argentinas como las de Lolita Torres o Palito Ortega, y me llamaba la atención que cantaran y bailaran. Pero el gran amor, quien desató mi pasión, fue Gene Kelly. Me encantaba cómo bailaba, sus coreografías, todo me despertaba mucha emoción.

   —Trabajaste en teatro y en televisión. Y en los últimos dos años se te vio seguido en el cine. ¿En qué medio te interesa más desarrollarte?

   —Yo estoy contenta por haber pasado por tantos medios y ahora, con las puertas abiertas, poder elegir lo que más me gusta y lo que necesite en cada momento. Para mí es muy importante salir de cualquier encasillamiento, y no ser la cantante o la actriz de cine o de teatro. Me muevo lejos de las estructuras, con total libertad, siempre aceptando por donde me lleve la vida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS