Edición Impresa

Los inundados van por más y ahora apuntan sus reclamos a la provincia

Los damnificados de Rosario, que mantienen sus demandas, se unieron con los de otras ciudades y piden por el fondo anticíclico.  

Martes 30 de Abril de 2013

Los vecinos inundados en Rosario durante las fuertes lluvias del 19 y 20 de diciembre pasados se reunieron ayer en el bar Antártida Argentina de Fisherton y unificaron su reclamo con damnificados por el mismo fenómeno de ciudades vecinas. Por eso, el pedido apuntó a dos frentes: al municipio, para que cumpla con la "reparación económica" y con las "obras necesarias para que el drama no se repita", y también a la provincia, en ese caso para que destine un fondo anticíclico de 100 millones de pesos a ayudar a las víctimas de inundaciones en toda Santa Fe. El jueves próximo, a las 19.30, volverán a reunirse en Donado y Córdoba, en lo que prometen será una "gran asamblea pública".

En rigor, los afectados por las inundaciones de diciembre en Rosario (que ellos mismos calculan en 1.200 personas, de 16 barrios) sumaron a sus reclamos a otros damnificados en ciudades cercanas. Entre todos integraron una comisión que se autodenominó Vecinos Inundados de la Cuenca del Ludueña.

En el encuentro, realizado en plena calle frente al bar, volvieron a reclamar que se efectivice el resarcimiento aprobado el 17 de abril pasado por la controvertida sesión extraordinaria y autoconvocada del Concejo (ver aparte) y en paralelo pidieron que se agilicen las obras del Aliviador III, entre otras, para terminar con el problema de las inundaciones.

Figura emblemática en el tema, Osvaldo Ortolani, uno de los fundadores de la luchadora organización Nunca Más Inundaciones (Numain) de Empalme Graneros, sumó su experiencia a la convocatoria. Paradójicamente, a días de que se cumplieran 27 años desde la madrugada del 24 de abril de 1986, cuando el agua entró a unas 20 mil casas de Rosario y afectó a 80 mil personas

"Ya lo decíamos en 1986: «No queremos mantas ni colchones, queremos soluciones»", rememoró el dirigente, quien a lo largo de los últimos meses no se cansó de reclamar avances para la primera y la segunda etapa del Aliviador III, así como de denunciar que aunque "las obras del conducto Sorrento estaban en el presupuesto de 2012 no se ejecutó nada" y "en lo que va de este año apenas se concretaron 35 metros, sobre 2.540 previstos".

Así y todo, y aunque dijeron tener claro que "las obras son prioritarias porque sin ellas el problema sólo se patea para adelante", tampoco les dieron la razón a la intendenta Mónica Fein ni su secretario de Gobierno, Fernando Asegurado, quienes sostuvieron reiteradamente que "los vecinos no piden dinero, sino obras".

Por el contrario, solicitaron ayuda económica para afrontar las "innumerables pérdidas" y roturas que sufrieron: pisos, muebles, ropa, colchones. Y para eso pidieron que se respete el resarcimiento aprobado por el Concejo, así como la exención en el pago de la TGI y el Drei.

A definir

El jefe del bloque oficialista del Concejo, Manuel Sciutto, dijo que la Dirección de Asuntos Jurídicos resolverá si fue o no legal lo aprobado en la sesión extraordinaria del 17 de abril y de eso dependerá también si la intendenta Mónica Fein lo veta. Además, expresó su “mayor preocupación” frente a la posiblidad de que se repitan similares convocatorias a sesión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS