Edición Impresa

Leo Fariña aseguró que todo lo que dijo en la cámara oculta fue "ficción"

El esposo de la modelo Karina Jelinek dijo que urdió su testimonio para engañar al periodista Lanata. Confusa explicación de una de las personas más salpicadas por las sospechas de lavado de dinero de Lázaro Báez.  

Miércoles 17 de Abril de 2013

Leonardo Fariña, esposo de la modelo Karina Jelinek y sobre cuyo testimonio se basaron varias denuncias contra el empresario Lázaro Báez por la presunta comisión del delito de lavado de dinero, aseguró que sus declaraciones televisivas fueron una "ficción" para engañar al periodista Jorge Lanata.

"¿Por qué hablé? Para lavar mi imagen. No tengo la posibilidad de presentarme en un juzgado y explicar cómo me atacaron desde 2011. Jorge Lanata, con el apoyo de la corporación (Grupo Clarín), quería ficción y le di ficción, lo cagué. Lo que digo en mis dos supuestas cámaras ocultas son expresiones que me inculpó el periodismo, lo usé como guión", afirmó.

En declaraciones al programa Intrusos en el Espectáculo (extraño ámbito para un tema con ribetes de gravedad institucional) , Fariña indicó que lo hizo por despecho, porque "durante dos años no me dieron bola y me ensuciaron la imagen diciendo que era el hijo de Néstor (Kirchner)". Por eso Fariña anunció que se presentará en la Justicia como querellante contra todos los periodistas, principalmente Lanata, por calumnias e injurias.

"Mañana salgo a querellar a todo el mundo. A Lanata, por daños y perjuicios... Todo voy a hacer", advirtió, durante una entrevista de dos horas y media con el periodista Jorge Rial. "Pido disculpas a las personas que tuve que nombrar para quedarme tranquilo y dar vuelta la historia, porque ahora todos van a tener que demostrar la red de lavado de dinero que yo supuestamente dije. Y yo sé bien que una cámara oculta no es elemento probatorio", señaló.

Fariña contó además cómo conoció a Lázaro Báez y negó ser su testaferro: aseguró que trabajó para él y lo asesoró en una renovación de capitales de su empresa de construcción. "No le manejo plata a Báez. Yo trabajaba en una empresa, me dedicaba a vender créditos de leasing, y entre todos los proveedores que yo tenía aparece una empresa vinculada al rubro camiones, que no tiene nada que ver con Moyano, no es conocida", dijo Fariña, que llevó al programa de Rial unas anotaciones en papeles de color rosa.

Agregó que su contacto allí, que era el gerente comercial, le comenta que había "una empresa que necesitaba una renovación de bienes de capital, 20, 25 camiones con acoplados", por lo que la firma le pagó su pasaje a Río Gallegos, donde se reunió con Martín Báez, hijo de Lázaro y presidente de la empresa. "Me explicó que para entrar a una licitación necesitaban la renovación de capital. Les dije que es muy difícil que un banco privado tome certificados de una empresa y les sugerí utilizar al Banco Nación, Provincia u otro que sea del Estado, porque ahí sí te toman garantías del Estado. No era nada ilegal. En ese proceso surgen otras actividades porque Báez vio que yo le respondo", sostuvo Fariña.

Y completó: "Hice auditorías de sus empresas, Lázaro confió en mí, es un tipo de primera, fue una cuestión de asesoramiento. Prácticamente con él no tuve un ingreso. Cobré indirectamente de Lázaro Báez, porque al trabajar con él tuve un montón de clientes. Alguna que otra regalía cobraba con él, me prestó el avión y me presentó a la gente de Banco Nación, cobré en especias".

Por otra parte, Fariña negó los dichos del otro protagonista del informe periodístico, Federico Elaskar, titular de la financiera SGI: "Quiero que venga a decir ahora dónde están las 55 sociedades que dicen que armé para Lázaro Báez", apuntó. Advirtió, además, que Elaskar "va a tener que probar" que él manejó "entre 50 y 60 millones de dólares" y que "en ese avión yo transportaba valijas con dinero", tal como denunció en el programa televisivo.

En la entrevista, el marido de Jelinek le pidió "disculpas" a Lázaro Báez, y también aludió al esposo de Iliana Calabró, Fabián Rossi, señalado en el informe periodístico como quien habría actuado como nexo de las operaciones bancarias en Panamá: "Considero que no hablé mal de Fabián Rossi, no tengo por qué pedirle disculpas. Considero que es una persona de bien".

Silencio oficial ante el escándalo

Los negocios del empresario Lázaro Báez y sus conexiones con el poder quedaron expuestos en una investigación periodística difundida el domingo. Ayer, las reacciones no tardaron en llegar: dirigentes opositores presentaron cinco denuncias ante la Justicia. En el oficialismo, sin embargo, reinó el silencio. Ayer, el diputado del Frente para la Victoria y peronista histórico Carlos Kunkel habló al respecto. Dijo que no conoce a Lázaro Báez y que “si alguien cometió un delito y se logra demostrar, irá preso. Si se concreta, se demuestra la veracidad de los hechos de su colega, será un buen aporte a la transparencia y a la corrección”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS