Edición Impresa

"Le hemos pegado en el corazón al narcotráfico"

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, dijo que el "Operativo Flipper" llevado a cabo el jueves en Funes "pegó en el corazón del narcotráfico de Rosario". El principal implicado y uno de los detenidos es Delfín David Zacarías, quien fue noticia a partir de una investigación sobre su crecimiento patrimonial que salió a la luz en una nota publicada en LaCapital a partir de un informe de la subsecretaría de Delitos Económicos de Santa Fe.

Sábado 07 de Septiembre de 2013

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, dijo que el "Operativo Flipper" llevado a cabo el jueves en Funes "pegó en el corazón del narcotráfico de Rosario". El principal implicado y uno de los detenidos es Delfín David Zacarías, quien fue noticia a partir de una investigación sobre su crecimiento patrimonial que salió a la luz en una nota publicada en LaCapital a partir de un informe de la subsecretaría de Delitos Económicos de Santa Fe.

Berni sostuvo que desde su Secretaría se tomó la "decisión de profundizar las investigaciones y se tuvo el coraje de ir a fondo". Por eso la investigación se hizo en total confidencialidad "ya que los tiempos los marcan los narcotraficantes y allanar una cocina de drogas no sirve si no se desbarata la banda que trabaja en ella".

"Le hemos pegado en el corazón al narcotráfico en Rosario", dijo Berni. Y deseó que "las autoridades locales puedan seguir sobre todo contra la venta al menudeo. No hay que perdonar el más mínimo quiosquito de venta de drogas", aseguró.

En lo que hace a la colaboración de la Justicia santafesina en el caso, tema que ayer generó una fuerte y mediática polémica política (ver página 35) el funcionario aclaró que "no tiene nada que ver en esta investigación. Sí hubo declaraciones irresponsables que pusieron en peligro todo lo hecho", en alusión a la actuación de Margarita Zabalza, subsecretaria de Delitos Económicos, y Ana Viglione, secretaria de Delitos Complejos de la provincia.

El funcionario nacional se explayó en cuanto a la logística usada por la banda y manifestó: "Lo que hicimos fue detener primero a los proveedores de los precursores químicos para poder llegar a través de ellos hasta la cocina".

En ese sentido explicó que "una cocina es un laboratorio donde se transforma la pasta base en clorhidrato de cocaína y eso se hace fuera de los países productores. La pasta base se hace mezclando hoja de coca con querosén y algo de cemento de contacto. Eso es barato, pero el problema de los países productores (como Bolivia o Colombia) es que tienen mucha materia prima pero allí los precursores son carísimos".

En ese marco ahondó en la razón de la existencia de estos laboratorios en Argentina. "Se exporta la pasta base y se procesa aquí, se transforma en cocaína aquí".

Remarcó asimismo que "es una operación extremadamente artesanal, que no la puede hacer cualquiera. Deben ser personas experimentadas y lo que llamó la atención en Funes es que el laboratorio está muy asentado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario