Edición Impresa

Las automotrices muestran en París sus modelos para superar la crisis

La nueva edición del salón francés, uno de los más importantes del mundo, hace eje en la eficiencia y el bajo consumo.

Viernes 03 de Octubre de 2014

Carrocerías rutilantes, tecnologías de último grito y discursos optimistas. El sector del automóvil se muestra en el Salón Mundial en París con la esperanza de días mejores tras cinco años para olvidar.

La exposición automotriz, que ayer y hoy estuvo reservado exclusivamente a los profesionales y la prensa especializada, pretende atraer a más de un millón de visitantes hasta el 19 de octubre. En los 125.000 metros cuadrados de la muestra, 260 marcas, de ellas 71 fabricantes, rivalizan en novedades y modelos de ensueño.

Esta cita tiene lugar cada dos años alternativamente con Fráncfort (Alemania). Su última edición en 2012 estuvo marcada por la larga crisis de los mercados europeo y estadounidense, que empujaron a los fabricantes a realizar dolorosas reestructuraciones.

La crisis ya es historia en Estados Unidos donde ya se han amortizado las pérdidas. También en Europa este mercado, que tocó fondo en 2013, ha empezado a recuperarse pese a que los europeos compran ahora un 20 por ciento menos de vehículos que en 2007.

"Hay recuperación en Europa, pero es lenta (y) no demasiado importante. Hablamos del 3 por ciento al 4 por ciento de crecimiento previsto en 2014", dijo el presidente de Renault, Carlos Ghosn.

De la misma opinión es el responsable de ventas y marketing de Volkswagen AG, Christian Klingler: "Europa va a salir y tiene que salir de esta situación que dura ya cinco o seis años".

Karl-Thomas Neumann, presidente de la marca alemana Opel, propiedad del estadounidense General Motors, también habla "de mercados de crecimiento en Europa, pero en conjunto, el mercado europeo es poco alentador".

Asia salva al sector.Una vez más, la industria automovilística ha sido salvada por los países emergentes de Asia: China, primer mercado mundial, absorberá unos 24 millones de autos en 2014, y seguirá comprando coches a buen ritmo.

Otros mercados, considerados antaño como prometedores, atraviesan algunas turbulencias, como Brasil, Argentina y sobre todo Rusia donde las ventas de coches nuevos se han hundido bajo la presión de sanciones estadounidense y europeas por el papel de Moscú en la crisis de Ucrania.

En cuanto a los modelos, entre las presentaciones mundiales más esperadas en París figura el nuevo Renault Espace, que cambia para acercarse a los crossovers, un nicho de mercado en pleno crecimiento: silueta de 4x4 pero sin las capacidades de los todo terreno.

Carlos Ghosn lo presentó con gran pompa ayer, subrayando que "el Espace ha hecho época" y que la marca "reinventa uno de sus modelos faro".

"Es un icono que dura", declaró, afirmando que es "la primera etapa de la renovación de la gama más alta antes de que salga el próximo año una nueva berlina" del segmento D, grandes coches de los que Renault ha estado ausente desde hace cinco años tras el fracaso de Vel Satis.

Opel, en rojo desde hace años, muestra su nuevo Corsa, el segundo modelo mejor vendido, y con el que espera recuperarse.

Fiat bate el parche con su 500X, un SUV que comparte muchos elementos con el Jeep Renegade, fruto de la fusión de la italiana con Chrysler.

Smart presenta sus miniaturas urbanas de dos y cuatro asientos y Volkswagen, que aspira a convertirse en el primer fabricante mundial, su gran berlina Passat, mientras que la estrella de Ford será el Mustang, mítica cupé estadounidense que estará disponible en los concesionarios europeos el próximo año.

Jaguar, que trata como muchos fabricantes de cortar el césped a los alemanes en el jugoso mercado del lujo, presentará en París su pequeño XE familiar.

Pero la estrella de los grandes autos la hace brillar Lamborghini con su modelo Asterion, un híbrido con 910 cavallos.

La gran tendencia es la carrera de los motores de bajo consumo: Peugeot y Citroen apuestan por los dos litros a los 100 kilómetros de recorrido con prototipos de aire comprimido, mientras que Renault dice que su Eolab híbrido consumirá 1 litro a los 100 kilómetros.

Asimismo, habrá espacio para el futuro coche autónomo (que se conduce solo) que despierta el interés de neófitos en este mercado como Google pese a que no estará listo antes de la próxima década.

Esta muestra sigue la tendencia de las anteriores y son escasos los conceptos presentados. Toyota hizo gala de su crossover C-HR, en tanto que Volkswagen presentó su XL Sport Concept, un deportivo ultraliviano animado por un motor Ducati V2, como el de las motos italianas, de 200 cavallos.

En pocas horas, cuando la muestra se abra al público, se seguirán develando más modelos que evidencia la competencia entre marcas por el menor consumo y la máxima perfomance.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario