Edición Impresa

Estaba detenido en Córdoba el acusado del brutal crimen de un muchacho

Un joven de 21 años fue trasladado desde la provincia de Córdoba hasta los tribunales locales para declarar como acusado del crimen de Gabriel Melián, asesinado de seis balazos el 30 de...

Jueves 08 de Agosto de 2013

Un joven de 21 años fue trasladado desde la provincia de Córdoba hasta los tribunales locales para declarar como acusado del crimen de Gabriel Melián, asesinado de seis balazos el 30 de marzo del año pasado en bulevar Oroño y pasaje Labrocca (la prolongación de Jorge Cura hacia el este). Fuentes policiales indicaron que el sospechoso ya estaba preso por otro delito en un penal cordobés por lo cual ayer, tras ser indagado en el juzgado de Instrucción Nº 11, fue llevado nuevamente hacia ese presidio. Asimismo, los voceros recordaron que este es el segundo imputado por el homicidio ya que hay otro detenido por el caso desde hace poco más de dos meses.

Leonardo Carlos D. tiene 21 años y estaba viviendo en Arroyo Los Patos, un pequeño poblado ubicado en el corazón del valle cordobés de Traslasierra. Los voceros policiales señalaron que el joven es oriundo de esa zona y añadieron que se encuentra desde hace unos meses detenido en la cárcel de Villa Dolores procesado por un robo calificado ocurrido en febrero de este año en la ciudad de Mina Clavero.

Al parecer, deslizaron fuentes allegadas a la causa, los investigadores llegaron a Leonardo D. a partir de la detención de Cristian Hernán D., un joven de 21 años apodado Chapi que ingresó el pasado 29 de mayo al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez con una bala en la espalda. Entonces dijo haber recibido el tiro de parte de un par de maleantes que habrían querido sustraerle la moto en Ocampo al 3600.

Fue cerca de las 23.30 de ese día cuando Chapi iba junto a Nicolás F., de 18 años, en una moto Appia de 110 cc. tras presenciar el partido que por la Copa Libertadores de América habían disputado Newell's Old Boys y Boca Juniors. Ante los policías del destacamento del Heca, el muchacho dijo que "esquivaron" a los asaltantes y como respuesta él recibió el tiro.

Dos días después la policía estableció que se trataba de uno de los jóvenes buscados como sospechosos del crimen de Melián, por lo cual fue ordenada su detención mientras todavía se encontraba internado.

Exhorto. A partir de la detención de Chapi, los investigadores siguieron una pista que los llevó hasta la ciudad de Mina Clavero. En esa localidad cordobesa estaba detenido Leonardo Carlos D. acusado de un robo calificado perpetrado el pasado 17 de febrero.

Al tomar conocimiento de ese dato el juez que entiende en el homicidio remitió un exhorto a su par de Instrucción de Cura Brochero para que Leonardo Carlos D. pudiera venir a declarar a los Tribunales rosarinos. La Fiscalía Unica de Cura Brochero admitió el pedido y así personal de la Brigada de Homicidios viajó el martes a esa ciudad cordobesa para traer al sospechoso. Según los voceros consultados, luego de declarar en el juzgado de Instrucción Nº 11 de Rosario fue llevado nuevamente al presidio mediterráneo.

Acribillado. Gabriel Melián fue asesinado la tarde del viernes 30 de marzo de 2012 frente a un maxiquiosco ubicado en la ochava noreste de bulevar Oroño y Jorge Cura. Habían pasado unos minutos después de las 15 cuando el joven, de 23 años, estaba con un amigo en la puerta del comercio. Entonces fueron sorprendidos por cuatro jóvenes que circulaban en dos motos de baja cilindrada, uno de los cuales vestía una camiseta de Newell's.

"Acá estás, te encontramos", dijo uno de los motociclistas antes de bajar de uno de los rodados, apuntar un arma contra Gabriel y dispararle tres certeros balazos. Mientras el joven que acompañaba a la víctima se refugiaba en el minimarket, otro de los agresores se acercó a Melián y lo remató con otros tres tiros. Luego huyeron a toda velocidad.

El mismo día del crimen se realizaron varios allanamientos y en uno se incautó un revólver calibre 32 largo con seis balas y un moto Honda Tornado que estaba a nombre de Chapi, quien 14 meses después fue apresado en el Heca, adonde llegó tras ser víctima de un supuesto intento de robo. El joven, dijeron entonces las fuentes, tenía diez antecedentes penales por amenazas y amenazas calificadas.

"Mi hijo tenía problemas con otro muchacho y muchas broncas por peleas", contó el padre de Gabriel Melián días después del crimen, pero nunca explicó públicamente el motivo de esas broncas. En el prontuario del joven asesinado quedaron asentados antecedentes por lesiones, portación de armas, resistencia a la autoridad y daño, aunque no había sobre él pedido de captura, según fuentes de la Unidad Regional II de policía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS