POLICIALES

Dudas y miedos que persisten a diez años del brutal femicidio Rocío Daiana Gómez

El principal acusado fue condenado a 15 años y tiene salidas transitorias. Un cómplice cayó días atrás. La madre de la chica sigue pidiendo justicia

Martes 10 de Agosto de 2021

El miércoles de la semana pasada personal de la policía bonaerense detuvo en la localidad de Chiclana, a Hernán Facundo José Lazo, hermano del convicto Juan José Lazo. Los dos están inculpados del homicidio de Rocío Daiana Gómez, de 17 años, cometido en el verano de 2011. Prófugo durante diez años, Hernán cayó con un pedido de captura por robo calificado por el uso de armas, privación ilegítima de la libertad, abuso sexual con acceso carnal agravado, tenencia de arma de guerra y homicidio agravado, todos referidos al asesinato de Daiana.

En tanto su hermano Juan José, apodado “Pijuán” y quien mantuvo una relación con la víctima, fue apresado en 2011 y en 2014 lo condenaron a 15 años de cárcel por el homicidio. Lo que lleva cumplido de la pena le permite gozar de salidas transitorias y precisamente hoy tiene agendada una audiencia en ese sentido en la cual su defensa pedirá una ampliación del beneficio.

Hace diez años

Los hechos en ese lejano 2011 se desencadenaron cuando Rocío, que aparentemente había cortado la relación con Lazo, fue invitada por él al shopping Alto Rosario. Entonces, según relató la madre de la adolescente, Norma, fue secuestrada por Lazo y algunos de sus familiares.

>>Leer más: Tras permanecer prófugo una década cayó uno de los asesinos de Rocío Gómez

Un día después de esa invitación la joven, que vivía en San Lorenzo con su familia pero era oriunda del barrio Cerámica donde conoció a Lazo, envió un mensaje a sus familiares en el que les explicaba que Pijuán iba a comprarles una moto para así ayudar económicamente a la familia Gómez. Norma y su pareja de entonces llegaron a la casa de Valle Hermoso al 1200 donde estaba Rocío para vender su moto. Sin embargo allí fueron retenidos y agredidos por Lazo y sus hermanos. Pijuán les obligó a firmar documentos por los cuales él pasaba a ser propietario de las dos motos en las que habían llegado.

Norma se fue del lugar y Rocío quedó en la casa con su hijo Kevin, entonces de 14 meses. La familia perdió contacto con la joven hasta que seis meses después, el 13 de agosto de 2011, se hallaron restos mortales en el pozo de una propiedad de La Florida. Pruebas de ADN determinaron que se trataba de Rocío, aunque su madre no está totalmente segura de que el cuerpo hallado fuera el de su hija.

La investigación demostró que la casa en la que se hallaron los restos había sido alquilada por Lazo y en el juicio que llevó a cabo el juez de Sentencia Julio César García consideró a Lazo responsable del homicidio de Rocío. En el proceso también fueron condenados Jonathan Raúl Vargas, acusado de participar en el ataque a la madre de Rocío y a su pareja, a la pena de 7 años y 6 meses de prisión; y Alexis Morales, Jorgelina Soledad Sosa, Joana Aneleyn Vargas y Mónica Mabel Morales recibieron penas de 2 años de prisión condicional por encubrimiento agravado. Por su parte, Hernán Lazo se había fugado un tiempo antes y se libró su pedido de captura.

>>Leer más: Condenaron a 15 años de prisión al acusado del homicidio de una chica

Cabe aclarar que al momento del juicio no estaba incorporado al Código Penal el femicidio como agravante del homicidio, que prevé una pena de prisión perpetua.

“Quiero toda la verdad”

“Me enteré por una persona amiga que habían capturado a Hernán Lazo y que estaba viviendo en la provincia de Buenos Aires. Uno de mis siete hijos publicó hace mucho una foto de él como si estuviera desaparecido, pero nadie nos dijo nada. Yo quiero que por fin se haga toda la justicia y que este hombre diga la verdad sobre cómo fueron los hechos y qué le pasó a mi hija. Yo igual no creo que los restos hallados sean los de Rocío”, dijo ayer a este diario Norma, quien llegó a pensar que Hernán Lazo “estaba muerto, que Juan lo había matado para que no hablara”.

La madre de Rocío reveló que “Hernán se pudo escapar porque hubo un arreglo entre un abogado y un policía. El estaba preso y llegó su abogado a la seccional y la policía le dijo que si aparecían Kevin y mi hija lo soltaban. Entonces apareció Kevin (el hijo de Rocío, que fue hallado sano y salvo en un descampado en San Nicolás) y lo soltaron, aprovechó y se escapó”.

La mujer, que vive oculta en una localidad cercana a Rosario aseguró que “ni la vida de Kevin ni la mía fueron sencillas después de lo que pasó. Yo viví en refugios en Buenos Aires porque me habían amenazado. Ahora vuelvo a tener miedo, no sé que puede pasar”, dijo.

>>Leer más: Fracasó pericia para identificar a Rocío Gómez

“A mi hija —agregó— la engañaron. Hay cosas que todavía no sabemos y queremos que Hernán hable. Cuando me secuestraron en la casa de los Lazo vi armas, drogas y mucha plata y Juan Lazo le decía a mi hija que yo sabía algo, que ella me había contado algo y por eso le pegaban. Pero yo nunca supe a qué se refería, si a una muerte o a algo más grave. Unos días antes de ser secuestrada yo la veía llorando por mi casa y cuando le preguntaba qué le pasaba ella me decía que nada, que no le pasaba nada. Y después todo lo que sucedió... No sé que habrá pasado realmente, quiero justicia y nada más”, sintetizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario