Policiales

Fracasó pericia para identificar a Rocío Gómez

La pericia de ADN realizada a los restos humanos hallados en una construcción abandonada del barrio La Florida en agosto pasado no permitió identificar si corresponden a Rocío Daiana Gómez, la chica de 17 años a la que se presume fallecida, pero que permanece como desaparecida desde el 27 de febrero.

Miércoles 09 de Noviembre de 2011

La pericia de ADN realizada a los restos humanos hallados en una construcción abandonada del barrio La Florida en agosto pasado no permitió identificar si corresponden a Rocío Daiana Gómez, la chica de 17 años a la que se presume fallecida, pero que permanece como desaparecida desde el 27 de febrero. Sin embargo, en el caso existen indicios que comprometen a los principales imputados y detenidos en la causa: Juan José Pijuan Lazo y Jonatan Vargas.

El examen de ADN se realizó en la Unidad de Administración Regional (ex Ceride) que funciona en Santa Fe y depende del Conicet. Los científicos, dijeron, no pudieron idenficar los restos óseos "ni determinar los genes porque estaban invadidos por cal", elemento utilizado para cubrir el pozo en el que se hallaron los restos.

A partir del resultado de la pericia el abogado de los acusados, Eduardo Sosa, requirió la excarcelación de sus clientes ante la Sala 3 de la Cámara de Apelación Penal. Esa pretensión ya había sido rechazada por la jueza de Instrucción María Laura Sabatier en primera instancia y por el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini al sostener que, hasta que no se determine si los restos pertenecen a Rocío, los dos hombres debían seguir presos debido a su "peligrosidad procesal". Incluso, agregaron, "uno de ellos (Lazo) estuvo prófugo algunos meses".

En contra. Uno de los indicios que involucra a los acusados son las escuchas realizadas por peritos de la Policía Federal sobre sus teléfonos. Al parecer, los imputados mantuvieron diálogos con familiares de Rocío que los incriminan en la desaparición de la joven. El peritaje fue ordenado por la fiscal federal Azucena Gambartes para investigar la trata de personas. "Había una sospecha de que (Lazo y Vargas) estaban involucrados en ese delito, pero no se comprobó nada", explicó un portavoz judicial. El otro elemento que los incrimina es que los restos fueron hallados en una propiedad de una ex pareja de Vargas.

Según Norma Gómez, madre de Rocío, su familia conocía a Lazo desde mucho tiempo atrás ya que vivían frente a su casa de Valle Hermoso al 1200, donde el sospechoso tenía un almacén en la cual trabajó Rocío un tiempo. Luego, la joven tuvo una relación sentimental con el acusado.

Esa relación pareció recomponerse el 25 de febrero cuando él la invitó a ir al shopping junto con el hijo de la joven. La chica se comunicó con su madre un día después y le pidió que le llevara su moto porque Lazo la quería comprar. Dos días después, Norma y su pareja llevaron dos motos hasta Valle Hermoso al 1200 y ahí, según denunciaron, fueron privados de su libertad, golpeados y ella fue abusada sexualmente. Esa fue la última vez que vieron con vida a Rocío y a su hijo Kevin, que en mayo apareció abandonado en San Nicolás. Desde entonces el menor quedó bajo la custodia de su abuela y de la chica nada se supo hasta que en agosto se hallaron restos óseos en la vivienda abandonada de Martín Fierro al 600. Esos huesos, según Norma, serían los de su hija.

El 22 de septiembre pasado, efectivos de la TOE y de San Lorenzo apresaron a Lazo y a Vargas en un comedor comunitario del barrio Los Robles, en Granadero Baigorria.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario