Edición Impresa

Central: en el búnker de Russo campean la confianza y la seguridad

En el búnker canalla hay un denominador común importante. Los protagonistas se encolumnan en un clara línea discursiva a la hora de poner sobre la mesa el tema ascenso y su posibilidad...

Jueves 11 de Abril de 2013

En el búnker canalla hay un denominador común importante. Los protagonistas se encolumnan en un clara línea discursiva a la hora de poner sobre la mesa el tema ascenso y su posibilidad de conseguirlo gracias a la importante ventaja que consiguieron. "Dependemos de nosotros" y "tenemos que seguir de esta manera" repiten hasta el hartazgo. De la misma manera que destacan que "todavía falta" y que no se quieren "adelantar a los hechos". Y esto a la hora de analizarlo arroja varios mensajes evidentes. Pero el que más se destaca es el primero. Porque claramente trasluce tranquilidad, y más aún confianza, amén de los otros que se encargan de imprimirle un ápice de cautela al asunto.

La situación es totalmente entendible y atendible. Cómo no van a desbordar de confianza. Si Central está protagonizando una increíble racha de triunfos que hizo que hasta el más pesimista se atreva a asegurar que el equipo tiene un pie y medio en primera división. Además, hilvanó esta seguidilla de éxitos con un rendimiento destacable. Dejó totalmente en claro que está muy por encima de la media. El panorama es alentador. Porque la ventaja más importante que tiene el equipo de Russo es cualitativa. Hoy copa la escena el hecho de la identidad que tiene. Su funcionamiento, pieza por pieza y grupal, son el mayor mérito y el argumento que tiene el equipo para defender su posición.

Pero la diferencia cuantitativa también pesa, ya que los 14 puntos que lo separan del cuarto (Sarmiento) no son un dato menor. En absoluto. Y la conjunción deriva en un cuadro de situación casi inmejorable. Por eso es inapelable el discurso de Russo cuando dice que no está "apurado" y que "las cosas van a llegar en el momento que deban llegar". Menos cuando asegura que "el equipo debe transitar lo que nos queda del torneo con confianza en nosotros mismos. Con la tranquilidad de seguir haciendo las cosas bien, esperemos cumplir el objetivo".

También se encarga de bajarle los decibeles al marco de situación al señalar que entiende "a la gente de Central y su euforia, pero tiene que saber que estamos sólidos y vamos así, partido a partido".

En la misma sintonía se expresó el Loncho Ferrari, con los tres puntos del triunfo ante Independiente Rivadavia en el bolsillo. "Este equipo está en un momento muy bueno. Tenemos que seguir en este camino y pensar en lo que viene", deslizó. Pero inmeditamente sembró un manto de cautela: "En el fútbol no se puede decir nada antes de que sucedan las cosas. La realidad es que le llevamos 14 puntos de diferencia a Sarmiento (cuarto), pero todavía quedan 30 por disputar. No nos podemos relajar ni poner a sacar cuentas. Tenemos que pensar en el próximo partido, en ganarlo y en seguir manteniendo esta ventaja".

La misma línea mantiene Javier Toledo. Porque ya pensando en el duelo del sábado ante Almirante Brown, enfatizó que "falta poco pero a la vez mucho" y resaltó que "lo más importante es que dependemos de nosotros".

La coyuntura que le toca atravesar a Central es demasiado tangible. No hace falta demasiado tanta descripción ni explicación. Está por mérito propio ante una inmejorable situación. Pero todavía falta. Por eso es entendible que sobrevuele cierta cautela e incertidumbre. Por estos mismos motivos resulta clave que el equipo afronte lo que viene con la confianza y la seguridad de que está haciendo bien las cosas y que lo más importante es seguir por el camino que está transitando sin sofocones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS