Edición Impresa

Apresan a gendarmes e incautan 400 kilos de cocaína tirados de un avión

Dos sargentos de la fuerza federal fueron detenidos por sus pares en una pista clandestina cerca de la ciudad salteña de Orán.

Jueves 08 de Mayo de 2014

Dos gendarmes fueron detenidos y 400 kilos de cocaína que habían sido arrojados en bolsas desde una avioneta a un campo de la provincia de Salta fueron secuestrados, durante un operativo realizado en la ciudad de Orán, informaron ayer fuentes oficiales.

El procedimiento, a cargo de efectivos de Gendarmería Nacional, incluyó 12 allanamientos, entre ellos uno en el paraje La Estrella, del departamento salteño de Las Lajitas, donde se hallaron 388,344 kilos de droga, repartida en bolsas de entre dos y tres kilos de cocaína, valuadas en unos tres mil dólares cada una.

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, detalló ayer en una conferencia de prensa que brindó junto al juez federal de Orán, Raúl Reynoso, a cargo de la causa, que por el hecho hay dos sargentos de Gendarmería Nacional detenidos en la ciudad de Tartagal y tres civiles prófugos, con pedido de captura nacional e internacional.

El procedimiento más importante, realizado tras meses de investigación, se inició cuando un grupo de gendarmes detectó los movimientos sospechosos de dos personas a bordo de una camioneta Toyota Hilux por un camino cercano a la ruta provincial 13.

Los investigadores los siguieron cuando ingresaron a un predio donde instantes antes desde una avioneta se habían lanzado las bolsas con cocaína, que tenían la inscripción "Industria boliviana".

Al ver a los efectivos, los sospechosos intentaron huir aunque fueron detenidos y resultaron ser dos sargentos de Gendarmería Nacional. "Fue una investigación del juez federal Reynso, donde a través del elemento más importante en la detección de aeronaves que utilizan el espacio aéreo argentino para el tráfico de droga, que son las redes de observadores aéreos, se realizó una investigación en la que sabíamos por tareas de inteligencia que estábamos próximos a una operación", explicó Berni.

Diez días en el monte. Según el funcionario, "se desplegó a la Gendarmería Nacional durante diez días en el monte y se obtuvo el secuestro de la cocaína, que había sido producto de lo que se denomina «siembra bombardeo», cuando las aeronaves ingresan al espacio aéreo y como saben que son vigiladas y tienen poco tiempo para la reacción tiran la droga desde el aire".

"A raíz de esa red de observaciones aéreas, Gendarmería y el juzgado dan con esta organización, y son detenidos dos integrantes de la fuerza, mientras que otros tres tienen pedido de captura nacional e internacional". Por orden del juez Reynoso, los detenidos fueron trasladados al juzgado para declarar, en tanto las bolsas con droga fueron secuestradas junto a la camioneta. La avioneta lanzó la cocaína sobre la ruta nacional 5, en pleno Chaco salteño, y los investigadores no descartaron que la aeronave haya salido de Bolivia. El operativo en el que se incautó de esta droga se realizó a fines de abril. Además, en dos casas situadas en un paraje se descubrieron cuatro armas de fuego, dos motos, cuatro equipos de comunicación y de telefonía, 10.200 pesos, 4 mil dólares y demás elementos importantes para la causa.

De los dos gendarmes detenidos trascendió que uno tiene domicilio en la ciudad salteña de Tartagal y que el otro revista en un escuadrón de la provincia de Formosa.

Más gendarmes detenidos. A estos efectivos de la Gendarmería hay que sumarles los otros tres de la misma fuerza que fueron arrestados el sábado pasado con 150 kilos de cocaína al intentar superar un puesto de control vehicular implementado en la ruta 81, en la localidad formoseña de Ingeniero Juárez. Momentos antes, habían ingresado al país por un paso fronterizo con Bolivia en dos autos, un Ford Focus y un Volkswagen Fox, con la cocaína oculta en distintos compartimentos de los vehículos.

En tanto, en 2010, efectivos de Gendarmería encontraron rastros de una pista de aterrizaje en el paraje formoseño Ranero Cué. Por datos que aportaron los vecinos de la localidad de Estanislao del Campo, se supo la existencia de vuelos de avionetas que permanecían en el suelo por unos pocos minutos y luego retomaban vuelo en la misma dirección de la que habían llegado. Las matrículas de las aeronaves pertenecían al registro aeronáutico nacional de la República de Bolivia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario