Edición Impresa

Allanaron la casa de otro policía preso por pasar datos a Los Monos

En la vivienda del sargento Juan Maciel no se hallaron elementos de prueba. El lunes habían encontrado $ 100 mil en la casa de su superior.

Miércoles 12 de Junio de 2013

Los investigadores del entorno de la llamada banda de Los Monos allanaron ayer la casa particular del sargento que está preso imputado de facilitarle información a esa y otras redes criminales. El ingreso a la vivienda no reportó a los pesquisas elementos que sirvieran para reforzar las acusaciones en contra del suboficial. Pero hubo situaciones que hicieron pensar que se removieron del lugar elementos que podrían pesar en contra del imputado. Lo que se buscaba era algún equipo informático, como una computadora, o de comunicación, como teléfonos móviles. Se detectó una instalación y los cables para una PC pero no había computadora alguna. Y también se hallaron tres cajas de equipos Nextel aunque ningún aparato.

Los únicos teléfonos que se llevaron los encargados del operativo fueron dos celulares que utiliza la esposa del suboficial. También se llevaron una computadora de la habitación de una hija.

Los policías llegaron ayer a las 18 a la casa del sargento Juan El chavo Maciel, en la calle Jean Jaures de Villa Gobernador Gálvez, pero no pudieron entrar inmediatamente pese a la orden de allanamiento. Un perro Rottwiller con apariencia poco amistosa obligó a la comitiva de la División Judiciales de la Unidad Regional II a buscar al padre del policía para apaciguar al animal y empezar así con la requisa.

El tiempo transcurrido entre la detención de Maciel y el examen de su casa alentaba pocas expectativas en los investigadores de encontrar aportes para una causa que, sin embargo, consideran contiene evidencia muy variada contra el policía.

Habló con ellos. Maciel trabajaba en la brigada operativa de la Secretaría de Delitos Complejos, conducida por Ana Viglione, que investiga redes de criminalidad. Y una secuencia de escuchas telefónicas lo hace aparecer a él, personalmente, dialogando con el entorno de la familia Cantero que conduce a Los Monos. Por eso fue citado por la Tropa de Operaciones Especiales el 31 de mayo en la oficina de Viglione y allí quedó detenido.

Fuentes de la investigación señalaron que Maciel fue visto manejando tres vehículos distintos: un VW Bora, un Peugeot 307 y un Peugeot 206. Se consideraba útil ubicar alguno de los autos el día de la detención por si allí hubiera tenido agendas o aparatos de telefonía con números de contactos. Pero ni entonces ni ahora hubo novedad al respecto. En la casa había constancias del pago del seguro de dos vehículos: un VW Bora y un Chevrolet Astra.

El día de su detención Maciel entregó un celular. Pero se sabe que utilizaba otros. De hecho, ayer en su casa la mujer del policía, al ser preguntada informalmente, no pudo responder por qué había tres cajas de Nextel y ningún aparato.

Maciel está acusado de facilitar a los grupos investigados legajos, direcciones y fotografías de policías que actúan en las pesquisas. La imputación por la que está preso es asociación ilícita, tráfico de influencias y cohecho.

La vivienda de El chavo Maciel no destaca entre las otras del barrio de clase media de Villa Gobernador Gálvez donde reside. Tiene dos plantas, con una cocina y living comedor abajo y dos habitaciones y un baño en el superior.

El lunes había sido allanada la vivienda del otro policía preso: el comisario inspector Gustavo Gula gula Pereyra, el superior de Maciel apresado el jueves pasado bajo la imputación de iguales delitos. Allí se encontraron 100 mil pesos que, según su abogado, se pueden justificar porque corresponden a cobros por la concesión de un tradicional restaurante de avenida Belgrano.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario