POLICIALES

Aceptó una pena de seis años de cárcel por una balacera y otros delitos

Gonzalo Aguirre fue condenado por balear un depósito, atropellar a un ciclista mientras huía en auto y formar parte de una asociación ilícita

Sábado 10 de Julio de 2021

Once marcas de balazos quedaron frente a un depósito de Oroño al 4700 baleado por un joven que bajó de un Chevrolet Corsa en septiembre de 2017. Luego de una persecución a lo largo de 27 cuadras en la que fue atropellado un ciclista, y que terminó cuando el auto chocó contra una casa, un joven fue detenido y acusado de esa balacera con tinte mafioso. Se trata de Gonzalo Aguirre, de 27 años, quien aceptó en un juicio abreviado una condena a 6 años de prisión por abuso de armas y por formar parte de una asociación ilícita para la que escondió un arma y un auto robados.

La condena fue dictada por la jueza Valeria Pedrana al convalidar un acuerdo entre partes. Aguirre fue condenado a 6 años de prisión efectiva por los delitos de abuso de arma, portación ilegítima de arma de guerra, dos hechos de encubrimiento agravado y lesiones.

La fiscal Viviana O’Connell acusó a Aguirre de haber ido junto a un menor de edad en un Chevrolet Corsa Classic desde el que efectuó disparos a un depósito de Oroño al 4700 el 19 de septiembre de 2017. En ese lugar había un camión y dos autos estacionados.

Un vecino que presenció la balacera contó que “del Corsa se bajó un pibe con zapatillas rojas y disparó contra dos autos y un camión. Fue un poco gracioso porque tenía un fierro medio feo y se le trabó. Entonces empezó a pelear para que se destrabara y siguió disparando. Hizo como diez disparos”.

>>Leer más: Mandaron a prisión al joven que baleó tres autos y cayó tras una persecución

Los tiros alcanzaron a un Peugeot 207 y un Citroën C3 negros. En el lugar quedaron once marcas de balas, entre vainas servidas y plomos deformados 9 milímetros. Luego de la balacera los maleantes escaparon hacia el sur. Pero los llamados a la policía y el repentino paso de un patrullero les impidieron un escape limpio.

El conductor del Corsa aceleró una cuadra por Oroño y luego tomó Uriburu hacia el río. Dobló en Flammarión, la calle que se abre en diagonal hacia el sur paralela a la vía, y a la altura de Olegario Víctor Andrade lo alcanzó uno de los móviles policiales.

Las sirenas y voces de alto no frenaron al conductor, que siguió dando vueltas hasta que en Arijón y España atropelló al ciclista Osvaldo J., de 79 años, quien sufrió un traumatismo de cráneo y un corte en la cabeza con pérdida del conocimiento. Al llegar Arijón casi Mitre perdió el control del vehículo, subió a la vereda y se estrelló contra la pared de la ochava noreste. Aguirre fue apresado en el asiento del conductor y el adolescente que lo acompañaba cayó tras correr unos metros.

Escondida debajo de la luneta trasera se encontró una pistola 9 milímetros marca FM Hi Power negra con cargador para 13 cartuchos. Tenía cuatro cartuchos intactos y una quinta bala en la recámara. Había sido robada el 7 de septiembre de 2015 en una entradera a la casa de un empleado policial. Los primeros datos de la pericia balística arrojaron que si bien tenía una falla en el funcionamiento del cargador, era apta para el disparo. El auto también era robado. Lo habían levantado el 4 de agosto en la zona de la comisaría 15ª y le habían cambiado la patente.

En la huida los jóvenes arrojaron desde el auto un sobre con 1.500 pesos falsos cerca de donde embistieron la bicicleta, de lo que se dio cuenta a la Justicia federal.

Aguirre, oriundo de barrio Las Flores, fue condenado además por haber “tomado parte de una asociación o banda con permanencia en el tiempo, destinada a cometer delitos indeterminados contra la libertad y la integridad física de las personas”. En ese orden se le atribuyó haber tenido junto a Dalma A. y Nélida A., ya imputadas, una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros incautada en su casa de pasaje Belén al 1900 en un allanamiento ordenado por la Fiscalía el 21 de diciembre de 2018.

En ese domicilio además se encontró una moto Yamaha modelo FZ de 153 centímetros cúbicos que había sido robada en agosto de 2018 en Villa Gobernador Gálvez y que, según la condena, escondió “a sabiendas de su procedencia ilícita”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario