Policiales

Mandaron a prisión al joven que baleó tres autos y cayó tras una persecución

Gonzalo A. de 22 años manejaba un Corsa blanco robado que chocó contra una casa después de ser perseguido por patrullas tras un misterioso ataque

Viernes 22 de Septiembre de 2017

Dos autos perforados a tiros, un sobre con plata falsa, una huida a toda carrera en un vehículo con pedido de captura y un arma robada a un policía. Todos esos ingredientes rodearon la persecución policial a dos jóvenes que circulaban en un auto que terminó chocando contra una casa de Arijón y Mitre, luego de embestir a un ciclista de 79 años que sigue internado fuera de peligro. Los maleantes escapaban del ataque a tiros perpetrado a un predio de Oroño al 4700 por el que ayer uno de los detenidos (el otro es menor de edad) quedó en prisión preventiva por un plazo de 40 días, acusado de delitos varios. El motivo de esa balacera con tinte de mensaje mafioso permanece aún en el misterio.

Gonzalo Iván A. manejaba el Chevrolet Corsa gris blanco que el miércoles fue alcanzado por policías del Comando Radioeléctrico en la esquina de Arijón y Mitre, tras una persecución que se extendió a lo largo de 27 cuadras por la zona sur de la ciudad. El joven de 22 años con domicilio en el barrio Las Flores participó ayer de una audiencia imputativa en la que el juez penal Carlos Leiva le achacó la mayoría de los delitos que pedía el fiscal de Flagrancia José Luis Caterina.

Así quedó preso como autor de abuso y portación de armas y dos encubrimientos, uno porque el auto era robado y el otro porque el arma que llevaba había sido sustraída a un policía.

Por testimonios

Citando a testigos e informes policiales, el fiscal precisó ayer la mecánica del ataque y el escape, aunque no avanzó en el trasfondo del hecho o las motivaciones del ataque. Dijo que la Fiscalía aún desconoce "los móviles que tenían los autores del hecho para perpetrarlo". Incluso, casi no se discutió el procedimiento policial.

El abogado de Gonzalo A., Leopoldo Monteil, admitió que su cliente fue detenido "casi en flagrancia". Pero discutió algunas figuras penales. El acusado, por su parte, no habló. Apenas masculló un "no" las dos veces que el juez lo invitó a declarar.

El fiscal acusó a Gonzalo A., sin antecedentes penales hasta este episodio, de haber llegado al mando del Corsa Classic blanco hasta el depósito de Oroño 4723 donde había un camión y dos autos estacionados. Los testimonios le atribuían los disparos al otro detenido, Matías R., de 17 años, pero en esta instancia el fiscal Caterina le adjudicó los disparos al mayor. Por ahora en calidad de autor, aunque aclaró que más adelante podría considerarlo un partícipe primario.

Un vecino que presenció la balacera contó que "del Corsa se bajó un pibe con zapatillas rojas y disparó contra dos autos y un camión. Fue un poco gracioso porque tenía un fierro medio feo y se le trabó. Entonces empezó a pelear para que se destrabara y siguió disparando. Hizo como diez disparos". Los tiros alcanzaron a un Peugeot 207 y un Citroën C3 negros. Aún se desconoce quiénes son los dueños. En el lugar quedaron once marcas de balas, entre vainas servidas y plomos deformados 9 milímetros.

Recorrido

Luego de las balas los maleantes escaparon hacia el sur. Pero los llamados a la policía y el repentino paso de un patrullero les impidieron un escape limpio. El Corsa corrió una cuadra por Oroño y luego tomó Uriburu hacia el río. Dobló en Flammarión, la calle que se abre en diagonal hacia el sur paralela a la vía, y a la altura de Olegario Víctor Andrade lo alcanzó uno de los móviles policiales.

"Les efectuaron señales de alto con luces y sirenas. Haciendo caso omiso, se dieron a la fuga imprimiendo gran velocidad", detalló el fiscal. Dieron algunas vueltas en círculos hasta que en Arijón y España atropellaron al ciclista Osvaldo J., de 79 años. Y siguieron hasta Arijón casi Mitre, "donde perdieron el control del vehículo subiéndose a la vereda e impactando contra la pared de la ochava noreste". A Gonzalo A. lo apresaron en el asiento del conductor. El adolescente apenas alcanzó a correr unos metros cuando los policías lo atraparon.

Escondida debajo de la luneta trasera se encontró una pistola 9 milímetros marca FM Hi Power negra con cargador para 13 cartuchos. Tenía cuatro cartuchos intactos y una quinta bala en la recámara. Había sido robada el 7 de septiembre de 2015 en una entradera a la casa de un empleado policial. Los primeros datos de la pericia balística arrojaron que si bien tiene una falla en el funcionamiento del cargador, lo que quedó demostrado por el testimonio aportado por el fiscal, es apta para el disparo. El auto también era robado. El 4 de agosto pasado había sido levantado en la zona de la comisaría 15 y le habían cambiado la patente.

El ciclista Osvaldo J., en tanto, sufrió un traumatismo de cráneo y un corte en la cabeza con pérdida de conocimiento. El cuadro parecía gravísimo en el momento en que fue asistido por el Sies pero su evolución fue buena. Ayer seguía internado en un sanatorio del barrio de Pichincha y por eso el fiscal pidió imputarle a A. el delito de lesiones. Pero su abogado protestó porque aún no existe una denuncia de la víctima y el juez le dio la razón.

Plata falsa

Por último, Caterina dijo que en la huida los jóvenes arrojaron desde el auto un sobre con 1.500 pesos falsos cerca de donde embistieron la bicicleta, de lo que se dio cuenta a la Justicia federal. En ese sentido pidió que Gonzalo A. quede en prisión preventiva por 60 días al afrontar delitos con una pena mínima de 3 años y 6 meses: "Está clara la intención de A. de evadir. Hubo varios disparos a vehículos y a una propiedad en un hecho que por milagro no ha pasado a mayores". Pero el juez dispuso una cautela de 40 días.

"A usted se lo involucra en más de un delito y la apariencia de responsabilidad aparece solventada", le dijo el juez al acusado, un muchacho joven, morocho, vestido con jean, remera y zapatillas negras que permaneció con gesto inexpresivo. Su madre y otros dos familiares fueron los únicos en presenciar la audiencia.

el final. Arijón y Mitre. El Chevrolet Corsa chocado y los dos jóvenes esposados y en el piso bajo custodia policial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario