Economía

Las empresas locales que están en el nuevo mundo

Hugo Sigman de Grupo Insud, Esteban Lombardia de Terragene y Fabian Fay de Heritas expusieron sobre los desafíos para la bioeconomía y la salud en la pos pandemia

Domingo 27 de Septiembre de 2020

Tres mentes brillantes. Tres reconocidos referentes de la ciencia argentina y también tres hombres de negocios que lograron convertir ideas, y mucha investigación, en compañías nacionales con alcance global. Hugo Sigman, CEO de Grupo Insud; Esteban Lombardía, CEO de Terragene; y Fabián Fay, presidente de Cibic y fundador de Heritas, tres grandes protagonistas del nuevo mundo en donde el Covid-19 se convirtió en el actor principal del 2020.

“Estamos viviendo algo inédito en la ciencia, esta pandemia rompió barreras en ideas y países. Los científicos tuvieron la generosidad y pérdida de chauvinismo para compartir sus conocimiento rápidamente y eso permitió que desarrollos que llevaban mucho más tiempo llegaran mucho más rápido”, reflexionó Sigman al inicio de su disertación en la conferencia virtual “Bioeconomía y salud: las transformaciones y los desafíos en el área de los insumos de la salud, medicamentos biológicos, reactivos y otros insumos” organizada por La Usina Social.

El máximo referente de la compañía, que comenzará a producir en el país con Mabxience el principio activo de la vacuna de Oxford-AstraZeneca contra el Covid-19, expuso todo su optimismo sobre el futuro cercano, “a pesar de que estamos viviendo un drama de personas enfermas, muertas y crisis de países”. Resaltó que se está cercando al coronavirus “con nuevos tratamientos que vienen y en prevención con las vacunas”.

Sigman mencionó el desarrollo que están teniendo nuevos tratamientos, con antivirales, anticuerpos monoclonales y nuevas terapeúticas. En ese sentido, resaltó que “en Argentina los científicos contribuyeron mucho a que el país pueda tener cierta autonomía en el área de diagnóstico y tratamiento”.

En rigor, hizo referencia a dos iniciativas que demuestran que “la colaboración público-privada es virtuosa”. Habló de la ivermectina que se utilizó con éxito in vitro para el tratamiento del SARS-CoV-2 en células infectadas y de los estudios para utilizar la ivermectina para tratar pacientes con Covid-19 que requirieron ventilación mecánica.

“La universidad australiana hizo una prueba de poner el virus con altas dosis de ivermectina y el virus no se replicaba, podemos cortar el padecimiento de la persona que tiene el virus. La carga viral baja y mucho. No tenemos pruebas clínicas pero las vamos a empezar”, puntualizó.

"Los científicos contribuyeron a que el país pueda tener cierta autonomía en el área de diagnóstico y tratamiento

Sigman también contó la experiencia que se está desarrollando con el suero equino hiperinmune -que se estaba investigando para tratar el síndrome urémico hemolítico- que surgió en el seno de la Fundación Instituto Leloir como un posible tratamiento para combatir la enfermedad en pacientes infectados con Covid-19. “Vimos en laboratorio que el suero equino tiene anticuerpos neutralizantes, no sabíamos si era los mismo en humanos y por eso iniciamos una prueba en 142 pacientes a los que a la mitad se le suministró placebos y a la mitad suero. Veremos cómo reaccionan”, reseñó el CEO del Grupo Insud.

El médico psiquiatra y empresario de la industria farmacéutica planteó que es muy “virtuoso” que “los grupos científicos pueden reunirse con grupos privados para desarrollar empresas que puedan generar conocimiento útil”.

Al pasar a describir el camino de la prevención que llega de la mano de las vacunas para frenar el Covid-19, Sigman detalló todas las investigaciones y pruebas que se están llevando adelante a nivel global pero se enfocó en el laboratorio argentino Mabxience que dirige, donde se producirá para Latinoamérica la vacuna contra el coronavirus desarrollada por el laboratorio AstraZeneca en colaboración con la universidad británica de Oxford.

Sigman hizo referencia al sentido solidario frente a la pandemia que sobresale en la vacuna contra el Covid-19 que está desarrollando el Institute Jenner del centro británico, el instituto creador de la primera vacuna contra la viruela, y que será industrializada por AstraZeneca.

Hugo Sigman, dueño del Grupo Insud.4_LC_76180087__14-08-2020__3.00x10.50.jpg
Desarrollo Local. Hugo Sigman, CEO de Grupo Insud.

Desarrollo Local. Hugo Sigman, CEO de Grupo Insud.

El acuerdo entre la Oxoford y AstraZeneca tiene algunas características sobresalientes. Se determina que AstraZeneca venderá la vacuna pero no tendrá ningún beneficio mientras dure la pandemia y que la producción se dividiría en partes equitativas en todo el mundo. Como la compañía no tenía plantas suficientes para producir sus planes de 2.000 millones de dosis de vacunas hace acuerdos con India, Estados Unidos pero Latinoamérica se había quedado sin vacuna y decidieron buscar una empresaque pudieran producir la vacuna. Nosotros habíamos inaugurado una planta en febrero para anticuerpos monoclonales y decidimos postergar toda nuestros planes y se hizo el acuerdo con México. No se podía esperar a que la vacuna este aprobada en fase 3, sino íbamos a llegar demasiado tarde por lo cual se hizo un acuerdo con (Carlos) Slim para financiar a riesgo todo lo que serían los costos industriales y laborales”, detalló.

Frente a su trayectoria en el sector, Sigman consideró que “este proyecto me llega en un momento de la vida que es un enorme regalo” y subrayó: “El segundo trimestre del año que viene todos vamos a vivir una situación muy distinta, la pandemia va a estar más controlada desde el punto de vista terapéutico y preventivo”.

Nuevo paradigma de la salud

El presidente de Cibic y fundador de Heritas habló sobre la medicina genómica, sobre las nuevas tendencias que priorizan el estado de salud y de bienestar de las personas, a través de herramientas de inteligencia artificial preventivas y predictivas.

La ciudad es cuna de la bandera, pero también cuna de grandes centros de investigación y empresas innovadoras. Heritas es una de las más recientes muestras de lo pasa por estas Pampas. Fue fundada en 2015 por Fay y Martín Vazquez, director científico de Bioceres, y desde 2016 cuenta como inversores a Cibic e Indear. La compañía se dedica a la genómica clínica accionable para enfermedades hereditarias, oncología de precisión y screening prenatal. Una compañía local, con alcance global.

Fay relató que en salud se hizo foco en “salir de la medicina clásica con un talle único y pasar a un nuevo formato en donde a partir de las características genéticas se puedan formular los medicamentos específicos para ella” pero ese camino no contemplaba que “no sólo somos humanos sino que convivimos con bacterias, virus, hongos que están en nuestro cuerpo y sin los cuales no podríamos sobrevivir un solo día en la tierra”.

El foco en Heritas va más allá y no sólo toma en cuenta la característica genética, apunta al microbioma que se relaciona con los factores ambientales, que come la persona, que medicamentos toma, si hace ejercicio, si fuma. Así, reformulado el formato de medicina de precisión, la firma rosarina nace sobre la base de que importan los genes de una persona pero también, y mucho, el contexto de la microbiota para hacer efectivo o no un tratamiento.

"Heritas arrancó en 2015 con dos personas y hoy somos 25 y somos la tercera empresa de este tipo, detrás de dos monstruos de Brasil

“Heritas nace como una empresa de la economía del conocimiento, una empresa de tecnología en el área de medicina de precisión. Arrancamos en 2015 siendo dos personas y hoy somos 25 y somos la tercera empresa de este tipo, detrás de dos monstruos de Brasil”, relató Fay durante su exposición en la charla virtual “Bioeconomía y salud” organizada por La Usina Social.

El nuevo paradigma que proponen desde Heritas tiene que ver con la utilización de biomarcadores para reconocer el estado de salud, no de enfermedad. Predicción y prevención. “Una visión holística de la salud de una persona, integrada por diferentes capas de datos e información que influencian en la relación salud/enfermedad de una persona e integra datos de registros clínicos individuales y poblacionales, bancos biológicos y todo dato relevante para la salud pública/privada”, explicó Fay, quien además señaló que debería existir “una historia clínica digital y centralizada para identificar ciertos factores para postergar el desarrollo de una enfermedad y esto es posible en la medida de que se puedan centralizar los datos del paciente y que esa historia clínica con ciertos estándares internacionales para el intercambio de registros sea propiedad del paciente, y todo eso requiere un marco regulatorio para la protección de los datos y conectividad para acceder a ellos”.

En este virar el eje de la salud a lo preventivo, Fay explicó que los objetivos son crear un ecosistema de salud que utilizando la información clínica, de la alimentación, estilo de vida y otras cuestiones tanto a nivel individual como poblacional permita desarrollar programas que prioricen el estado de salud y bienestar de la mayor proporción posible de una población a partir de herramientas de inteligencia artificial predictivas y preventivas. “De esta manera podremos ser más efectivos y podremos redireccionar con mayor eficiencia los recursos destinados al tratamiento de personas enfermas”, subrayó.

Biotecnología rosarina

Terragene es una compañía biotecnológica rosarina que desarrolló su actividad productiva en el campo de la microbiología, bioquímica y electrónica aplicada al cuidado de la salud, el agro y el medioambiente. Fundada en 2006 por los emprendedores rosarinos Esteban Lombardía y Adrián Rovetto, la empresa hoy cuenta con cuatro divisiones de productos: medio ambiente, agro, energía y esterilización y control de infecciones. Esta última línea es la de mayor desarrollo, con más de 200 productos de alto valor agregado, que se exportan a más de 70 países en todo el mundo. Hoy cuenta con una alta demandada producto de la pandemia.

El CEO de la compañía contó cómo nació la empresa en 2006, tras ser becario doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. En ese entonces decidió orientarse al desarrollo de soluciones biotecnológicas para determinar la efectividad de los procesos de esterilización a los que se somete el equipamiento médico y odontológico, entre otros.

En 2008 lanzaron al mercado su primera línea de productos, una serie de indicadores biológicos para determinar la efectividad del procedimiento de esterilización. Tras el éxito de estos primeros dispositivos, desarrolló otros productos como indicadores químicos y tintas para determinar la eficacia de la esterilización, además de software para el seguimiento de material y hasta cintas adhesivas que cambian de color cuando el paquete que envuelven fue esterilizado correctamente. En la actualidad la compañía exporta sus productos a más de 70 países, en los cinco continentes.

"Terragene desembarcó en Alvear y construyó una nueva planta de 10 mil metros cuadrados

Terragene es reconocida mundialmente por la calidad de sus productos y su capacidad innovadora, invierte alrededor del 5% de su facturación en I+D. En su camino por expandir aún más las fronteras y diversificar su producción, la firma desembarcó en Alvear y construyó una nueva planta de 10 mil metros cuadrados que le permitió incrementar su capacidad productiva y ampliar su área de desarrollo de nuevos productos.

Además, recientemente abrió oficinas comerciales en Estados Unidos, México, China y el año que viene planean desembarcar en India. “Es muy estratégico para nuestro negocio”, resaltó Lombardía con gran expectativa sobre el desarrollo de la industria 4.0 a nivel global.

Lombardía explicó que la división control de inspecciones cuenta con 200 productos destinados al control del proceso de esterilización, lavado y desinfección tanto para hospitales, sanatorios, clínicas dentales, industria farmacéutica, alimenticia o cosméticos. En pandemia la desinfección toma un lugar de suma importancia y el CEO de Terragem consideró que será estratégica la desinfección en aviones, teatros, cines, hoteles.

Al plantear lo que se viene, Lombardía habló de “la robotización del cuerpo humano” y mencionó como ejemplos lo que ya se está haciendo en el sector dental con prótesis dentales que dieron solución definitiva a muchas cuestiones o en traumatología y también citó los avances de la ciencia en cuestiones auditivas y microcámaras que empiezan a resolver cuestiones visuales o la impresión 3D de organos que adquieren movimiento y contracción, además de las microbombas para pacientes con diabetes que pueden brindar la dosis adecuada para cada momento. “No tengo dudas del desarrollo de la robótica en procesos involucrados con salud”, resaltó sobre el final de su presentación on line.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS