Economía

La tasa de pobreza saltó al 35,5 por ciento en Rosario durante el primer semestre

Un cuarto de los hogares de la región son pobres. El 5,7 por ciento de la población, unas 74 mil personas, son indigentes. El índice de pobreza subió 10,6 puntos.

Martes 01 de Octubre de 2019

El índice de pobreza aumentó más de 10 puntos en el Gran Rosario durante el último año, al ubicarse en el 35,5 por ciento al término del primer semestre de 2019. En la región se contabilizaron, a mitad de año, 466.123 personas pobres, de las cuales 74.712 son indigentes.

Tal como se esperaba, los datos de pobreza en los 31 aglomerados que releva el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), mostraron un fortísimo aumento, producto de la crisis provocada por la política económica nacional. El incremento de este indicador es una tendencia desde el primer semestre de 2018, cuando comenzó a captar las consecuencias de la corrida cambiaria.

Sin embargo, ya es una foto vieja. Los números a junio de este año no captaron todavía los efectos de la megadevaluación que impulsaron las autoridades económicas en agosto. De modo que los analistas estiman que la cantidad de pobres saltará en el segundo semestre a cerca del 40 por ciento de la población activa.

En un año, el porcentaje de población pobre en el total de 31 aglomerados se elevó 8 puntos porcentuales. En Rosario, la diferencia fue de 10,6 puntos porcentuales. Esta mayor velocidad de pauperización puede obedecer a varias razones. La crisis económica golpea duro a la región por el entramado industrial que alberga. El sector fabril es uno de los más castigados por este modelo, como lo volvieron a denunciar ayer gremios y cámaras empresariales metalúrgicas (ver página 10). Se suma que el mercado de trabajo padece la crisis y la falta de una estructura de empleo público que acolchone la destrucción de empleo.╠

Por otro lado, la curva que muestra la medición del Indec expresa que la pobreza en el Gran Rosario converge con los números nacionales después de varios años en los que evolucionó por debajo: -3,6 puntos en el segundo semestre de 2016; y -2,3 en el primer semestre de 2017 y -5,9 en el segundo. Ya en 2018, la brecha se fue achicando: -2,4 en la primera mitad y -0,2 en la segunda. En 2019, la superó en una décima de punto.╠

A mitad de año, en el aglomerado había 118.959 hogares (25,5 por ciento) por debajo de la línea de la pobreza, con 466.123 (35,5 por ciento) personas que tenían ingresos inferiores a los que se requieren para acceder a la canasta de bienes y servicios básicos. Dentro de esa desesperante realidad, 22.719 hogares (4,4 por ciento) con 74.712 personas (5,7 por ciento) eran indigentes, es decir que no pueden consumir el conjunto de bienes alimentarios básicos.

La tasa de indigencia en el aglomerado subió 0,7 punto en un año, aunque bajó en 0,3 punto en relación al final del año 2018. El Gran Rosario ocupa el 19º lugar dentro de los aglomerados en materia de porcentaje de población bajo la línea de la pobreza. En indigencia, el 20º.

En todo el país, con una población estimada en 45 millones de habitantes, la pobreza estaría afectando a 15,9 millones, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de indigentes.╠

Entre la población de menores de 14 años, la pobreza afectó al 52,6 por ciento, es decir, más de la mitad. Son 3,8 millones de pobres menores de edad, 1,3 millón más que hace un año atrás.

El Indec mide la pobreza a partir de la posibilidad que tiene una persona o un núcleo familiar de adquirir la cantidad mínima de alimentos, indumentaria y servicios que integran la Canasta Básica Total (CBT). Esta canasta, para una pareja con dos hijos de 6 y 8 años, alcanzó a junio del año pasado a $ 31.148,41, un 58,3 por ciento más que en igual mes de 2018. En cuanto a la indigencia, se fija por la cantidad mínima de comida que requiere una persona o una familia para subsistir, y que a junio pasado estaba en $ 12.409,72 con un aumento de 53,5 por ciento interanual.

El mapa

La ciudad mayor nivel de pobreza es Concordia, con 52,9 por ciento. Le siguen Resistencia, 46,9 por ciento; Santiago del Estero, 44,8 por ciento; Salta y Corrientes, 41 por ciento; Formosa, Tucumán y Catamarca, 40 por ciento; y Posadas y el Gran Buenos Aires, 39,8 por ciento. La de menor tasa es Buenos Aires, (14,3 por ciento).

El 35,4 por ciento es el índice de pobreza más alto del gobierno de Macri. Aunque la administración de Cristina Fernández de Krichner había dejado de medir la pobreza, mediciones alternativas, como la que hace la Universidad Católica Argentina, la ubicaban en el 29 por ciento a fines de 2015.╠

El aglomerado con mayor porcentaje de indigentes es Resistencia, (15,9 por ciento). El de menor tasa es Luis (2,4 por ciento).

Ushuaia, San Luis y Comodoro Rivadavia duplicaron el índice de pobreza en un año. En cambio, San Juan, Corrientes y La Rioja vieron un recorte.

La ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, y el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, manifestaron ayer y que el 35,4 por ciento de pobreza relevado por el Indec es una "realidad que duele".

Pero aseguraron que trabajan con el objetivo de "modificar para siempre la pobreza estructural" sigue siendo una "prioridad" del gobierno nacional.

Cayó el empleo

La cantidad de puestos de trabajo registrados bajó en julio 0,9 por ciento respecto de igual mes de 2018. Se perdieron 106.400 empleos, según informó el Ministerio de Producción y Trabajo. Los asalariados registrados del sector privado sumaron en julio 6.083.900 puestos de trabajo, con una reducción de 131.200 empleos (2,1 por ciento). Kas mayores caídas se verificaron en Tierra del Fuego (10,5 por ciento), Catamarca (7,4 por ciento), Formosa (5,6 por ciento) y Santiago del Estero (5,3 por ciento). por sector, las principales bajas fueron en la industria manufacturera (4,7 por ciento), comercio (3,8 por ciento) y transporte, almacenaje y comunicaciones (3,3 por ciento).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS