Bicentenario

Jóvenes científicos piden mejoras en las condiciones laborales

Investigadores en formación es la figura que piden para sí un grupo de becarios de distintos organismos de Rosario. Integran a nivel nacional el movimiento de Jóvenes Científicos Precarizados (JCP), que reclaman además por mejoras en las condiciones laborales, tanto en lo económico como en las herramientas de trabajo.

Sábado 31 de Mayo de 2008

Investigadores en formación es la figura que piden para sí un grupo de becarios de distintos organismos de Rosario. Integran a nivel nacional el movimiento de Jóvenes Científicos Precarizados (JCP), que reclaman además por mejoras en las condiciones laborales, tanto en lo económico como en las herramientas de trabajo. También democratizar el sistema científico y que el desarrollo tecnológico esté “al servicio de las necesidades del país”.

Con proyectos radicados en las facultades, en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), o en la Agencia de Promoción Científica nacional, los becarios reclaman “salir de la condición de precariedad laboral”. Y para ello, proponen en principio que se los reconozca como trabajadores, con los derechos laborales que benefician al resto de los investigadores.

“Nuestro lema -Investigar es Trabajar- está relacionado con uno de los grandes ejes de nuestra organización, que tiene que ver con el régimen laboral, y pensar al becario como investigador en formación implica un proceso de formación y no una instancia aislada”, explica Laura Bianciotto, egresada de Humanidades de la UNR. Una figura que para Evangelina Tifni, de la Facultad de Ciencia Política y miembro del grupo, implica también “pensar una proyección a futuro, priorizando el trabajo de investigador, inserto en grupos de estudio que a la par se forma en doctorados y actividades académicas”.

Estos son algunos de los motivos que impulsaron a los JCP -organización nacida hace tres años a nivel nacional- a trabajar en un proyecto de régimen laboral, presentado ante legisladores y miembros del Conicet. Incluso el propio ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Lino Barañao, recibió a fines de febrero a una delegación de esta organización, a quien le plantearon sus reclamos.

“En términos generales, nuestro planteo tiene legitimidad, e incluso el ministro (Barañao) planteó como justo el pedido”,cuenta Fernando Fontela, de Ingeniería. Pero si bien en lo discursivo la postura de los jóvenes investigadores tiene aceptación, aún no lograron avanzar de manera concreta en la solución de su situación. “Desde lo filosófico, los funcionarios no pueden contrarrestar discursivamente nuestro pedido de considerarnos investigadores en formación, entonces terminan desembocando sus argumentaciones desde lo presupuestario, diciendo que cambiar el régimen laboral de los becarios implicaría casi duplicar el presupuesto del área”, apunta Mario Bortolotto, también graduado de Ingeniería.

Derechos laborales. Además del nuevo régimen laboral, los miembros de JCP plasmaron en un proyecto de ley la necesidad de democratización del sistema científico mediante la participación en los órganos de gobierno con voz y voto, y una ciencia al servicio de las necesidades del país y del pueblo.

La recomposición salarial según la canasta familiar (3.500 pesos) es otro de los reclamos de los miembros de la organización, quienes actualmente reciben por su trabajo un estipendio que, dependiendo de la institución que otorgue la beca, ronda los 1.900 pesos, además de un adicional para cubrir gastos de obra social. “La beca es con dedicación exclusiva, por lo que no podemos tener otro ingreso económico”, destaca Melina Perbellini, becaria junto a Evangelina Tifni del Centro de Investigación y Estudios del Trabajo (CIET). “Ahora estamos recolectando firmas de investigadores de diferentes universidades para el proyecto de ley que abra el debate de esta problemática, pero también discusiones sobre que es importante investigar, que líneas tienen presupuesto y el rol de la ciencia”, puntualiza Perbellini.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario