Turismo
Domingo 08 de Octubre de 2017

Canelones: el destino perfecto

Maravillosas playas, encantadores balnearios, los mejores vinos, actividades deportivas y culturales, son sólo algunos.

El verano se acerca y en Uruguay, Canelones es toda una opción para pasar unas lindas vacaciones y, sin dudas, hacer una escapada en cualquier momento del año. Este año la temporada de verano en Canelones comienza el 2 de diciembre con la Noche Blanca de La Floresta, una gran fiesta en el tradicional balneario de la Costa de Oro.
   Inspirada en la Nuit Blanche de París, en 2012 La Floresta organizó la primera Noche Blanca para festejar sus 100 años, pero el éxito de la fiesta fue tal que se continuó realizando año tras año, aumentando en público y propuestas. Con entrada libre y gratuita, al caer el sol se conforma un circuito callejero con 40 propuestas patrimoniales, artísticas, culturales y gastronómicas. Pintores creando sus obras en vivo y en directo, música, danza, teatro, circo, concurso de estatuas vivientes, artesanías e instalaciones se pueden disfrutar en unas 20 manzanas.
   Esa noche se apaga el alumbrado público y se iluminan las casas señoriales, destacando su perfil arquitectónico y creando un mágico clima a la luz de la luna llena. Una de las casas que siempre llama la atención es la llamada "casa fantasma" que ambienta su fachada de forma misteriosa con fantasmas, zombies, tumbas y recreación de películas como "El Cadáver de la Novia", de Tim Burton, sorprendiendo a grandes y chicos.
   El vino no podía estar ausente, y junto con las deliciosas cervezas artesanales, integran un círculo para degustarlas con quesos, fiambres, aceites y otros productos exclusivos. Asimismo, la gastronomía está presente en el recorrido con paella, sushi, tragos, helados, tortas, panqueques y muchos food trucks.
   El gran final es a la medianoche frente al emblemático edificio del ex Hotel La Floresta, en cuyo frente se proyecta un video mapping con magníficas imágenes y música. En el marco de la Noche Blanca, Canelones lanzará su temporada estival con la presencia de autoridades y mostrando un video con la oferta turística de todo el año.
   A su vez, La Floresta tendrá otro gran evento del 12 al 13 de enero con su 72 H, una experiencia deportiva y recreativa para todas las edades, con carrera nocturna 7K, Trail, runners 10K, mascotas 2K, Zumbatón, actividades para niños, campeonato de voley y tenis, música y gastronomía.
Por siempre las playas y balnearios
   Una cadena de 40 balnearios se extiende a lo largo de 65 kilómetros de costa con playas de lo más diversas. Muchas de ellas son muy agrestes y solitarias, en tanto que otras se colman de bañistas; hay de aguas agitadas y también muy llanas y tranquilas, ideales para las familias; y en varias se practica vela, surf y pesca, entre otras actividades.
   Desde el límite con Montevideo, las playas de Ciudad de la Costa son: Barra de Carrasco, Parque de Carrasco, Shangrilá, San José de Carrasco, Lagomar, El Bosque, Solymar, Parque de Solymar, Lomas de Solymar, Médanos de Solymar y El Pinar. Cruzando el Arroyo Pando, desde el kilómetro 33 de la Ruta Interbalnearia hasta el Arroyo Solís Grande en el kilómetro 80, la cadena de balnearios de la Costa de Oro la forman: Neptunia, Pinamar, Salinas, Marindia, Fortín de Santa Rosa, Villa Argentina, Atlántida, Las Toscas, Parque del Plata, Las Vegas, La Floresta, Costa Azul, Bello Horizonte, Guazuvirá, San Luis, Los Titanes, La Tuna, Araminda, Santa Lucía del Este, Biarritz, Cuchilla Alta, Sierra del Mar, Santa Ana, Balneario Argentino y Jaureguiberry.
   En materia de alojamiento se pueden alquilar casas y chalets a precios accesibles y muy cerca de la costa. Asimismo, hay hoteles, posadas, complejos de cabañas y aparts hotel, que conforman un amplio abanico de posibilidades para elegir a la hora de planificar el viaje.

Atlántida es un sol
   El más popular de los balnearios de la Costa de Oro recibe a miles de visitantes que llegan atraídos por la belleza de sus playas, chalets, hoteles y posadas, restaurantes, casino y muchos servicios para tener placenteras estadías. En Atlántida siempre brilla el sol, porque en cada atardecer, reluce el sol en homenaje a Carlos Páez Vilaró en plena rambla, a la cual el artista llamaba "Costanera del sol". El punto es maravilloso para ver la puesta del sol y por qué no, hacer una foto panorámica, sencillamente espectacular.
   Sobre esta rambla se puede ver un clásico como es el guila, una particular construcción que data de 1945 y esconde una serie de misterios y leyendas para descubrir. Para conocer mejor la historia de Atlántida es imprescindible hacer los circuitos que organiza la Dirección de Desarrollo Turístico, como el Caminatour Centenario, remontándose a los albores del siglo XX uruguayo, o el Casco Histórico de Atlántida, que incluye la casa en la cual en la década del 50 estuvo alojado el poeta chileno Pablo Neruda. En ambos, junto a guías especializados, se transita por senderos de palmeras, araucarias y espléndidas casonas que recrean la "Belle poque" europea.

Pescando de la mañana a la noche
   Las costas del Río de la Plata y sus afluentes ofrecen fantásticos lugares para la pesca, tanto para aficionados como quienes son más experimentados. Una serie de pesqueros estratégicamente distribuidos son muy frecuentados para la realización de pesca deportiva de corvina negra, pejerey, brótola y burriquetas, entre otras especies.

Aventura y deportes
   Los amantes de las actividades al aire libre encuentran varias opciones en tierras canarias. Un lugar para poner a prueba la adrenalina es Costaventura, un parque de 30.000 metros cuadrados de naturaleza ubicado a la entrada de Costa Azul, en el kilómetro 56 de la Ruta Interbalnearia. Diferentes propuestas y juegos se desarrollan en circuitos de senderismo en árboles y tirolesas, literalmente, volando entre las copas de los árboles.
   Bajo las más estrictas normas internacionales de seguridad, así como cuidado del medio ambiente, la diversión está asegurada en este parque que cuenta con certificación europea. Desde más de 10 metros de altura comienzan algunos de los circuitos que desafían la destreza, coordinación y ganas de pasarlo bien.
   Otra alternativa para la diversión está muy cerca de la localidad de Soca, y es la práctica del original fútgolf, que combina las dos disciplinas deportivas, el fútbol y el golf. Al igual que este último, se juega en 18 hoyos, pero con una pelota y sin palo, debiéndola impulsar con el pie a través de obstáculos hasta un hoyo en el piso. Hay recorridos para chicos, grandes y grupos, y la cantina "El Final", es ideal para distenderse y comer cosas ricas en un entorno natural.

Tierra de vinos, tierra de Tannat
   Canelones se encuentra en una zona privilegiada para la vid, y el 60 % de las bodegas de todo el país está en este territorio. En especial el Tannat, la cepa insignia de Uruguay, tiene aquí magníficas condiciones para su desarrollo, y las bodegas son lugares ideales para degustar estos vinos.
   Las bodegas turísticas de Canelones tienen una marcada tradición familiar y la herencia de conocimientos traídos por los inmigrantes y transmitidos de generación en generación. Los visitantes son atendidos por sus dueños, quienes comparten historias, saberes y costumbres, recorriendo los viñedos y la cava, así como apreciando el proceso de elaboración y, por supuesto, degustando sus vinos.

Experiencias culturales y religiosas
   Dos auténticas joyas arquitectónicas tiene Canelones: la Iglesia Cristo Obrero, del ingeniero uruguayo Eladio Dieste; y la Capilla Soca, del arquitecto catalán Antoine Bonet. La primera se ubica a pocos kilómetros de Atlántida, y es una singular obra de Dieste que se caracteriza por construcciones abovedadas, superficies curvas, uso de la cerámica armada, placas de ladrillo, armaduras de acero y un mínimo de cemento, siendo los muros curvos de ladrillo a la vista los que sostienen sin columnas a la bóveda que recubre la nave principal. En su interior, y apenas iluminado por la luz solar, se percibe una atmósfera mística que invita a contemplar el Cristo en madera tallada que ocupa el espacio central del presbiterio.
   La Dirección de Desarrollo Turístico organiza visitas guiadas por la Capilla Soca, que es otra sorprendente construcción ejemplo de la arquitectura moderna, proyectada a fines de la década del cincuenta y construida en los años sesenta. De hormigón armado y vidrios de todos los colores y tamaños que se combinan en formas triangulares - todo un símbolo espiritual y religioso -, esta capilla es muy especial, y es uno de esos tesoros arquitectónicos para conocer.

Comentarios