Santiago Maldonado
Lunes 09 de Octubre de 2017

Quieren examinar teléfonos de un funcionario del Ministerio de Seguridad

Al jefe de Gabinete de la cartera a cargo de Bullrich lo vinculan con el cuestionado operativo durante el corte de la comunidad mapuche

Una agrupación de derechos humanos querellante en la causa por la desaparición forzada de Santiago Maldonado pedirá hoy a la Justicia que ordene examinar el flujo de comunicaciones de Pablo Noceti, jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación, quien estuvo el 1º de agosto pasado en el controvertido operativo de Gendarmería durante el corte de la comunidad mapuche Pu Lof sobre la Ruta 40, en Chubut.

Se trata de dos teléfonos celulares del funcionario y el pedido de la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos será para examinar el listado de llamados entrantes y salientes desde el 30 de julio hasta la actualidad.

La agrupación es querellante en la causa por la desaparición del Maldonado y la presentación será ante el nuevo juez que asumió el caso, Gustavo Lleral, en reemplazo del removido Guido Otranto.

En el escrito que lleva la firma de Margarita Cruz, presidenta de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, se critica que el anterior magistrado del caso nunca llevó adelante ese peritaje sobre los teléfonos de Noceti.

Los querellantes sostienen que Noceti mantuvo una reunión previa con jefes de distintas fuerzas apostadas en la zona de conflicto y que se presume existió un "comando estratégico" frente a la protesta de la comunidad mapuche.

Si bien la medida fue previamente rechazada, para la entidad se abrió un nuevo panorama por "la cantidad de irregularidades cometidas por Gendarmería, que indica una clara voluntad de encubrir y que habría tenido información de medidas judiciales antes de que las mismas se llevaran a cabo".

La agrupación señaló que Gendarmería al principio no informó correctamente sobre los miembros del operativo que participaron del operativo en la Pu Lof de Resistencia Cushamen el 1º de agosto y que, previamente, existieron tareas de inteligencia en el lugar por parte de esa fuerza de seguridad.

Asimismo, aludió al resultado de los peritajes sobre los gendarmes que participaron del operativo, que hacen referencia a una persona detenida y luego liberada, y hasta aquellos que refieren a que sabían de antemano que a sus integrantes les iban a secuestrar los equipos una vez llegados al escuadrón.

"Lo más relevante es que los gendarmes poseían información anticipada de las decisiones judiciales (secuestro de teléfonos y pericias sobre los móviles), sumado a «errores» en la información de personal y móviles intervinientes y una presencia constatada de Noceti, tanto física como telefónicamente", sostuvo la querella.

El peritaje, además de evaluar llamados entrantes y salientes de los dos teléfonos de Noceti, también es para verificar si se borró algún tipo de información.

Además, en el escrito a presentar se pedirá profundizar el estudio de los teléfonos de Gendarmería y que la División Delitos Tecnológicos de la Policía Federal confirme si cuenta con la posibilidad de extraer de esos equipos toda información que pudo haber sido borrada, como llamadas, mensajes, fotos, videos y documentos.

Nueva medida

Paralelamente, la Justicia dispuso la realización de otro rastrillaje en el río Chubut con una estrategia distinta para determinar con mayor precisión si Maldonado se pudo haber ahogado en ese curso de agua, tras un incidente con Gendarmería.

En esta oportunidad, la orden es realizar una nueva pesquisa con perros rastreadores, especialmente entrenados para trabajar en embarcaciones.

La fiscal federal Silvina Avila, quien instruye la causa por desaparición forzada, ordenó hacer una nueva búsqueda en el río, corriente abajo, desde un kilómetro antes del la Pu Lof de Cushamen y hasta 60 kilómetros después del epicentro del conflicto.


Comentarios