Información Gral
Viernes 11 de Noviembre de 2016

Buenos Aires autoriza el uso de móviles en clase

El uso de celulares y tablets como herramientas pedagógicas de alumnos y maestros de las escuelas de la provincia de Buenos Aires fue autorizado con la publicación en el Boletín Oficial, aunque ya se utilizaban en algunos establecimientos educativos desde que se conoció, el mes pasado

El uso de celulares y tablets como herramientas pedagógicas de alumnos y maestros de las escuelas de la provincia de Buenos Aires fue autorizado con la publicación en el Boletín Oficial, aunque ya se utilizaban en algunos establecimientos educativos desde que se conoció, el mes pasado

La disposición de la Dirección General de Cultura y Educación derogó una medida de esa cartera que en 2006 había establecido la prohibición del uso del celular en el aula porque "descentra y desconcentra el proceso de enseñanza aprendizaje".

Ahora el cambio rechaza lo resuelto durante la gobernación de Felipe Solá por considerarlo "anacrónico y contradictorio con los fines y objetivos previstos en el último ordenamiento indicado para la política educativa". "Las tecnologías de la información y la comunicación no son meros aparatos cuyos efectos positivos o negativos dependen de su uso", informó la cartera educativa y agregó que "constituyen una dimensión importante de las culturas contemporáneas, en tanto tienen la capacidad de configurar y transformar un conjunto de prácticas, saberes y representaciones sociales".

Sostiene que las tecnologías de la información y la comunicación "potencian otras habilidades, como la capacidad de apropiación de estímulos visuales a gran velocidad, la facilidad para realizar diferentes tareas al mismo tiempo, la apropiación de lenguajes que se expresan a partir de múltiples soportes".

Alejandro Finocchiaro, el titular de la cartera educativa bonaerense, explicó que la medida "forma parte de una serie de acciones que se desarrollarán hasta 2018 y que tienen por objetivo cambiar el paradigma áulico tradicional".

"Hoy tenemos una escuela del siglo XIX con docentes del siglo XX y alumnos del siglo XXI, donde hay un docente activo que emite conocimiento y un alumno pasivo que lo recibe. Tenemos que llevar todo al siglo XXI", destacó.

Comentarios