política

Saín instó a los legisladores a meter "los piecitos en el barro"

El ministro de Seguridad provincial, Marcelo Saín, escribió ayer otra página polémica al volver a fustigar a anteriores gestiones santafesinas por los déficits de larga data en el combate al delito.

Jueves 04 de Junio de 2020

El ministro de Seguridad provincial, Marcelo Saín, escribió ayer otra página polémica al volver a fustigar a anteriores gestiones santafesinas por los déficits de larga data en el combate al delito, al tiempo que les pidió poner "los piecitos en el barro" a los legisladores (incluso del oficialismo) que exteriorizaron resistencias a sus tres proyectos de reforma en el área que conduce.

En procura de respaldo de la sociedad civil a la reforma en seguridad pública que viene fogoneando, Saín expuso por videoconferencia en el marco de una convocatoria de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Lo acompañó Alberto Binder, presidente del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip).

El funcionario busca, a través del apoyo del gobernador Omar Perotti, abrirse camino a lo largo de junio en la Legislatura santafesina con el objetivo de reforzar la conducción civil de la policía.

De arranque, Saín pasó factura por la herencia del gobierno del Frente Progresista (FPCyS): "No hubo un diagnóstico cierto, estatalmente consolidado, sobre las problemáticas delictivas y la violencia en la provincia. Sin ese conocimiento básico es imposible desarrollar políticas estratégicas".

"Tampoco se conoce mucho sobre el sistema político-judicial. Nos encontramos con un ministerio endeble desde el punto de vista institucional, algo que habla a las claras de un amplio desconocimiento acerca del estado de situación" en materia delictiva en la provincia, continuó.

Luego aludió un debate histórico: la conducción de la seguridad pública. "En democracia, son las autoridades electas, en este caso el gobernador. El ministro es un asistente técnico", advirtió Saín, al tiempo que reforzaba sus palabras con plantillas de PowerPoint que reflejaron los alcances del primer proyecto de ley (seguridad pública).

De inmediato, y en un claro mensaje por el debate legislativo en puerta, el funcionario enfatizó: "No puede ser que en Santa Fe nos tiremos los muertos entre distintos sectores políticos".

"Tiene que doler donde tenga que doler", bramó el ministro, para luego alertar respecto de la imposibilidad de avanzar con las reformas "sin un sinceramiento sobre la mesa ni una concertación de políticas entre el oficialismo y la oposición".

Saín se encargó en los últimos días de dar a conocer su intención de que los proyectos reformistas no ingresen a la Legislatura a través de la Cámara alta —donde el justicialismo tiene mayoría— sino que pasen por el tamiz inicial de Diputados, donde predomina el opositor Frente Progresista.

Los ánimos venían caldeados en función de las imputaciones del funcionario a legisladores por una supuesta protección a narcotraficantes. Y hace una semana, a modo de respuesta, senadores provinciales (del propio peronismo y la UCR) ensancharon la grieta que los separa con el ministro.

"Hay una sensibilidad muy particular de parte de varios legisladores y nos parece, como gobierno, que es necesario subir un escalón de calidad. Aprovechando ese ánimo de colaboración, les proponemos crear una comisión bicameral de control de la seguridad pública. Creemos en la cogestión", retrucó el funcionario durante su exposición virtual.

No obstante, Saín endureció su discurso: "No se hace control legislativo a través de folletos de prensa sino metiéndose adentro de las instituciones, poniendo los piecitos en el barro".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario