Julio De Vido

El Frente para la Victoria denunció una "cacería política" y decidió no bajar al recinto

Una vez que el oficialismo consiguió los números para expulsar a De Vido, el kirchnerismo optó por no participar del debate con acusaciones a Macri

Jueves 26 de Octubre de 2017

Después de un largo debate que se extendió dos días, el bloque del FpV decidió no participar de la sesión de Diputados que ayer votó el desafuero de Julio De Vido. "Se trata de un plan de persecución a opositores, instrumentado por jueces que reciben órdenes del Poder Ejecutivo", argumentó Héctor Recalde, titular del primer bloque opositor de la Cámara baja.

El anuncio oficial, que se concretó en el tercer piso del Palacio, llegó sobre el horario mismo del inicio de la sesión de ayer, 11.30. Cuando en el FpV confirmaron que el oficialismo conseguía los votos necesarios (dos tercios de los diputados presentes en la sesión) y que el bloque peronista había perdido la capacidad de bloquear la votación, decidieron no bajar al recinto, para "no prestarse al circo", señaló Rodolfo Tailhade; o porque se trató de la decisión que "más consenso tuvo", confesó un diputado que participó del debate, a este cronista.

De los 67 miembros del bloque del FpV, sin embargo, hubo seis que optaron por participar de la sesión y votar con Cambiamos, contra De Vido. Fueron tres sanjuaninos del sector opuesto al gobernador Luis Gioja (presidente del PJ, también diputado, y que ayer tomó la conducta mayoritaria del bloque).

También optaron por votar a favor del desafuero las diputadas del FpV Mirian Gallardo y Ana María Llanos, de Tucumán y Chubut respectivamente. Por último, Emilia Soria, del FpV Río Negro también se sentó en su banca y argumentó unos pocos minutos su voto favorable. Los seis diputados del FpV que tomaron una actitud distinta a la del bloque, de todos modos, tuvieron contacto permanente con sus pares. Soria incluso agradeció al bloque "que comprendió y aceptó su actitud".

Desde ya, el FpV vivió ayer una encrucijada; cualquier actitud que tomara era perdidosa. La decisión de no bajar al recinto, y evitar la explosión de chicanas y enfrentamientos que inevitablemente se producirían, estuvo en línea con la actitud del propio Julio De Vido, que minutos después negoció entregarse ante el juzgado, buscando evitar la foto de la detención.

Tailhade habló de "cacería judicial, van por todos nosotros", y calificó de "vergonzosas y falsas las acusaciones que pesan sobre Julio De Vido". Destacó, además, que los juzgados que actuaron contra el ahora exonerado diputado tomaron como fuente de información al sitio web "el rincón del vago", que acumula documentos para uso de quienes prefieren copiar información, y no investigar.

Acompañado por una veintena de diputados, Recalde se quejó de las "violaciones manifiestas de la Justicia respecto del blanqueo —se cambió por decreto el acceso de los familiares—, respecto del pedido del FpV (en especial de la ex presidenta Cristina Kirchner) sobre que se investigue toda la obra pública, y sobre los casos del Correo Argentino y de la empresa constructora Odebrecht", entre otros.

Los diputados del FpV denunciaron también la ofensiva ilegal sobre la persona de Milagro Sala, que volvió a prisión a pesar de contar con una resolución favorable —a prisión domiciliaria— de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos; y de la ofensiva sobre la jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó, acosada directamente por el presidente de la Nación que hace público su vocación de removerla, aunque no esa posibilidad no esté dentro de sus atribuciones.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario