Cristina Fernández de Kirchner

Cristina aseguró que Alberto no es títere y que hay funcionarios del gobierno que "no funcionan"

La vicepresidenta hizo estás afirmaciones en una extensa carta que publicó en su sitio web personal, donde habló de los 10 años del fallecimiento de Néstor Kirchner y del gobierno de Alberto, entre otras cosas.

Lunes 26 de Octubre de 2020

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner publicó este lunes una extensa carta en la que analizó la actualidad económica del país, señaló que la “economía bimonetaria” es hoy el problema “más grave” de la Argentina y también habló de la situación del presidente Alberto Fernández, de quien dijo que "no es un títere", y sostuvo que hay "funcionarios del gobierno que no funcionan".

“El problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país”, señaló la ex mandataria. En esa línea, planteó que la solución será imposible “sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina”.

En la carta, titulado “A diez años sin él y a uno del triunfo electoral: sentimientos y certezas” y que publicó en su sitio web personal, empieza hablando de la gravedad del impacto económico y el contexto de incertidumbre generado por la pandemia de coronavirus. Luego, enumera tres certezas políticas en torno al gobierno que dirige Alberto Fernández.

Primera certeza

La primera de esas “certezas” gira en torno a las críticas de los poderes “económicos y mediáticos” al gobierno de Alberto Fernández y a la gestión que encabezó ella y que finalizó en 2015. En ese marco, Cristina reconoce que durante su gestión gran parte de la sociedad cuestionó sus “formas” y su falta de diálogo.

Sin embargo, remarcó que el actual presidente sigue siendo criticado a pesar de su “diálogo con distintos sectores”, su “contacto permanente con los medios de comunicación cualquiera fuera la orientación de los mismos” y su “articulación con todos y cada uno de los sectores del peronismo”.

Embed

“A esta altura ya resulta inocultable que, en realidad, el problema nunca fueron las formas. En realidad, lo que no aceptan es que el peronismo volvió al gobierno y que la apuesta política y mediática de un gobierno de empresarios con Mauricio Macri a la cabeza, fracasó”, disparó la vicepresidenta. También reconoció “desaciertos” en la gestión y “funcionarios y funcionarias que no funcionan” en la gestión que encabeza Alberto Fernández.

Segunda certeza

La segunda certeza, de acuerdo a su carta, pretende desmentir a quienes sostienen su gran influencia sobre el Gobierno nacional. “El sistema de decisión en el Poder Ejecutivo hace imposible que no sea el Presidente el que tome las decisiones de gobierno”, enfatizó.

En tono irónico, dijo que como sus detractores “se quedaron sin la excusa de las formas” ahora apelan a la disputa interna de poder. A su vez, señaló que son “poco creativos” porque “el relato del ‘Presidente títere’ lo utilizaron con Néstor respecto de Duhalde, conmigo respecto de Néstor” y, ahora, con Alberto respecto de ella.

"Después de haber desempeñado la primera magistratura durante 2 períodos consecutivos y de haber acompañado a Néstor durante los 4 años y medio de su presidencia, si algo tengo claro es que el sistema de decisión en el Poder Ejecutivo hace imposible que no sea el Presidente el que tome las decisiones de gobierno", desmenuzó Cristina.

"En la Argentina el que decide es el Presidente. Puede gustarte o no lo que decida, pero el que decide es él. Que nadie te quiera convencer de lo contrario. Si alguien intentara hacerlo, preguntale que intereses lo o la mueven", escribió como segunda certeza y a modo de conclusión.

>> Leer más: Cristina afirmó que los problemas con el dólar no tienen solución "sin un acuerdo que abarque a todos los sectores"

En ese mismo escrito, la ex mandataria también refuta a quienes la acusan de estar motivada por el "rencor" o la "venganza". “Nunca nos movió el rencor”, señaló y a, lo fundamentó en el hecho de que por “responsabilidad histórica con el pueblo” decidió armar una coalición con quienes la criticaron durante su gestión, con quienes “prometieron cárcel a los kirchneristas en actos públicos” y hasta con quienes “escribieron y publicaron libros” en su contra.

También cargó contra quienes aseguran que lo único que busca la vicepresidenta es hacer caer las causas judiciales en su contra. En ese sentido, afirmó que lo único que busca “es el correcto funcionamiento de las instituciones” y el correcto funcionamiento del "Estado de Derechos que se llevaron puesto para proscribir a los líderes populares”.

“Sin ir más lejos, miren Bolivia. Nada menos que la OEA dirigió un Golpe de Estado diciendo que había habido fraude en las elecciones presidenciales del año pasado. El resultado de las recientes elecciones en ese país hermano, me eximen de mayores comentarios. Y después dicen que el Lawfare no existe”, argumentó.

Tercera certeza

En el tercer punto, Cristina detalló que cuando terminó su gestión el 10 de diciembre de 2015, la Argentina estaba "desendeudada" y que el FMI al que "le debíamos desde el año 1957 era sólo un recuerdo de los mayores de 21 años". Que los pagos de la deuda reestructurada en el 2005 y en el 2010 se llevaban a cabo "con normalidad y sin recurrir a nuevo endeudamiento" y que el perfil de vencimientos para los años subsiguientes era más que "sostenible".

También resalta que "la desocupación era del 5,9%, los salarios y las jubilaciones -tomadas en dólares- eran las más altas de América Latina y la cobertura previsional había superado con creces el 90% de la población. La inflación, medida por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, no superaba el 25% anual".

Además resalta que la escasez de dólares -por las restricciones externas- o la excesiva demanda de dicha moneda, que surgió después de "haber soportado 6 corridas cambiarias motivó la regulación cambiaria que los medios hegemónicos bautizaron cepo”. Esa regulación establecía un tope para la compra de dólares para ahorro que "era de USD 2.500 por mes. Si la analizamos con perspectiva, la restricción no sólo era razonable, sino que daba cuenta del nivel del poder adquisitivo de ciertos salarios de la época. Muchos compraban dólares y muchos compraban el tope mensual".

Y en ese sentido se preguntó ¿quién podría hoy acceder a esos USD 2.500 para ahorrar mes a mes? Casi nadie. Sin embargo, por haber establecido dicha restricción cambiaria, nuestro gobierno fue atacado día a día por los medios hegemónicos. Un ataque sistemático que hasta incluyó movilizaciones convocadas por la oposición política y fogoneadas por aquellos mismos medios".

Con la asunción de Mauricio Macri como presidente de la Nación, las políticas del país dieron un giro de "180 grados y se inauguró una gestión de gobierno conducida por empresarios que receptó en sus políticas públicas todas y cada una de las demandas de los distintos factores de poder económico de la Argentina, incluido su alineamiento acrítico en materia de política exterior. Apenas asumió liberó la cuenta capital, eliminó la regulación cambiaria -levantó el “cepo”- y decidió la apertura indiscriminada de importaciones dando inicio al período de endeudamiento más vertiginoso del que se tenga memoria y que culminó con un inédito préstamo para los argentinos y para el mismísimo FMI de 44 mil millones de dólares, destinado a financiar la campaña electoral para la reelección de Mauricio Macri como presidente".

Macri terminó su gobierno con "una deuda impagable", con una "desocupación rondando los dos dígitos, con salarios y jubilaciones por el piso, con tarifas dolarizadas e impagables y con una inflación muy superior al 50%".

También reestableció el denominado "cepo cambiario pero con una restricción mucho mayor: sólo podían comprarse para ahorro USD 200 por mes -menos del 10% de aquellos tan cuestionados USD2.500-". Por si esto fuera poco, destacó que, después de cuatro años, "el gobierno de los empresarios y de la derecha argentina, disparó al infinito el problema de la restricción externa, al endeudar a la Argentina como nunca nadie lo había hecho antes".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS