Policiales

Un policía detenido por el crimen de un chico en una fiesta callejera

Lo vieron disparar en medio de un incidente el 1º de enero en Entre Ríos y Centenario. Una bala de su arma mató a un adolescente de 16 años.

Miércoles 06 de Enero de 2016

Un policía de la brigada motorizada de la Unidad Regional II fue detenido ayer acusado de efectuar los disparos que terminaron con la vida del adolescente Brandon Cardozo, de 16 años, quien el 1º de enero participaba de una celebración callejera en Entre Ríos y Centenario. Según pericias preliminares, una bala hallada en la nuca de la víctima sería compatible con el arma reglamentaria del empleado policial, quien ya fue separado de su cargo y hoy será imputado en Tribunales de homicidio calificado por el uso de arma de fuego y agravado por su condición de policía.

El relato de un policía de franco que fue testigo directo del hecho determinó que la fiscal Marisol Fabbro librara el lunes una orden de detención contra el suboficial de la Unidad Motorizada Emiliano Martín G., quien fue hallado en su casa durante un allanamiento realizado en Grandoli al 4900. En el lugar se secuestraron elementos que podrían ser utilizados para fundamentar la acusación en su contra.

Fiesta y gresca. Brandon Cardozo tenía 16 años. Según el relato de testigos el 1º de enero estaba con un primo y se plegó a un centenar de jóvenes en las inmediaciones de Entre Ríos y Centenario donde todos continuaron la celebración del año nuevo luego de la suspensión de una fiesta convocada por Facebook que se iba a realizar en la esquina del club Tiro Suizo.

Aunque las primeras versiones hablaron de que existió una discusión previa que originó la balacera y alguien le disparó al chico desde un auto, las evidencias que recogió hasta el momento la fiscalía no ubican a la víctima en ninguna situación conflictiva anterior a su muerte.

Algunos testigos manifestaron que todo comenzó con una gresca de botellazos que terminó cuando dos personas jóvenes y de camisas floreadas la arremetieron a los tiros contra la multitud. En ese marco Brandon recibió el disparo mortal.

Tiros. De acuerdo a las actuaciones de una Patrulla de Intervención Urbana (PIU), a las 4.30 de la madrugada se originó una pelea en medio de la calle durante la fiesta en la que estaba presente -franco de servicio- el suboficial G., quien esgrimió su arma reglamentaria y comenzó a disparar.

Brandon habría quedado en medio de la confusa situación y como correlato directo de los disparos recibió un impacto en el cráneo de un proyectil calibre 9 milímetros, compatible con las armas de la policía provincial.

El adolescente quedó tendido en Centenario al 1300 y fue trasladado de urgencia al hospital Roque Sáenz Peña, donde llegó muerto como consecuencia de las gravísimas heridas que le causó una bala que le ingresó por el mentón y quedó alojada en la nuca.

En rueda de prensa, y al explicar la secuencia previa a la detención del suboficial, la fiscal dijo que "otro policía que se encontraba en la fiesta presenció cuando el hombre efectuaba los disparos. A las 48 horas se enteró de que había fallecido una persona y voluntariamente contó su versión en la División Judiciales de la Unidad Regional II", confirmó la funcionaria sobre el dato que abrió la pesquisa.

Evidencias. La funcionaria echó luz sobre otro indicio que resultaría vital para esclarecer el hecho. "Las pericias balísticas dieron resultado positivo respecto de la prueba testigo y el cotejo con el arma. Trascendió que Brandon tenía una herida con orificio de salida, pero la bala le quedó alojada y se pudo recuperar. Es una 9 milímetros del arma reglamentaria, teflonada con la punta color azul, como otras secuestradas en el lugar".

La fiscal confirmó que al momento de ser detenido, en el domicilio del suboficial se secuestraron prendas cuyo color y características coinciden con las descriptas por varios testigos como las que vestía al momento de efectuar los disparos.

También se encargó de aventar cualquier especulación acerca de que Brandon pudo participar de una pelea. "Era un buen chico, que jugaba al fútbol y llegó a la fiesta invitado por un primo", recalcó.

El adolescente asesinado vivía a unas diez cuadras del lugar donde lo mataron, en la intersección de las calles Vuelta de Obligado y Savio.

Respecto del testigo que colaboró con la investigación, la fiscal valoró que se trata de otro policía de la Brigada Motorizada. Finalmente Fabbro informó que el acusado será imputado hoy en Tribunales por el delito de homicidio calificado por la utilización de arma de fuego, agravado por su condición de empleado de una fuerza de seguridad.

Apartado. Ante la gravedad del caso, desde el Ministerio de Seguridad de Santa Fe dispusieron el inmediato apartamiento de la fuerza del efectivo sindicado como homicida, al tiempo que avanzarán en pedir su exoneración. Así lo anunció ayer el secretario de Control de Fuerzas de Seguridad de la provincia, David Reniero, quien advirtió que la medida será una "característica de la gestión".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario