POLICIALES

Un imputado por el crimen de Facundo Contreras en una bajada de Granadero Baigorria

"Lo mató de onda porque no le tenía bronca", dijo un testigo reservado sobre Gastón M., el detenido como autor del crimen

Lunes 01 de Marzo de 2021

Facundo Contreras se había reunido con amigos en una bajada al río de Granadero Baigorria. Había cinco autos en fila, con la música alta, cuando pasó un Renault Clio desde el que comenzaron a disparar. Algunos chicos corrieron, otros se tiraron al piso o a la barranca. Facundo, recién llegado a su casa luego de residir un año en Brasil, recibió un tiro en el pecho y murió. La investigación sobre un Clio baleado días más tarde condujo a quien el sábado fue imputado como autor del crimen. “Lo mató de onda porque no le tenía bronca ni le habían pagado para matarlo”, dijo un testigo reservado.

Facundo tenía 25 años y era estudiante del último año de nutrición. Vivía con su familia a pocas cuadras de donde lo mataron el 26 de diciembre pasado sin que existiera un conflicto previo con él. Su muerte motivó movilizaciones barriales y reactivó reclamos de vecinos por la reiteración de episodios delictivos en la ciudad. Gastón Ezequiel M., apodado “Gastoncito” o “Guachín”, fue imputado el sábado como autor de un homicidio agravado y la portación ilegal de un arma. La jueza María Trinidad Chiabrera lo dejó en prisión preventiva por 45 días.

De la investigación queda claro que el ataque no estaba dirigido a Facundo. Según testimonios citados por el fiscal, los agresores buscaban al hijo de un vendedor de drogas de la zona o a un amigo de éste. Gastón M. fue detenido la semana pasada por la Tropa de Operaciones Especiales tras los allanamientos a dos viviendas de Quito entre Montevideo y La Paz de Baigorria. El posible trasfondo narco, ajeno a la víctima, asoma además en el hallazgo de una planta de marihuana y una balanza en la casa del detenido, por lo que se dio aviso a la Justicia federal.

>>Leer más: Tomaba cerveza con amigos junto al río y lo mataron de un tiro desde un auto

El crimen ocurrió en la bajada Formosa, una calle cercana al camping municipal de Granadero Baigorria que termina en un muelle precario al Paraná. Era habitual que jóvenes del barrio se reunieran allí a tomar cerveza o disfrutar del río. Facundo vivía con su familia a tres cuadras de allí. Sus amigos contaron que esa tarde iban a juntarse en una casa con pileta pero la fiesta se desactivó y por eso se encontraron en la bajada a partir de las 19.30. Otros jóvenes se acercaron al ver las historias de Instagram de los demás.

Así se generó una fila de cinco autos sobre la barranca. Facundo había ido con un amigo que abrió el baúl de su Peugeot 207 para escuchar música. Cuando ya había oscurecido, a las 21, un Renault Clio descendió por la bajada, dio la vuelta en U y el acompañante empezó a tirar “múltiples disparos” con una pistola 9 milímetros, varios al aire. Facundo no alcanzó a correr y un disparo le atravesó el pecho. Lo llevaron en el auto al Hospital Eva Perón y murió por una hemorragia masiva de tórax.

“Escuché un disparo pero pensé que era un cohete. Después escuché alrededor de diez disparos más y vi que todos se empezaron a tirar al piso y a correr para todos lados”, dijo uno de los jóvenes que se animó a perseguir el auto de los atacantes. Lo describió como un Renault Clio con portaequipaje y vidrios polarizados. Lo siguió hasta Formosa y la avenida San Martín, donde el Clio dobló hacia Capitán Bermúdez y lo perdió de vista. Alcanzó a advertir que tenía una patente antigua pero no distinguió letras ni números.

>>Leer más: Reclamos tras el crimen de un joven en Granadero Baigorria

A partir de comentarios en redes sociales la investigación dio con el dato de que el autor de los disparos se llamaría Gastón, “que sería de la banda del Fino y del barrio Salsi” (Salsipuedes), con detalles de su perfil de Facebook. Otro comentario recurrente fue que los atacantes buscaban al “hijo de un narco de nombre de Daniel”, también consignado como “un traficante de Baigorria”, o bien a un joven que estaba en el grupo de amigos y “vendería droga”.

Más datos

El 13 de enero, el jefe del Comando Radioeléctrico de Baigorria recibió el dato de que en el barrio Nuestra Señora de la Paz circulaba un Clio gris con la luneta estallada. El vehículo fue ubicado ese día en Lima y Asunción. El auto de tres puertas tenía siete orificios de bala en el cristal trasero, el parabrisas delantero y las puertas. El conductor, un amigo del ahora imputado por el crimen, fue interrogado y se supo que en un episodio posterior el auto “fue baleado por tres masculinos a bordo de un Audi en la autopista Rosario-Santa Fe”.

En un gabinete de la puerta derecha se encontró una vaina 9 milímetros con la inscripción FLB 2017 y en el asiento trasero, detrás del conductor, otra con el detalle FLB 2015. La pericia balística arrojó que esas dos vainas halladas en el auto y la que fue recuperada en la escena del crimen de Facundo habían sido disparadas por la misma pistola.

>>Leer más: Granadero Baigorria: "Queremos que dejen de matar vecinos"

En este contexto, la principal evidencia que citó el fiscal contra M. es la declaración de un testigo de identidad reservada. Contó que una noche de fines de diciembre vio que se acercaba caminando “Gastoncito” o “Guachín”. Lo notó agitado y asustado. “Ahora vengo, me mandé una cagada”, le dijo, y según el testigo entró a su casa de Baigorria a cambiarse de ropa. Luego le confió que “le había dado un tiro a un chico en la bajada Formosa. Se asustó porque el chico se paró, se tocó, él pensó que le iba a disparar y por eso le disparó primero”.

Según ese testimonio, M. nunca aclaró qué estaba haciendo en la bajada Formosa, “sólo contó que lo mató «de onda» porque no le tenía bronca ni le habían pagado para matarlo”. El testigo añadió que el acusado siempre andaba armado custodiando un domicilio y que más adelante le dijo: “Fijate, fijate que salió en el informativo. Maté a un tal Facundo Contreras”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS