Policiales

Triple crimen en Empalme Graneros: el vínculo narco del joven acribillado a balazos junto a su familia

Los investigadores sospechan que el cruel ataque en el que murieron una pareja y su beba de un año y medio fue consecuencia de la relación con el narcotráfico del joven asesinado anoche en Génova y Cabal.

Lunes 17 de Febrero de 2020

Los vecinos de Empalme Graneros quedaron en shock al enterarse que una pareja joven y su beba de un año y medio fueron anoche acribillados a balazos. El ataque, que según los testigos fue perpetrado por sicarios que dispararon una ráfaga de ametralladora desde un auto, sacudió al barrio por la violencia y crueldad de la balacera.

Murieron Florencia Naomi Corvalán, de 21 años, quien recibió ocho impactos de bala en el pecho, y su pequeña hija, Chelsi Albornoz, que fue herida en la cabeza. El padre, Christopher Nahuel Albornoz, fue llevado primero al Hospital Alberdi y, por la gravedad de sus heridas, trasladado al Clemente Alvarez, donde falleció.

Según informó la Fiscalía, la balacera se registró en Génova y Cabal, por donde la familia pasó a bordo de una moto y fue alcanzada por un auto desde el que le dispararon a mansalva. Sorprendió la ferocidad del ataque, el Gabinete de Criminalística de la policía recogió en el lugar del hecho diez vainas calibre 9 milímetros.

triple crimen01.png

Los investigadores sospechan que se trató de un crimen por encargo vinculado con la disputa por el territorio de bandas narco que operan en la zona norte de la ciudad. Y es así porque el hombre asesinado es hijo de Miguel Angel Albornoz, alias “Caracú”, a quien sindican como el primer cocinero de cocaína de la ciudad.

>> Leer más: Triple crimen en Empalme Graneros: acribillaron a balazos a una pareja y a su beba de un año y medio

Cracú Albornoz, un narcotraficante de la zona oeste con causas abiertas por venta de estupefacientes y portación de armas. En abril de 2019 se desbarató la banda que lideraba, una organización dedicada a la producción y comercialización de droga, que regenteaba una cocina y kioscos en un amplio sector de la zona noroeste de Rosario.

El operativo en el que cayó Caracú incluyó más de 17 allanamientos con 10 detenidos, incluido el cabecilla del grupo. Los operativos se desplegaron en viviendas de los barrios Industrial, Empalme Graneros, Fisherton y en Granadero Baigorria. Hubo secuestro de droga, armas, vehículos, y hasta precursores químicos para estirar droga.

El apodo Caracú empezó a sonar entre los pesquisas como uno de los narcos que manejaba los búnkers en la zona noroeste de la ciudad, con protección policial. Lo ubican como enemigo íntimo de otros pesados de Empalme Graneros, Ludueña y Larrea, como los asesinados Ariel “Gitano” Luraschi y Roberto “Tuerto Boli” Padilla.

Los investigadores de la exPolicía de Investigaciones, (PDI) recabaron pruebas que revelaron que la banda había sido responsable de varios hechos violentos que derivaron en cruentas balaceras y crímenes sangrientos. Tras la desarticulación de “La banda del Caracú” se desató una guerra por dominar la zona donde operaba.

Caracú también fue mencionado en la investigación del asesinato de un adolescente de 16 años registrado en febrero de 2017, en una presunta pelea entre "soldaditos" de distintas facciones de la banda narco, hecho por el que un joven fue detenido poco tiempo después.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario