Policiales

Procesan a un policía que ejecutó a un joven ante testigos en zona oeste

El policía Marcelo Galmarini salió en su propio a auto a buscar al ex novio de su hija para increparlo y exigirle que dejara de molestar a la chica. El joven, que en ese momento tenía 16 años, iba en moto con su hermano mayor, Pablo Antonio Espíndola, Rusito como lo decían en el barrio. En Uruguay y Magallanes...

Jueves 03 de Enero de 2008

El policía Marcelo Galmarini salió en su propio a auto a buscar al ex novio de su hija para increparlo y exigirle que dejara de molestar a la chica. El joven, que en ese momento tenía 16 años, iba en moto con su hermano mayor, Pablo Antonio Espíndola, Rusito como lo decían en el barrio. En Uruguay y Magallanes, el efectivo de la Patrulla Urbana les cerró el paso con su vehículo. La discusión comenzó fuerte y terminó mucho peor. El uniformado desenfundó su arma reglamentaria, le asestó un culatazo en la cabeza a Espíndola y después lo fusiló con un tiro en la frente.
  “Mataste a mi hermano”, le gritó entonces el otro chico, a lo que el policía le respondió: “Tomátelas porque a vos también te voy a pegar un tiro”. En base a esa reconstrucción, la jueza Alejandra Rodenas dictó el procesamiento del efectivo policial por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Si esa acusación quedara firme y Galmarini fuera declarado culpable en el trámite del juicio recibiría una pena de prisión de 10 a 25 años.
  La magistrada elaboró su dictamen en base a los dichos coincidentes y “concatenados” de doce testigos, entre ellos el hermano de la víctima, que vieron al agente no sólo discutir con el joven sino también descerrajarle un balazo a corta distancia y a quemarropa. También tuvo en cuenta las pericias balísticas practicadas al arma del suboficial y al casquillo levantado en el lugar del episodio, que pertenecía a la bala que mató al muchacho.
Estupor barrial. El crimen del Rusito Espíndola causó conmoción en el populoso barrio Fonavi de Seguí y Rouillón. Ante lo que para muchos fue un asesinato a sangre fría, vecinos y allegados al muchacho se movilizaron en reclamo de justicia y para denunciar maniobras de protección que habría recibido el imputado por parte de sus compañeros de fuerza.
  Ocurrió el 24 de mayo de 2007, a las 12.30 del mediodía, ante un montón de personas. El proyectil que salió de la pistola Hi Power reglamentaria de Galmarini destruyó la masa encefálica de Espíndola, quien al día siguiente falleció en el Hospital de Emergencias. Los padres del joven decidieron su momento donar los órganos.
  Durante la etapa de instrucción de la causa judicial se estableció en grado de probabilidad que Galmarini, quien hasta el momento no abrió la boca en Tribunales, estaba sumamente molesto por la relación que su hija adolescente tenía con Gustavo, hermano menor del Rusito. De hecho, ese noviazgo había terminado, pero al parecer el chico quería retomarlo. Aquel día Gustavo y la chica se cruzaron y las versiones se bifurcan.
  Según consta en el expediente, el adolescente le propuso a la chica seguir juntos “a escondidas”, propuesta que la piba descartó “porque sus padres se enterarían igual”. Por el lado de la joven se dijo que Gustavo la habría agredido físicamente cuando ella lo rechazó. Lo que sí se probó hasta el momento fue que el papá de la adolescente salió a buscar al muchacho en su auto particular por distintas calles del Fonavi. También que vestía uniforme reglamentario. A esa hora, Gustavo iba en moto con Rusito al mando.
  El encuentro fue en Uruguay al 5.900. El policía cruzó su vehículo para forzar la detención de la moto y descendió para increpar a los jóvenes. Uno de los testigos citados por la jueza en su resolución, describió la escena. “¿Por qué no dejás de molestar a mi hermano”? le preguntó Rusito, a lo que el policía respondió: “Porque él no la deja tranquila a Micaela”. Así comenzó un forcejeo con Galmarini esgrimiendo su arma y aplicándole un culatazo en la cabeza al muchacho, quien alcanzó a lanzar una piña. “Ambos se desestabilizaron y cuando se repusieron nuevamente, y estando uno en frente del otro, el policía le apuntó a la cabeza y le pegó un tiro”, concluyó.
El antecedente. En febrero de 2001, el cabo Galmarini fue acusado junto a otro policía de la ejecución de dos hombres en Circunvalación y Uriburu. Resultó procesado por los homicidios de Esteban Cabral y Rubén Ortega por la jueza María Luisa Pérez Vara. Pero el juez de Sentencia Nº 1, José María Casas, consideró que ambos actuaron en cumplimiento del deber y legítima defensa y los absolvió. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario