Policiales

Piden 25 años de prisión para un joven por un crimen

Lo acusan de haber matado a Carlos Escobar el 26 de diciembre de 2015 y frente a su familia. El abogado dijo que es inocente y que los autores están libres.

Jueves 24 de Mayo de 2018

Carlos Escobar debía regresar a prisión tras una salida transitoria pero lo mataron en el camino. Iba a tomar el colectivo con sus familiares cuando apareció una moto y el acompañante le vació un cargador por la espalda. Un yerno de la víctima también resultó herido. Por ese crimen de fines de 2015 comenzó a ser juzgado ayer Franco Elías Duarte, detenido un mes más tarde, y para quien pidieron 25 años de cárcel.

El juicio arrancó ante los jueces Román Lanzón, Gonzalo López Quintana y Carlos Leiva. "Yo soy inocente. No tengo nada que ver y espero que se haga justicia", declaró el acusado de 23 años. Los testigos lo mencionan como "Patatán", aunque él niega tener ese apodo. Fue detenido a fines de enero de 2016 y entonces negó ser la persona buscada. "En casa somos cuatro y todos católicos. Mis ideas no me permiten matar. El quinto mandamiento es claro: no matarás", dijo en la audiencia.

Duarte llegó detenido al juicio oral y el fiscal Adrián Spelta, de pie y frente a una pantalla con una imagen del lugar, narró el ataque ocurrido el 26 de diciembre de 2015 en el barrio La Cerámica en base a los relatos de varios testigos.

La acusación

Escobar tenía 31 años y le decían "Costilla". Ese día debía regresar a prisión tras visitar a su familia. Cumplía una condena en Coronda por robo calificado por el uso de arma de fuego y gozaba de salidas transitorias. A a los 15 años había participado junto con un cómplice del resonante crimen del repartidor de fiambres Rubén Cuassolo, ocurrido en barrio La Cerámica en septiembre de 1997.

El fiscal contó que alrededor de las 20 Escobar caminaba por Siripo al 1400 hacia la parada del colectivo. Lo acompañaban su esposa y sus hijas de 2 y 8 años. Una hija mayor de la mujer junto a su marido, Jonatan V., quien empujaba un cochecito con el bebé de ambos, de 6 meses, y una pareja de vecinos.

Todos contaron que al llegar al cruce con Anchorena apareció una moto Honda Tornado blanca y negra con dos ocupantes vestidos de negro y cascos. El conductor fue identificado con nombre y apellido pero está prófugo. Duarte, dijeron, bajó de la moto y le disparó a Escobar, quien alcanzó a desprenderse de la nena en brazos antes de empezar a correr. "Le vació el cargador", dijo el fiscal.

La víctima recibió cuatro tiros por la espalda y murió a los dos días. El yerno de su esposa fue herido. "Fue un milagro que solamente hiriera a dos personas", consideró Spelta. Los gritos convocaron a más familiares de la víctima a esa esquina y el conductor de la moto huyó.

El tirador quedó solo en la escena e intentó escapar, pero familiares de Escobar lo atraparon, le quitaron el arma y el casco, lo tiraron al suelo y lo golpearon. Hasta que la novia y una hermana del atacante irrumpieron con palos y piedras y lograron rescatarlo. Al día siguiente el agresor regresó y recuperó el arma bajo amenazas de incendiar una casa. En ese marco, Spelta acusó a Duarte como autor de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego, otro en tentativa y la portación del arma que no se secuestró.

El defensor Marcelo Argenti pidió la absolución de su cliente: "Se le enrostra un hecho que no cometió porque no estaba en el lugar". Dijo que su pupilo no tiene antecedentes penales, trabajaba en una cadetería y no le dicen "Patatán". "Los verdaderos autores aún no están detenidos", indicó.

Luego se abrió la ronda de testigos con la declaración de Jonatan V., el joven herido. "Él había salido con permiso y lo íbamos a acompañar a presentarse. Cuando llegó a la esquina ya empezaron los tiros. Disparaba Franco", relató.

La esposa de Escobar contó: "Mi marido se da vuelta para saludar y veo que viene una moto muy despacio. Uno con casco negro, otro con casco naranja. Le dije «ojo». El tira a la nena y sale corriendo cuando este muchacho empieza a los tiros". Y ante una pregunta del fiscal sobre las motivaciones del ataque arriesgó: "Será porque no lo querían en La Cerámica porque mi marido no quería a la gente que vendía drogas".

acusador. El fiscal Adrián Spelta llevó adelante la imputación de Duarte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});