Policiales

Perpetua para un hombre que asesinó a puñaladas a su ex mujer

El acusado aceptó la condena a prisión perpetua por el femicidio de su ex pareja cometido en 2016.

Sábado 07 de Abril de 2018

Carlos Javier Vignatti, un pequeño hacendado de 39 años afincado en el paraje La Brava (departamento San Javier), aceptó ayer en un proceso abreviado la condena a prisión perpetua por el femicidio de su ex pareja y madre de sus dos hijos, Paola Guadalupe Gómez, ocurrido en 2016.

"Presto mi consentimiento, estoy de acuerdo, pagaré mi error", dijo ayer a la mañana Vignatti ante la fiscal de San Javier, Rosana Marcolín; y los abogados querellantes Juan Sebastián Oroño y Alejandro María Otte, que representan a Héctor Arístides Gómez, padre de la víctima.

El abogado de Vignatti, Oscar Ferreiro, reconoció ante el tribunal: "No hay otra pena para mi defendido que la de prisión perpetua", y calilficór lo ocurrido como "un hecho trágico, muy doloroso y triste" en el que "se destruyó una familia". Además, dijo que "en esta violencia de género hay que escuchar a las mujeres ante la primera cachetada, el primer golpe" y así evitar que casos como el de Paola se repitan.

La referencia se condice con la acusación fiscal, en la que se pusieron en evidencia las denuncias previas por lesiones y medidas que Vignatti incumplió antes de que ocurriera el crimen en la casa que ambos compartieron y en la que también vivían sus hijos de 17 y 11 años, únicos testigos del episodio.

Si bien la defensa trató de explicar el acto criminal en la adicción al alcohol de Vignatti, quien "estuvo 13 días borracho", según su abogado, la Fiscalía recordó que "los hechos violentos registrados fueron únicamente contra Paola Gómez", quien tenía 35 años, y que Vignatti no tiene otro tipo de antecedentes.

Gómez trabajaba como auxiliar docente en escuelas de la zona donde residía y el 12 de noviembre de 2016 a las 16.40 Vignatti, de quien estaba separado y con prohibición de acercamiento a la mujer, llegó a caballo hasta la vivienda familiar y tras una acalorada discusión en el dormitorio la atacó con una cuchilla de 40 centímetros de hoja hasta matarla. "Pido perdón a los familiares, no lo hubiera hecho si no habría estado perdido", se excusó Vignatti.

Fueron sus hijos, ambos menores de edad, los que escaparon de la vivienda en busca de la policía cuando advirtieron que su padre había matado a la mamá. Tras cometer el femicidio, el agresor salió de la casa, se sentó en el patio con sus ropas ensangrentadas y resistió la actuación policial con un arma blanca, hasta que tras dos horas de negociación decidió entregarse.

Ahora sólo resta que los jueces Jorge Pegassano, Nicolás Falkenberg y Eduardo Pocoví convaliden el juicio abreviado y dictaminen la sentencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario