Policiales

Murió tras ser linchado como supuesto abusador

Un vendedor ambulante de 57 años, apuntado por abusar de una adolescente de 14 años en el barrio Santa Rosa de Lima de la ciudad de Santa Fe, murió ayer como consecuencia de los golpes recibidos una semana atrás, cuando un grupo de vecinos lo linchó y le incendió la vivienda.

Jueves 26 de Octubre de 2017

Un vendedor ambulante de 57 años, apuntado por abusar de una adolescente de 14 años en el barrio Santa Rosa de Lima de la ciudad de Santa Fe, murió ayer como consecuencia de los golpes recibidos una semana atrás, cuando un grupo de vecinos lo linchó y le incendió la vivienda. Fabio Santiago Borda fue atacado por "entre 10 y 12 personas que ingresaron a su casa antes de incendiarla" el pasado 18 de octubre, horas después de que en el mencionado barrio del oeste santafesino empezara a circular la versión de que una niña había sido abusada sexualmente.

Al respecto, el fiscal a cargo de la investigación por el crimen indicó ayer que su pesquisa no tiene apuntados, mientras que una semana atrás las fiscales Alejandra Del Río Ayala, Mariela Jiménez y Yanina Tolosa admitieron que Borda era el principal apuntado en su investigación aunque el linchamiento impidió que lo llegaran a imputar.

Rumor y venganza

La tarde del martes 17 de octubre una vecina del barrio Santa Rosa de Lima llamó al 911 y manifestó que su hija de 14 años había sido abusada sexualmente por un vecino. Ante ello las fiscales de la Unidad de Delitos de Género, Familia y Sexuales ordenaron que la adolescente fuera atendida en Hospital de Niños y comenzaron a buscar al sospechoso sindicado por los parientes de la nena. En rueda de prensa las fiscales indicaron que "no se lo detuvo porque no se tenía plena certeza" de que fuera él y que "se realizó un retrato hablado" del hombre apuntado.

Pero cuando la investigación se encaminaba hacia la detención de Borda, el jueves 18 unos diez o doce vecinos irrumpieron en su vivienda y lo atacaron ferozmente.

Borda residía en una modesta casa de Aguado y Moreno, en el extremo oeste de Santa Fe. Cuando en el barrio corrió el rumor del abuso estalló una espiral de violencia que lo apuntó como culpable y una horda se abalanzó sobre él pegándole trompadas, patadas e hiriéndolo con un arma blanca. Cuando Borda yacía inconsciente, prendieron fuego y huyeron.

"Esta persona (Borda) falleció a la noche (del martes). Para lo ocurrido en este caso se puede utilizar la figura de linchamiento. Diez o doce personas se metieron en la vivienda, según nos dijeron, y atacaron al dueño de casa. Luego prendieron fuego. El morador de la casa fue rescatado por personal policial alertado por el 911. Fue trasladado con vida, aunque siempre estuvo inconsciente", explicó el fiscal Iglesias.

Los médicos que atendieron a Borda en el Cullen constataron que presentaba severos traumatismos de tórax, de cráneo y de abdomen y múltiples heridas cortopunzantes. Fuentes tribunalicias destacaron que por la gravedad de las heridas que recibió el hombre nunca pudo ser imputado.

"Las fiscales quieren que quede claro que se repudia la venganza por mano propia. Es un mensaje muy grave hacia la sociedad. Eso no es justicia y genera más violencia. Las fiscales habían recabado sólidas evidencias en las primeras 24 horas de investigación, no sólo para imputar sino quizás para buscar un juicio oral y público, pero los vecinos que lo lincharon no dieron tiempo a que pudiera ser detenido y llevado ante un juez", explicó un vocero consultado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario