Policiales

Lo acribillaron a balazos cuando llegaba a su casa a bordo de un auto

Omar Mauricio Zalazar circulaba en un Citroën C3 cuando a metros de su casa fue atacado desde otro auto. Un balazo le perforó un pulmón.

Domingo 15 de Septiembre de 2019

En menos de siete días dos personas fueron asesinadas a balazos en un radio inferior a 100 metros, en el barrio Plata. El sábado 7 de septiembre la distribuidora de Oscar "Manco" García fue atacada a balazos por tres encapuchados. Cristian Beliz, de 25 años, recibió nueve balazos calibre 9 milímetros y murió. El dueño de la distribuidora fue herido con cuatro proyectiles en su espalda y continúa internado con un pronóstico pesimista sobre si podrá volver a caminar. En tanto, ayer a la madrugada sobre Lamadrid al 3700, a la vuelta de la distribuidora, un Citroën C3 color gris fue atacado con al menos cuatro balazos. Tres de ellos impactaron en la ventanilla del lado del conductor y el restante en la puerta. Omar Mauricio Zalazar, de 35 años, resultó alcanzado por un proyectil sobre el costado izquierdo del tórax que le perforó un pulmón. El hombre quedó inerte en el interior del vehículo. Y unas horas más tarde, un par de vecinos indicaron que Zalazar fue atacado desde un auto en movimiento.

El cuadrado delimitado por Lamadrid, Boman, Constitución y la cortada Catalina Mano parece no tener paz. En una semana la manzana en cuestión estuvo al menos tres veces en las portadas de la sección Policiales de los diarios. El sábado 7, por la brutal ejecución de Cristian Beliz frente a la distribuidora del "Manco" García, que según la investigación era el objetivo del ataque. El jueves pasado, un hombre de 50 años fue detenido frente a la distribuidora cuando pretendió acercarles a los parientes del "Manco" una nota en la que apuntaba al supuesto autor del ataque que colocó a García un paso de una silla de ruedas (ver aparte). Y la madrugada de ayer el asesinato de Zalazar, quien según confiaron fuentes de la pesquisa residía sobre calle Boman, a la vuelta de la distribuidora. Tras el brutal ataque, el Citroën C3 gris de la víctima impactó contra un árbol, que tiene una hamaca improvisada con una cubierta de bicicleta en la que juegan los pibitos del barrio.

Ayer a la mañana, el móvil policial 6625 posicionado en la bocacalle de Lamadrid y Constitución custodiaba la distribuidora de García, que funcionaba con normalidad. Alguno de los familiares del hombre herido el sábado anterior, entre ellos uno de los sobrevivientes de la balacera, se percataron de que un equipo de La Capital trabajaba en la zona. Consultados los policías sobre el dato geográfico del lugar en el que había terminado el Citroën de Zalazar, explicaron que lo desconocían y adujeron haber tomado la guardia ya por la mañana. "Hace rato que está esa cinta de peligro atada ahí", explicó uno de los uniformados. El Citroën de Zalazar había impactado a escasos 50 metros del lugar donde el móvil hacia la custodia.

"Mire, no sé dónde fue que quedó el auto que me pregunta, lo que si le puedo decir es que todos los quilombos por acá son por la distribuidora de a la vuelta en la que dos por tres se cagan a tiros", dijo una vecina de la cuadra. Luego, uno de los policías que estaba de consigna en el móvil 6625 se bajó, comenzó a caminar por calle Lamadrid y todo vecino que era tentado a hablar por el cronista de este medio no volvió a mencionar palabras. La sensación térmica en la zona era altísima por los hechos narrados anteriormente y por el contexto narcocriminal que los vecinos se han hartado de denunciar públicamente.

En la bocacalle

Según se pudo reconstruir por consultas a fuentes de la pesquisa, ayer alrededor de las 2 de la mañana Zalazar circulaba en un Citroën C3 cinco puertas color gris por inmediaciones de Lamadrid al 3700. Al pasar por la bocacalle de la cortada Catalina Mano el auto recibió una descarga de al menos cuatro balazos calibre 9 milímetros.

Informalmente, los pocos vecinos que pudieron hablar con la prensa referenciaron que el auto fue atacado desde otro vehículo del que no dieron precisiones. Lo concreto es que al menos tres balazos impactaron en la ventanilla del Citroën, que circulaba con el vidrio levantado.

Zalazar recibió al menos un disparo que le ingresó por el costado izquierdo del tórax, le perforó un pulmón y se desvaneció sobre el respaldo de su asiento. Agonizante, el hombre no pudo controlar el auto, que se cruzó de carril y terminó impactando contra un árbol pegado a un paredón de ladrillos huecos ubicado entre Constitución y Catalina Mano, a escasos metros de un pequeño santuario en honor al Gauchito Gil. El cuerpo quedó en el interior del auto, cuyos airbags se activaron por el impacto.

El cadáver fue remitido al Instituto Médico Legal (IML) para realizar la autopsia y determinar si no tenía otras heridas. En la bocacalle donde atacaron a Zalazar se encontraron vainas servidas y una ojiva deformada. Pero los investigadores no pudieron dar con testigos del hecho.

La investigación del asesinato de Zalazar quedó en manos del fiscal de la Unidad de homicidios Adrián Spelta, quien comisionó a personal de la Policía de Investigaciones (PDI) para que trabajara sobre el territorio y relevara la existencia de cámaras de videovigilancia.

Búsqueda de imágenes

Como se referenció en la crónica del asesinato de Béliz y las graves heridas que recibió el "Manco" García, en la esquina de Lamadrid y Constitución hay al menos cinco cámaras, entre ellas un domo. En ese lugar reside buena parte de la familia del dueño de la distribuidora. La duda sobre si las cámaras mencionadas graban está dada en que en la investigación sobre García y su gente le fueron secuestrados los equipos de DVR (grabador de video digital). Desde la Fiscalía se indicó que esos DVR les habían sido restituidos hace un mes pero se ignora si fueron reconectados.

El sábado 7, al ser requeridas las grabaciones, allegados a García habían sido reticentes a entregárselas a la PDI, lo que haría pensar que los DVR volvieron a grabar. También hay un domo público en Francia y Lamadrid, cuyos registros se analizan.

Si bien el fiscal Spelta se mostró cauto a la hora de declarar y dijo que "todas las hipótesis están abiertas", fuentes judiciales indicaron que se investigará si el asesinato de Zalazar está vinculado con los hechos de violencia recientes en la zona. Otras fuentes consultadas indicaron que Zalazar tenía prontuario abierto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS