POLICIALES

La distribuidora del Manco García, un escenario repetido para una escena de crimen

Manuel Lautaro Sández, de 19 años, fue identificado como el segundo hombre muerto a balazos el martes en Constitución al 5100, en barrio Plata

Jueves 22 de Julio de 2021

Progresivamente las piezas del puzzle investigativo del último ataque a balazos frente a la distribuidora de Oscar César “Manco” García van tomando forma. El hecho terminó con el doble crimen del panadero Gaetano Di Bartolomeo, de 62 años, quien recibió nueve balazos; y de Manuel Lautaro Sández, un pibe de 19 años identificado la tarde de este miércoles, quien estaba domiciliado en la zona de monoblocks de Monte Flores y México, en la zona oeste de la ciudad y a unas 70 cuadras de donde perdió la vida con dos balazos en la espalda y otro en la cabeza. Sobre él había una denuncia de averiguación de paradero emitida por la Fiscalía Regional el mismo día de su muerte.

El Manco García no solo es dueño de la distribuidora frente a la que fue ejecutado Di Bartolomeo, además es dueño de un un historial delictivo que lo situó como jefe de una asociación ilícita dedicada a la usurpación violenta de viviendas en la zona sur. Una causa por la que, en mayo de 2019, aceptó 3 años de prisión condicional. Cuatro meses más tarde García quedaría postrado en una cama y atado a una silla de ruedas luego de que recibiera cuatro balazos por la espalda el 7 de septiembre de 2019 cuando fue atacado en el interior de la distribuidora. En ese ataque fue asesinado Cristian Béliz, de 25 años. Por este doble ataque fue acusado Mauricio Laferrara, sobrino del Manco, considerado para la Fiscalía como un sicario de la banda de Esteban Lindor Alvarado.

>>Leer más: Un doble crimen sacudió a un barrio donde la violencia narco tiene escenario repetido

Este martes a las 8.50 el silbido de las balas alteraron la frágil tranquilidad de Constitución al 5100. A esa hora el panadero Di Bartolomeo, reconocido en el barrio como “Gringo” y dueño de una granja ubicada a cuatro cuadras del lugar, estacionó su Citroën C4 Elysée gris frente a la distribuidora. Apenas bajó, al menos dos hombres armados lo atacaron a balazos y nueve proyectiles dieron en su cuerpo. Una vecina lo trasladó al Hospital de Emergencias pero llegó sin vida. En segundos la cuadra fue escenario de un descomunal desbande. Según dichos de la fiscal Gisella Paolicelli, nadie vio en que vehículo llegaron los agresores pero sí que fugaron a la carrera y en distintos sentidos. Uno hacia pasaje Boman y el otro hacia Lamadrid, la esquina de la casa del Manco y el lugar donde varios hombres trabajaban en un camión estacionado frente a un portón que da a un campo lindero al Club Social y Deportivo Fábrica de Armas.

Tres escenas

Según los dichos de la fiscal el joven que corrió hacia calle Lamadrid intercambió disparos con personas que estaban en inmediaciones del camión estacionado. Los peritos hallaron allí vainas calibre 9 milímetros y 380. A 30 metros del cruce de Lamadrid y Constitución el muchacho cayó alcanzado por tres balazos. Al alrededor de su cuerpo había un número no precisado de vainas 9 milímetros. La fiscal confirmó que, a pesar de describirse una ataque con tres escenas distanciadas, no se secuestró ningún arma. “No descartamos que el ataque haya sido específicamente hacia él (por el panadero Di Bartolomeo), o quizás hacia alguien de su familia”, explicó sin mayores cabildeos la fiscal Paolicelli en el lugar del hecho. Una hipótesis colateral le agregaría a esa teoría que quien ideó el ataque quería golpear también al Manco García tirándole un muerto frente a su negocio.

image (69).jpg
Manuel Lautaro Sández tenía 19 años. Fue identificado sobre el mediodía del miércoles. Cayó muerto a la vuelta de la distribuidora. Testigos indican que cubría su fuga a balazos.

Manuel Lautaro Sández tenía 19 años. Fue identificado sobre el mediodía del miércoles. Cayó muerto a la vuelta de la distribuidora. Testigos indican que cubría su fuga a balazos.

Sobre calle Constitución, entre Lamadrid y Boman, hay diez cámaras de videovigilancia. Al menos cinco, entre ellas un domo, están ubicadas en una casa de la esquina donde reside buena parte de la familia del Manco García. Las otras cinco están en el depósito de bebidas ubicado en Constitución al 5100: cuatro en el frente del negocio y la restante cruzando la calle y enfocando el ingreso al depósito. Todas están en modo monitoreo ya que en el marco de otra investigación le fueron incautados los equipos de DVR (grabador de video digital) y sirven nada más que como monitores.

>>Leer más: La distribuidora del Manco García, a la sombra de un crimen con más de veinte tiros en barrio Plata

Hasta el mediodía de este miércoles la identidad del hombre ultimado tras el asesinato de Di Bartolomeo fue una incógnita. Treinta horas después de muerto Lautaro Manuel Sández fue identificado. Tenía 19 años y domicilio en México al 2500, una zona de la ciudad también atormentada por la violencia armada. Sobre su persona había una averiguación de paradero que data de la mañana del martes. Se desconoce pero existe la posibilidad de que cuando la familia del muchacho realizó la denuncia ya estuviera muerto. Según el alerta de búsqueda emitido por la Fiscalía Regional, Sández medía 1.70 metro, tenía tatuada una letra “E” en su brazo izquierdo y piercings en sus orejas. Cuando salió de su casa “el 20 de julio por la mañana” llevaba puesto un camperón largo negro y una gorra con visera color blanca. La fiscal indicó en la escena del crimen que alrededor del cuerpo del muchacho había vainas y siempre se refirió a él en potencial: “Podría ser uno de los atacantes”.

image (71).jpg
Constitución entre Lamadrid y Boman. La escena del doble crimen.

Constitución entre Lamadrid y Boman. La escena del doble crimen.

Un pesado en desgracia

Desde mediados de 2015 la identidad del Manco García comenzó a resonar con mayor vigor ligado a hechos armados y violentos en barrio Plata. Preferentemente en la zona de influencia de su distribuidora, ubicada en Constitución y Lamadrid, que otra vez quedó en el foco de la opinión pública. A García, de 49 años, se lo reconoce también por el apodo de “Gitano”.

El sábado 12 de febrero de 2019 fue preso por orden del entonces fiscal Gustavo Ponce Asahad por una serie de denuncias por amenazas de usurpación. Dos días después de caer en desgracia, el fiscal ordenó secuestrarle cuatro camiones, maquinarias de construcción y mercadería que estaban en un predio de 10 hectáreas linderos al club Fábrica de Armas custodiado por ocho cámaras. Tras la denuncia pública de un albañil vecino del lugar a mediados octubre de 2017, García respondió que tenía 32 cámaras vigilando su negocio e inmediaciones. El hombre había sido baleado por dos sicarios en moto en cuando iba en su auto por Lamadrid al 3300.

El albañil que denunció públicamente al Manco y debió irse del barrio quedó al resguardo del Programa de Protección de Testigos. García fue condenado en mayo de 2019 como líder de una asociación ilícita y por haber usurpado una vivienda en Oroño y Savio, venderla a precio vil y luego reclamar más plata mediante un tiroteo y amenazas. Entonces acordó una condena a tres años de prisión condicional.

>>Leer más: Brutal ataque sicario: mataron a un joven y dejaron heridos a tres hombres

García es cuñado de Jorge Laferrara, quien en el año 2000 fue condenado por la Justicia Federal a seis años de prisión por transporte de estupefacientes. Laferrara había sido detenido junto a Máximo Ariel “El Viejo” Cantero cuando transportaban 80 kilos de marihuana en el baúl de un auto desde la localidad de Itatí, Corrientes. Actualmente está preso cumpliendo una condena de 22 años y tres meses vinculada al homicidio de Agustín González, un chico de 15 años, en agosto de 2005.

Dos hijos de Laferrara _Miguel Angel “Lolo” y Mauricio “Mauri”_ están presos acusados de pertenecer a la banda de Esteban Lindor Alvarado. La mañana del sábado 7 de septiembre de 2019, cuatro meses después de ser condenado en un abreviado, un grupo comando atacó la distribuidora dl Manco asesinando con disparos de 9 milímetros a Cristian Beliz, un joven de 25 años, e hiriendo a García con cuatro balazos en la espalda que lo condenaron a una silla de ruedas. Por ese hecho, entre otros, está detenido “Mauri” Laferrara, sobrino del dueño de la distribuidora y señalado como uno de los sicarios de Alvarado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario