Banda Los Monos

La defensa de Los Monos desligó a sus clientes del crimen de Demarre

Dijeron que la acusación es arbitraria y recordaron que en un intento de juicio abreviado el fiscal sólo había pedido 7 años de prisión para "Guille" Cantero.

Jueves 15 de Febrero de 2018

El homicidio de Diego "Tarta" Demarre comenzó a ventilarse ayer en el marco del juicio que se sigue contra la banda de Los Monos. Era el dueño del boliche Infinity Night de Villa Gobernador Gálvez y fue asesinado el 27 de mayo de 2013, por lo que se considera como la primera venganza por el asesinato de Claudio "Pájaro" Cantero, abatido a tiros un día antes en la puerta de ese local.

Por el crimen están acusados Ariel "Guille" Cantero como autor material, Andrés "Gitano" Fernández como partícipe necesario, y Leandro "Gordo" Vilches y Emanuel "Ema" Chamorro como partícipes secundarios. Además Ramón "Monchi Cantero" Machuca está procesado como instigador pero no será juzgado por ello en este debate. En los alegatos de ayer los defensores desvincularon a sus clientes del crimen.

Demarre fue asesinado de seis balazos en Maipú y bulevar Seguí el mediodía del 27 de mayo de 2013. Volvía a su casa con su mujer luego de intentar declarar en los Tribunales provinciales por el homicidio del "Pájaro". Fue baleado desde un Volkswagen Bora que se le puso a la par de su utilitario. Según la acusación, desprendida de los procesamientos y expuesta los primeros días del juicio, en noviembre pasado, el tirador fue "Guille" y el "Gitano" manjeaba el Bora.

La teoría fiscal se sustenta en las imágenes tomadas por distintas cámaras de vigilancia y por escuchas que forman parte de la causa 913/12.

Alegatos

El defensor Carlos Varela inició los alegatos defensivos exponiendo la situación de "Guille". Criticó que, por los mismo hechos que se le endilgan en este juicio y por los que la Fiscalía pidió 24 años de prisión, Cantero había cerrado un fallido juicio abreviado por tan sólo 7 años. "El señor fiscal vino pretendiendo corregir su propio pasado. Hay que referir la historia del acuerdo fracasado para que el tribunal entienda la grave arbitrariedad de la acusación", sostuvo.

Varela también criticó que, en los términos de aquel acuerdo, "Guille" era considerado como partícipe secundario, pero ahora lo consideran autor material, cuestión que fundó en una decisión política. "Ahora, sin prueba nueva, pretenden lograr una pena basada en una tesis que lo tiene al señor Cantero con una pistola humeante en sus manos".

Yrure, por su parte, remarcó que al momento del crimen de Demarre "Guille estaba con su madre y sus hermanas velando al Pájaro". Gabriel Navas e Ignacio Carbone, defensores de Fernández, consideraron por su parte que las pruebas no son suficientes para demostrar su participación, al tiempo que remarcaron que el "Gitano" no tiene antecedentes penales y toda su vida se dedicó a la compraventa de autos.

Sobre Vilches y Chamorro, Yrure enfatizó que "no son autores, ni coautores, ni primarios, ni secundarios. No hicieron nada y eso se va a ver en este proceso. Cuando ocurría el homicidio de Demarre estaban en dos lugares distintos, no tuvieron ninguna intervención".

Testigos

Luego de los alegatos comenzaron a desfilar los testigos en una jornada que se prolongó hasta bien entrada la noche de ayer y que en varios pasajes parecía trabarse a partir de planteos de las defensas sobre el modo de producir prueba e interrogar a los testigos.

El primero de ellos fue el ex comisario mayor Marcelo Marcos, quien a partir del crimen del "Pájaro" fue puesto al frente de un equipo de policías con la misión de colaborar en el esclarecimiento de ese episodio. "No llegamos ni a notificarnos de nuestra labor que ya teníamos otro muerto. Fue todo muy rápido; a los dos días ya había sido lo de Francia y Acevedo", relató el policía retirado en alusión a los cuatro homicidios que sucedieron al de Cantero: el de Demarre y la balacera en la que mataron a Marcelo Alomar, Nahuel César y Norma César, hecho que también será ventilado en el juicio.

Según respondió Marcos al fiscal Luis Schiappa Pietra, una de sus primeras tareas fue ubicar a testigos del crimen y por eso estudiaron las imágenes captadas por una cámara de vigilancia del Heca para intentar identificar a personas y vehículos que estuvieron allí cuando el "Pájaro" fue hospitalizado.

De esas investigaciones surgieron algunas hipótesis, como la que indicaba que los ataques contra Demarre y la familia César eran venganzas por el crimen del Cantero. "Tras el homicidio de Cantero se decía que el autor era un tal Milton y todos pensaron en Milton César, porque era el custodio de Demarre. Ese error fue plasmado en los informes hasta que nos dimos cuenta de que era Milton Damario", dijo Marcos en relación al joven ya juzgado por ese hecho y absuelto por el beneficio de la duda.

Además, explicó que cuando supieron que la Brigada Operativa Judicial (que investigaba el crimen de Martín "Fantasma" Paz bajo las órdenes del juez Juan Carlos Vienna) tenía escuchas con información relevante sobre los Cantero, decidieron seguir pesquisando a otras personas sonadas en la causa, como Damario y Luis "Pollo" Bassi, también absuelto por el crimen del "Pájaro".

Recuerdos y olvidos

Luego de un cuarto intermedio, a la tarde siguieron desfilando los testigos convocados por la Fiscalía. El concejal villagalvense Diego Garavano, entonces secretario de Gobierno de ese municipio, dijo que Infinity Night estaba habilitado a nombre de Demarre desde julio de 2012.

Luego declaró Patricio Campbell, asesor de la Secretaría de Deportes municipal de Rosario y por esos días director del Centro de Monitoreo. El funcionario explicó el procedimiento para requerir y proveer imágenes de cámaras de vigilancia en instancias judiciales, y detalló los mecanismos que garantizan que las tomas no sean manipuladas.

Los siguientes tres testigos fueron empleados de Infinity Night que declararon la mañana que mataron a Demarre: el cuidador de motos, un empleado de la barra y el disc jockey y sonidista. Los tres recordaron haberse enterado en Tribunales lo ocurrido con su ex patrón, con quien dijeron tener una relación que no iba más allá de lo laboral.

Sus testimonios, atravesados por frases como "ni idea", "si te digo te miento" o "no recuerdo", no lograron dejar en claro si Demarre había estado en el boliche cuando mataron al "Pájaro". Incluso el fiscal apeló a leer la declaración de uno de ellos que había dicho que el bolichero, que ya no frecuentaba el lugar, sí había estado esa noche unas horas con amigos en el Vip.

Uno de esos testigos deslizó que Demarre, al parecer, había alquilado el boliche a un tal "Piqui", que cada tanto era el encargado de pagarles. Y sostuvo que el dueño de Infinity Night casi no frecuentaba el lugar y que esa noche no lo había visto. "No sé si estuvo, pero no lo vi".

"¿Sabe qué fue de la vida de «Piqui» Aguirre?", le preguntó el fiscal. "No", respondió el testigo. Posteriormente se introdujo mediante lectura una declaración testimonial de Oscar "Piqui" Aguirre, baleado con ocho tiros en marzo de 2014 y muerto un mes después. Según esa declaración, desde octubre de 2012 gerenciaba Infinity Night pagando a Demarre seis mil pesos semanales. Y agregó que esa noche Demarre estuvo en el boliche.

Controversias

Otros testigos generaron controversias a partir de objeciones de los abogados sobre la labor del fiscal. Fue el caso del policía Alejandro Murias, entonces jefe de la Delegación Policial de Tribunales y encargado de requerir imágenes de cámaras a la empresa encargada de los registros. Las defensas objetaron su idoneidad para validar una de las pruebas, pero el juez admitió la incorporación, por lo que los defensores reservaron derechos para quejas posteriores.

También los interrogatorios de Schiappa Pietra fueron cuestionados por tendenciosos por los defensores, como la declaración del comisario Nicolás Yanes, entonces jefe de pericias informáticas de la Policía Científica, quien explicó cómo se obtuvo una imagen del momento en que el VW Bora donde iban los homicidas se ponía a la par del utilitario de Demarre al momento del ataque.

Al respecto se exhibieron imágenes cuya definición, según admitió el perito, no permitían identificar a quien iba en el VW como acompañante. Luego declararon tres policías sobre lo realizado en las instancias iniciales de la investigación. La audiencia terminó sobre las 22 y el juicio continuará a partir de las 9 de hoy.

juntos. El acusado "Guille" Cantero rodeado por sus abogados Adrián Martínez, Fausto Yrure y Carlos Varela.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});