Policiales

Imputaron al tercer detenido por el crimen por encargo de un allegado a la Uocra

Fue una ataque de sicarios en marzo pasado a un dirigente del gremio que resultó herido. A su colaborador lo mataron. Detalles del atentado.

Sábado 21 de Abril de 2018

Juan Manuel E., conocido en las calles de Tablada como "Puka", fue imputado como el tercer integrante del grupo que la madrugada del 12 de marzo asesinó a balazos en el barrio Bella Vista de Puerto San Martín a Juan Erminio Garcilazo e hirió de gravedad al sindicalista de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) Julio Galván. "Puka" fue acusado ayer por homicidio calificado con la premeditación de dos o más personas por el uso de arma de fuego, uno consumado y otro en tentativa, ambos como coautor. Para el fiscal Leandro Lucente el acusado era quien llevó en auto a la escena del crimen a los dos sicarios y que luego, cuando se produjo una desbandada ante la llegada de la policía, huyó del lugar. El fiscal remarcó que al verse perdidos uno de los sicarios se reportó directamente vía mensaje de Whatsapp: "«Puka», perdimos". Y este le contestó: "Borrá el celular" y "rompé el chip". El juez Eduardo Filocco le dictó prisión preventiva hasta la audiencia preliminar al juicio.

El fiscal Lucente ya había acusado a los sicarios que fueron detenidos a instantes del ataque por la policía: Diego David "Mono" M., de 35 años, domicilio en barrio Avellaneda Oeste de Rosario y con tres condenas por robos; y Axel Emanuel S., de 23 años y residente en Tablada. Los delitos podrían acarrear una condena de prisión perpetua.

El banquillo

En la audiencia se examinó el contexto del ataque que tenía como blanco a Galván, estrecho colaborador de Carlos Vergara, titular del gremio de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) en Rosario y a cargo de la intervención de la seccional de La Plata tras la detención del gremialista Juan Pablo "Pata" Medina.

Lucente deslizó que otro de los imputados en el expediente —Axel Emanuel S., de 23 años y como "Puka" residente de Tablada— mensajeó a su novia mientras viajaba hacia San Lorenzo para cometer el atentado: "Estoy yendo a hacer un laburo para la Uocra". Sugirió que a este crimen por encargo, inmerso en una guerra sindical, le falta el ideólogo. "Todavía falta producir mucha prueba y eso va a salir de las pericias telefónicas de los teléfonos de los acusados para llegar a la figura del instigador", explicó.

Las indagaciones sobre los miembros del grupo de Whatsapp en el que dialogaban los acusados, llamado "banda canalla", puede tener efectos según el fiscal en la zona de donde es "Puka". Dijo Lucente: "El análisis de esos contactos podría tener serias repercusiones en las incidencias que están sucediendo en un barrio hoy cubierto de sangre", como lo es Tablada luego de la ultima escalada de violencia. En ese grupo entre otros tantos están los tres imputados en el ataque que le costó la vida a Juan Garcilazo.

A las 13.15, el nuevo detenido se sentó en el banquillo junto a sus abogadas, las particulares María del Carmen Varela y Romina Bedetti. "Puka" se presentó como embarcado y cubrir el puesto de patrón motorista. Tiene un hijo de cuatro años.

Sus abogadas dijeron que hay a su cargo otros tres niños menores de 15 años, de su pareja, y una sobrina discapacitada. En la presentación de su cliente, la abogada Varela indicó que al momento del hecho, el 12 de marzo, "Puka" estaba embarcado y para afianzar lo dicho puso a disposición del juez Filocco la copia de un certificado que avalaba lo expuesto con sello de Prefectura Nacional. El acusado no tiene antecedentes condenatorios.

El que condujo

Para Lucente, "Puka" fue quien condujo a Diego David "Mono" M., de 35 años y al ya mencionado Axel Emanuel S. hasta el barrio Bella Vista de Puerto para intentar matar al sindicalista Galván. También indicó que "Puka" comandaba la mano de obra que estuvo en la escena del crimen. También indicó que comenzó a trabajar sobre la figura del acusado con Policía Federal del perfil más bajo posible. Con el aporte del área de Delitos Complejos de la Policía de Investigaciones (PDI) sobre los celulares de los sicarios la información lo fue conduciendo al whatsapp de "Puka", donde tenía su foto de perfil, y la línea de su teléfono, a su nombre. Y a partir de ahí accedieron a su perfil de Facebook, sus lazos humanos y su barrio: el Tablada de la zona de "La U".

Lucente expuso que el trío estuvo en contacto por whatsapp desde siete horas antes del crimen hasta los minutos posteriores a la caída de "Mono" M. y Axel S. a manos del Comando Radioeléctrico de Puerto San Martín. Cada uno de esos contactos fue detallado con la hora puntual y cuando surgió la duda, con la celda telefónica en la que impactó. Lucente reconstruyó que el trío se junto a ver el partido de Rosario Central con Vélez Sársfield en un bar de Avellaneda y Uruguay la tarde del 11 de marzo y se quedaron juntos hasta que Garcilazo fue muerto a balazos y Galván quedó herido. Una vez que Axel S., que fue quien más contactos hizo con "Puka" porque su detención se demoró unos minutos, notificó que el plan había fracasado, la Kangoo y su conductor regresaron a Tablada.

En el barco

La defensa de "Puka" se recostó en principio en que el sospechoso no estaba en la ciudad porque estaba embarcado. Pero una serie de comentarios de las abogadas, no del todo claros, levantaron sospechas respecto a si "Puka" estaba en un barco o mirando el partido por tele en el bar de Avellaneda y Uruguay. Las abogadas no pudieron sortear esa disyuntiva y la duda quedó instalada. La abogada Bedetti se deslizó entonces hacía "la estigmatización de mi cliente" por el barrio en el que reside, los amigos con conflicto con la ley penal que tiene y porque al fin y al cabo "se habla de su celular pero no se sabe si lo estaba usando él".

El fiscal Lucente afianzó aún más su acusación. "No estamos hablando que el acusado tenía contactos con amigos del barrio que tienen problemas con la ley. Estamos hablando de un tema específico, de un celular que fue geolocalizado en cercanías del crimen minutos antes y después del homicidio; con una Kangoo roja que fue vista en el kilómetro 0 de la autopista a Santa Fe a las 0.13, es decir una hora antes de ser vista en la esquina de Chubut y Uruguay. Yo no estoy diciendo cualquier cosa. Son las abogadas las que entraron en contradicción. ¿El acusado estaba embarcado o mirando el partido en Avellaneda y Uruguay?", inquirió el fiscal.

Levantar una pared

El juez Filocco le dio la derecha a la fiscalía. Remarcó que el atentado del que fueran víctimas Garcilazo y Galván tuvo una inteligencia previa. Y resaltó un punto fuerte de la acusación. Axel S. llamó y le dijo "Puka, perdimos". El juez lanzó una mordaz ironía con el mensaje que Axel S. le envió a su novia: "Le dijo: «Voy a hacer un trabajo para la Uocra». No creo que con ese mensaje a las 2 de la mañana haya tenido intenciones de ponerse a levantar una pared".

Otro detalle que resaltó el juez fue que durante 72 horas la Policía Federal tuvo en su poder una orden de allanamiento durante 72 para caerle a "Puka" en su domicilio, pero como se mantuvo ausente, no quisieron "quemar la orden". Así fue que Filocco le dictó dictó una medida cautelar de prisión preventiva hasta la audiencia preliminar al juicio. Un plazo que a los 90 días por pedido de las partes puede ser revisado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario