Policiales

Imputaron al comisario Rodríguez por defraudación al Estado

Es el exjefe de la UR V, sospechado por el mal manejo de horas extras y otros vínculos.

Sábado 18 de Noviembre de 2017

Para el comisario Adrián Guillermo Rodríguez parece que la cuarta fue la vencida. Quien fuera jefe de la Unidad Regional V de policía y que está siendo investigado entre otras cosas por el mal manejo de las horas extras de sus subordinados, fue imputado ayer (tras frustrarse tres audiencias anteriores) como coautor del delito de defraudación doblemente calificada por ser en perjuicio de la administración pública y por ser cometida por funcionario público, en concurso ideal con falsedad ideológica en instrumentos público.

La atribución delictiva la hizo el fiscal de Violencia y Corrupción Institucional, Ezequiel Hernández, en la sede del Ministerio Público de la Acusación de la capital provincial, quien reemplazó por decisión del Fiscal Regional Carlos Arietti al corrido Roberto Apullán. En la audiencia de ayer, Rodríguez se abstuvo de declarar y sólo negó todo tipo de acusaciones.

En el marco de la misma investigación denominada "Horas Ospe" (Orden de Servicio Policial Extraordinario), otros dos policías ya fueron imputados el pasado lunes; y la próxima semana se anunció que realizará la atribución delictiva a otros 10 agentes de la fuerza. Además, dijeron fuentes judiciales, hay más personas que son investigadas en el marco de la causa y serán citados a declarar antes de fin año y en los primeros días de 2018.

A más de un mes de su detención y posterior liberación, el 9 de octubre, Adrián Rodríguez, quien ocupara hasta ese día la Unidad Regional V del departamento Castellanos, fue imputado en la causa "Horas Ospe" que detectó una serie de irregularidades en las horas extras del servicio de policía cuando él se desempeñaba al frente de la Unidad Regional I, entre 2015 y 2016.

La pesquisa se inició en abril a partir de una serie de cotejos de cuentas en relación a horas trabajadas y quién las trabajaba en la Brigada Motorizada de la Unidad Regional con asiento en la ciudad de Santa Fe. Seguidamente, la investigación se extendió a otras áreas de la fuerza capitalina.

Las otras causas

Al término de la audiencia de ayer, Rodríguez habló con la prensa y dijo que su vida "cambió a partir del 9 de octubre. Ustedes saben quién soy yo y por eso pedí el retiro voluntario". Ésta no es la única causa en la que está involucrado Rodríguez. La más resonante es la que lo liga a una serie de conversaciones teléfonicas que mantuvo con el ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro, en las cuales hablan sobre el concurso en el cual participó el comisario para ascender a director general dentro de la fuerza (ver recuadro).

La decisión de investigar ese hecho fue tomada por el fiscal Roberto Apullán, quien consideró que en los diálogos telefónicos entre Rodríguez y Pullaro asomaban indicios suficientes como para suponer que se había producido el delito de cohecho pasivo para obtener beneficios a la hora de lograr ascensos en el escalafón policial. Al respecto Rodríguez contó que él "no quería ser jefe de la policía, eso nunca me quitó el sueño, sí me quita el sueño que mi familia y seres queridos me dejen de querer".

Lo cierto es que Apullán, quien intentó imputar a Rodríguez en tres audiencias que fueron suspendidas por distintos motivos, fue separado de la causa por decisión del Fiscal Regional Carlos Arietti, quien también lo corrió de otras dos causas de mucho peso político: la relacionada al presunto desvío de fondos del programa municipal de Iniciativas Comunitarias de la ciudad de Santa Fe, que trascendió bajo el nombre de "Corral Papers" por el apellido del intendente santafesino; y la de las supuestas irregularidades en el cobro de las horas extra policiales.

En tanto, desde el Ministerio de Seguridad provincial se sostuvo días atrás cuando un portal santafesino dio a conocer las escuchas que la difusión de los diálogos en los que Pullaro no sólo habla con Rodríguez sino también con el gobernador Lifschitz y el jefe de los fiscales, Jorge Baclini, era "parte de una operación política manejada por sectores oscuros de la policía", algo que desde la Legislatura provincial se quiere dejar en claro y por ello el ministro deberá comparecer ante la Cámara de Diputados el próximo miércoles.

Un decreto que suspende el ascenso

La resolución 2074 que lleva fecha 5 de octubre y la firma del ministro Maximiliano Pullaro eleva a consideración del Poder Ejecutivo santafesino la lista del personal policial de la provincia que aprobó el concurso de ascensos para el Tramo II de la promoción del año 2015 convocada por resolución 1563/17. En la misma se establece que se "deja en suspenso provisorio la propuesta para el ascenso de Adrián Guillermo Rodríguez, quien revista como Director de policía y concursa para Director General, por las razones expresadas en el considerando de la norma".

   Llamativamente, el considerando hace mención a que la Dirección de Asuntos Internos de la policía informó que entre los concursantes no había quien posea "antecedentes judiciales y/o administrativos que pudieran enmarcarse" en la legislación que obstaculice sus ascensos, aunque aclara que quien obtuvo el noveno lugar en quienes aspiraban a Director General (en este caso Rodríguez) estaba citado para una audiencia imputativa por parte del Ministerio Público de la Acusación aunque hasta ese 5 de octubre se desconocía la fecha en la que se haría la misma.

   Por entonces, las escuchas entre Rodríguez y Pullaro no habían salido a la luz y cuatro días después, cuando el fiscal Roberto Apullán convocó a la audiencia imputativa la misma fue suspendida por disposición del Fiscal Regional, quien recién ayer y después de otras dos fallidas convocatorias, dio vía libre a la imputación del ex jefe de la Unidad Regional V.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario