Policiales

Familiares de detenidos temen que este fin de semana sigan los aprietes

Alegan que hay remiseros que no los quieren llevar a las visitas por miedo a que vuelva a haber un episodio con balazos en la puerta.

Miércoles 21 de Agosto de 2019

"Tenemos mucho miedo de lo que vaya a pasar este fin de semana con la visita. Hay remiseros y colectiveros que dicen que no van a llevar a nadie porque tienen miedo que se arme balacera otra vez". El alerta llegó de parte de varias mujeres que tienen familiares presos en la cárcel de Piñero y decidieron llamar a este diario para advertir sobre una situación que sienten peligrosamente desbordada.

Los mensajes coincidieron con la viralización de un video que muestra cómo buena parte de los visitantes al penal golpea a una mujer en la puerta de la cárcel la mañana del domingo, acusándola de administrar los turnos para ingresar a la visita. La mujer agredida fue sindicada como enviada de Ramona Elvira A., apodada "La Gringa" y detenida bajo la sospecha de gerenciar ese y otros negocios en la calle de uno de los presos más famosos de Piñero: René "Brujo" Ungaro.

La Gringa cayó el viernes pasado en una casa de Capitán Bermúdez junto con Claudio Ezequiel E., de 28 años y sindicado como uno tiradores contra las visitas de Piñero el 11 de agosto. Ambos fueron imputados en audiencias separadas por tenencia de arma de guerra, tenencia de arma de fuego de uso civil y encubrimiento.

La caída de buena parte de la banda de La Gringa expuso el lado más oscuro de lo que suelen vivir los familiares de los presos al momento de ir a visitarlos. El Organismo de Investigaciones (OI) puso bajo la lupa a esta mujer de 43 años, una transera con más de 10 años de actividad en Tablada, y una investigación del MPA le atribuye manejar una serie de negocios ilegales en la entrada de Piñero. Entre esos "servicios" está la venta de turnos para que las personas que entran a visitar a sus allegados presos no esperen excesivamente y, de paso, garantizar otros beneficios para su visita. Un negocio con una ganancia estimada en al menos 40 mil pesos semanales.

Embed

Esa caída se materializó en dos incidentes violentos en diez días. El primero, antes de la detención de La Gringa, cuando una emisaria suya fue golpeada y eso motivó una balacera contra los visitantes —hubo dos heridos leves— en las puertas de la prisión la madrugada del 11 de agosto. Una semana más tarde, el domingo último, una joven llegó a la puerta de la cárcel para volver a vender los turnos y fue duramente atacada por visitantes. "Hija de puta, ortiva de mierda, mandaste a tirar tiros y ahora venís acá", le decían otras mujeres. "Tomatela ortiva. Karen, vos tenés la culpa de que vinieran a tirar", le gritaron mientras la echaban del lugar. Luego se viralizó una filmación con un celular de esa agresión, horas antes de que La Gringa fuera imputada, lo cual originó una investigación de oficio del fiscal Matías Edery.

En primera persona

Los familiares de detenidos que se contactaron con este diario aportaron detalles en primera persona de cómo vivieron los últimos incidentes en la puerta principal del penal. En Piñero hay visitas los sábados, para presos en el ala A, y los domingos para el resto de la población. Usualmente los familiares llegan a la madrugada y empiezan a hacer cola en un playón.

Según relataron, La Gringa y su gente llegaban cerca de las 5 de la mañana y ordenaban la fila de ingreso vendiendo lugares. "Te daban un número y vos te ubicabas en la fila que te correspondía según el peso de lo que llevaras. A las 7 abren la ventanilla donde te dan el número legal y pasás a esperar en el galpón", explicó una mujer aludiendo a una suerte de tinglado donde las familias aguardan que abran las puertas del penal.

"Detrás de esto están Alan Funes y «Chucky Monedita» (apodo de Alejandro Núñez). Esta piba Karen (por la mujer golpeada el domingo) es la esposa de un preso del pabellón 4 (sus iniciales son JB). Y otra que también anda amenazando por mensajes y Facebook es Brenda Pared, la pareja de Chucky Monedita", dijo una mujer que habló con la redacción. A esa estructura se le debe sumar, por lo escuchado en las audiencias imputativas, las figuras de Jessica G. (esposa del Claudio "Morocho" M., imputado por un doble crimen en barrio Bella Vista), María del Rosario "La Tati" C. y Priscila A., compañera de Ungaro.

Al imputar a Claudio A. el domingo pasado Edery mencionó un informe del OI que indica, según el análisis de las visitas al pabellón 15, "una clara relación" entre La Gringa, Tati y Priscila. El informe también establece que Claudio A. suele manejar tres vehículos distintos: un Peugeot 308, un Fiat Uno y VW Crossfox, generalmente llevando a alguna de esas mujeres.

Sobre la balacera del domingo 11 el fiscal dijo que sobre las 3.45, según cámaras del Servicio Penitenciario, se vio a Tati en el galpón y a un grupo de personas que se le abalanzan y le quitan dinero y una lista. Luego Jessica G. y Tati se van hacia un Crossfox conducido por Claudio A., que se retira del lugar. Y entonces se escucharon las detonaciones.

Gente cansada

"El día de la balacera estábamos 50 o 60 mujeres con niños, en total unas 100 personas, en el galpón cuando entraron ellos (por la gente de La Gringa). Eran ocho hombres, algunos armados, y tres mujeres. Empezaron a «batirla mal» (generar lío) y entonces la gente, que ya está cansada de esto, los atacó y los echó. Si miran las cámaras, ahí está todo. Cuando se escuchó el lío los del Goep (Grupo Operaciones Especiales Penitenciarias) amagaron a salir y se quedaron. Entonces empezaron los tiros. Fue tremendo ver a mujeres con nenes en brazos tratar de buscar refugio", contó una visitante, y agregó: "Este domingo (por el 18 de agosto) vino Karen como si nada y la sacaron. Toda la visita se le fue encima porque estábamos indignados. Esto cayó muy mal dentro de la cárcel también, porque la visita es sagrada. Esto no se hace".

Sobre el porqué del conflicto, la mujer dijo que "lo que pasó es porque la gente está cansada. Desde que están estos muchachos (Alan y Chucky Monedita) no se puede hacer nada porque te verduguean. Acá no hay un grupo que les quiere sacar el negocio, se trata de que no podemos ir tranquilos a visitar a nuestros parientes. Y ahora quedó el miedo por lo que pueda pasar el domingo que viene".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS