Policiales

Evalúan imponer restricciones en el Coloso tras la detención del Panadero Ochoa

El juez y el gobierno estudian elaborar una nómina de admisión para prevenir incidentes en la hinchada. Hoy a la tarde indagan a Diego Ochoa.

Jueves 22 de Agosto de 2013

La detención de Diego "Panadero" Ochoa, que será indagado esta tarde por el juez de Instrucción Javier Beltramone, generó en las autoridades del Ministerio de Seguridad y en el propio magistrado la idea de implementar una vez más las restricciones para el ingreso al estadio de Newell's, a partir de listas de admisión. La privación de libertad de Ochoa deja un lugar vacante en la conducción de la hinchada rojinegra y lo que se procura evitar es que ese vacío genere situaciones de violencia: sea por la sucesión entre distintas facciones de la tribuna o bien entre sus seguidores descontentos por su captura.

En este sentido, el secretario de Seguridad en Espectáculos Públicos y Deportivos, Pablo Farías, dejó ayer en el juzgado de Beltramone una nota a fin de que el juez, si lo considera apropiado, impida la entrada al Coloso del Parque de personas implicadas en las causas que investiga.

"Queremos evitar que personas implicadas en estos expedientes o pertenecientes al círculo de Ochoa puedan producir incidentes. Si estima que corresponde el juez puede dictar una cautelar para restringir el acceso. Una medida que apunte a prevenir contará luego con nuestro apoyo operativo", dijo Farías a La Capital.

Algo así ya estuvo vigente a mediados de 2010 por una secuencia de hechos violentos en Newell's (ver aparte).

El próximo partido en el parque Independencia será el martes próximo a las 20 cuando Newell's reciba a Gimnasia y Esgrima de La Plata por el cotejo postergado de la segunda fecha. "Si el juez lo considera conveniente podría dictar la medida a partir de una lista de admisión y en ese caso el Ministerio tendría la responsabilidad de hacerla cumplir, con fines preventivos, para que las personas de acceso prohibido no entren a la cancha", dijo Farías.

La indagatoria. Ochoa fue detenido el martes a mediodía en su casa de Pueyrredón al 3700 con una imputación que provocó sorpresa: el juez Beltramone le imputó ser ideólogo del homicidio de Maximiliano "Quemadito" Rodríguez, ocurrido el 5 de febrero pasado en Pellegrini y Corrientes, y haber tenido el mismo rol en la ejecución de Roberto "Pimpi" Camino. Además le atribuyó ser instigador de otros dos intentos de asesinato. Hoy a las 18 el juez lo espera para indagarlo.

El juez Beltramone había requerido también la detención de dos personas que aparecían como allegadas al Panadero. Uno de Maximiliano Daniel O., alias "Manzana", y el otro es el Chino A. El abogado defensor de ambos, Hernán Tasada, presentó un escrito en el que ambos dicen ponerse a disposición del juzgado.

Manzana. El que más interesa en el tribunal es Manzana. Fuentes de la causa señalaron que hay evidencia que señala que Panadero le delegaba instrucciones relativas a manejos en la hinchada y que muchos de ellos son de legalidad dudosa. Ambos clientes de Tasada podrían ser indagados con posterioridad a Ochoa. Si no se presentan se les librará captura.

Desde el homicidio del Quemadito en el juzgado de Beltramone se acumularon cuatro cuerpos completos de evidencias, en muchos casos escuchas telefónicas, de las que para los acusadores surge con claridad la influencia y la capacidad de decisión del Panadero sobre distintas cuestiones relativas al club, entre ellas gravitación sobre miembros de la conducción de la institución.

Doce celulares. En la casa de Ochoa la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) secuestró una dotación de celulares sin habilitar, nuevos, comprados en una casa de electrodomésticos del centro rosarino. Los investigadores sospechan que los teléfonos eran para las necesidades de comunicación de la organización que comanda el Panadero. Tantos celulares, una docena, difícilmente sean para el uso de una persona o un restringido núcleo familiar, vislumbran.

De modo simultáneo al allanamiento en la vivienda del Panadero, la TOE realizaba el martes una inspección sorpresiva en el pabellón de la Alcaidía Mayor de Jefatura donde están alojados Héctor David "Porteño" Rodríguez y Sergio Federico "Chuno" Acosta, los dos hombres procesados por ser autores materiales del asesinato del Quemadito. A ambos se les secuestró un teléfono celular en las celdas en las que están presos.

Cuando Beltramone investigó la muerte del Quemadito señaló que el hecho estuvo ligado "al narcotráfico, el lavado de dinero y una disputa jamás finalizada sobre un supuesto liderazgo o control de la barra brava de Newell's".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario