Policiales

Está prófugo por un crimen y delegó su liderazgo en la barra de Newell's

Es Emiliano "Jija" Avejera, acusado de matar a Jonatan "Bam Bam" Funes. Una bandera con su nombre estuvo en la popular rojinegra en varias fechas

Lunes 05 de Marzo de 2018

Emiliano "Jija" Avejera permanece prófugo de la Justicia desde el pasado 5 de octubre cuando su nombre fue relacionado a la emboscada y asesinato del que fue víctima Jonatan "Bam Bam" Funes, uno de los hermanos de la familia que mantiene un enfrentamiento sangriento con la banda liderada por Alexis Caminos, el hijo de quien fuera líder de la barra brava de Newell's Old Boys, Roberto "Pimpi" Caminos. Además de estar acusado como uno de los autores de ese crimen, el nombre de "Jija" también está intimamente relacionado con la histórica interna que vive la barra brava rojinegra para ver quien se queda con el control del paravalanchas del Coloso del Parque y todos los negocios que ese liderazgo depara. En ese sentido, el estadio del Parque de la Independencia fue en los últimos partidos el escenario de esa disputa.

Es que desde agosto de 2013, cuando cayó preso Diego "Panadero" Ochoa, el sucesor de "Pimpi", cada movimiento interno que se produce en el paravalanchas leproso se traduce en una espiral de violencia en las calles. Así las cosas, el lunes de la semana pasada se produjo el enésimo movimiento de referentes en la popular rojinegra según puede leerse tras una serie de incidentes que se produjeron al promediar el partido con Temperley.

Emiliano "Jija" Avejera era jefe de la barra desde octubre de 2016 pero como se dijo cayó en desgracia luego de que su nombre surgiera en la investigación del crimen de Jonatan "Bam Bam" Funes. Entonces, mientras él se encuentra escondido de la policía y la Justicia, habría cedido su lugar en favor de dos veteranos laderos: "Gato", quien tiene lazos directos con la familia Cantero de barrio Las Flores y por lo tanto con la banda de Los Monos; y "Pipi", un viejo amigo de Roberto "Pimpi" Caminos.

Un día sí, otro no

Ni bien comenzado el partido del lunes 26 de febrero en el Coloso del Parque la barra brava de Newell's comenzó a emitir señales simbólicas de los cambios. La bandera de "La banda de JJ", en referencia a "Jija", no había sido desplegada como en fechas anteriores. Y el resto de los trapos leprosos, colocados sin dejar espacios, parecían exponer que ya no había más espacio para ella. Luego comenzaron a escucharse detonaciones de bombas de estruendo. Y finalmente la exposición de una bandera de Rosario Central.

Así, la barra quería que los ojos de los hinchas y de la televisión que sólo muestra las tribunas estuvieran centrados en la popular que da espaldas al hipódromo. A los nueve minutos del encuentro el arbitro Nicolás Lamolina paró el juego durante tres minutos y el capitán leproso Hernán Bernardello debió pedir que bajaran la bandera de Central para que continuara el juego. La barra bajó la bandera y la quemó. El juego pudo continuar.

"En el partido con Arsenal (27 de enero) la bandera de «La banda de J.J.» estaba. No la colgaron de entrada pero con el transcurrir de los minutos fue enarbolada y fue toda una señal. Ya en el partido con Temperley la bandera no estaba", explicó un conocedor de la barra leprosa dando por sentado que los incidentes eran una especie de carta de presentación. El encuentro se jugó 20 días después de que asesinaran a "Bam Bam" Funes cuando saliera de la cárcel de Piñero, adonde había ido a visitar a sus hermanos Alan y Lautaro, presos por distintos delitos, fecha tras la cual "Jija" desapareció de los radares de la Justicia.

Entonces, quienes comandaron a la hinchada por delegación de "Jija" fueron "El gato" y "Pipi", dos veteranos tribuneros de entre 45 y 50 años. "El promedio de edad de la barra de Newell's oscila entre 20 y 25 años y suelen ser muy volátiles", agregó la fuente que confirmó el movimiento de referentes pero desestimó el alejamiento definitivo de Avejera. "«Jija» sigue como jefe de la hinchada", dijo.

Otra fuente allegada a la barra rojinegra indicó que, más allá de los cambios en el paravalanchas, los disturbios en ese partido eran un mensaje hacia los dirigentes ya que se acerca el debut en la Copa Sudamericana, el 12 de abril frente a Atlético Paranaense en la ciudad brasilera de Curitiba, y la barra necesita dinero para costear la excursión .

Historia de sangre

Tras la detención de Diego "Panadero" Ochoa, el 20 de agosto de 2013 acusado de ser el instigador del asesinato de Roberto "Pimpi" Caminos, la barra brava leprosa enfrentó el desafío de mantener el poder con su jefe ausente. El paravalanchas quedó en manos de los hombres de mayor confianza de Ochoa: "El paraguayo", "Leo" y Nelson "Chivo" Saravia. Pero distintas intrigas, acusaciones cruzadas por la venta de drogas y algunos atentados limaron la confianza de ese trío que se reconvirtió en una nueva línea de conducción compuesta por "Chivo" Saravia, Maximiliano "Cabezón" La Rocca y Matías "Cuatrero" Franchetti en representación de media docena de facciones barriales. "Leo" y "El paraguayo" dieron un paso al costado.

Durante 2015 "Chivo" y su entorno recibieron una serie de ataques que lo jaquearon y lo alejaron lentamente del juego. En el Parque se dice que antes de que asumiera la conducción "Jija", el ex ladero de Ochoa recibió dos coronas con su nombre en su domicilio.

En tanto, el 7 de junio de 2016, "Cuatrero" Franchetti fue asesinado con un disparo en la cabeza a la salida de la puerta 6 del estadio, cerca de El Palomar. Tres semanas más tarde, el 28 de junio de 2016, "Cabezón" La Rocca fue asesinado a balazos en Pellegrini al 5300. Luego se produjeron una serie de ataques armados contra el secretario de la Comisión Directiva rojinegra, Claudio "Tiki" Martínez, el vicepresidente Cristian D'Amico y además manos anónimas arrojaron una granada en la puerta 4 del Coloso.

En ese marco, en octubre pasado el nombre de "Jija" surgió como el hombre de la conciliación que, con el padrinazgo del clan Cantero (Los Monos), mantendría el status quo de las distintas facciones en la barra. "«Jija» no movía gente y «Guille» (Cantero, preso y sometido a juicio por integrar una asociación ilícita) lo puso como un CEO del paravalanchas", explicó la fuente consultada.
   "Jija" estaba acompañado por Ariel "Tubi" Segovia y Alexis Caminos, hijo de "Pimpi". De la alianza quedaron excluidos grupos que habían atentado contra los dirigentes del club. Para el caso, la facción de Marcelo "Coto" Medrano, detenido el año pasado. Pero "Jija" no podía ingresar a la cancha de Newell's ya que desde septiembre figura en una lista de admisión que prohibe a 80 barras traspasar las puertas del Coloso. Su carta de presentación fue una bandera: "La banda de JJ". No era la primera vez que "Jija" se ganaba un espacio en las crónicas policiales (ver pág. 33).
Emboscada fatal
El lunes 5 de febrero último Jonatan "Bam Bam" Funes salió de la cárcel de Piñero manejando un Audi A3 tras visitar a Lautaro y Alan, sus hermanos presos allí. A su lado iba su amiga Brisa. Cuando el auto estaba a metros del empalme de las rutas 14 y la A-012, una Ford EcoSport blanca que venía detrás encerró al Audi y sus ocupantes asesinaron a Jonatan.
   Según lo relatado en la audiencia en la que imputaron como coautor de ese hecho a Enrique Adrián "Cable" Solís, en la EcoSport blanca iba este hombre, un joven colombiano y en el asiento de atrás "Jija". El Audi recibió un par de impactos en el capó y "Bam Bam" bajó y salió a correr. "Jija" salió detrás de él y lo ejecutó de varios balazos. Luego regresó al Audi y enfrentó a Brisa. «Puta, quédate arriba que te voy a matar. Te dejo viva para que lo denuncies» y se fue". Por ese crimen buscan a "Jija".
   Públicamente lo último que se supo de él fue que anduvo por el Parque Independencia el jueves 8 de febrero, en la previa del partido que Newell's perdió con Colón. Al otro día no estuvo en la cancha, pero manejó los hilos desde su celular. El lunes pasado, tras la detención de "Cable" por el crimen de "Bam Bam", la tensión había aumentado y "Jija" no pudo manejar la barra. Por eso nombró a "Gato" y "Pipi".
   Un conocedor de la tribuna leprosa reflexionó: "Ahora hay que darles un par de partidos para ver si se consolidan. Los pibes de la barra son complicados. A fines del año pasado estaba Guillermo «Loco» Cohen (ex ladero en el paravalanchas de «Pimpi» Caminos) y se corrió a la platea. «Gato» y «Pipi» son tribuneros viejos. El «Pipi» también arrastra a la gente de «Pimpi». Vamos a ver cómo les va y si realmente «Jija» ya no está más activo".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario