Policiales

Dos hijos del Trinche serán querellantes en la causa por su homicidio

El juez Alejandro Negroni aceptó la participación de Cintia y Bruno Carlovich como partes interesadas y podrán acceder a cada movimiento del expediente.

Sábado 30 de Mayo de 2020

Dos hijos de Tomás Felipe “Trinche” Carlovich se sumaron a la causa por el homicidio del ídolo de Central Córdoba, quien el 6 de mayo fue empujado al asfalto por un ladrón que le robó la bicicleta en la zona oeste de la ciudad y dos días después murió tras sufrir un edema cerebral. En una audiencia realizada por videoconferencia y sin la participación del acusado, dos de los cuatro hijos del ex futbolista fueron aceptados para actuar como querellantes en la causa penal. Esto les permitirá proponer medidas de prueba, opinar sobre el régimen de detención del imputado y solicitar pena si el caso llega hasta el juicio oral.

   Los sobrenombres de las víctimas no suelen mencionarse en las actas penales. Pero la popularidad del ex futbolista charrúa parece haber trascendido las formalidades. “Víctima: Carlovich, Tomás «El Trinche»”, detalla el escrito de la última audiencia por el caso, cuando dos de sus hijos se constituyeron como querellantes. El juez Alejandro Negroni aceptó que participen en la causa y solicitó como único requisito que acompañen sus partidas de nacimiento para dar fe del vínculo parental cuando el Registro Civil retome los servicios suspendidos por la pandemia de coronavirus.

Sin objeciones

La videoconferencia del miércoles fue un trámite breve. Luego del entierro de su padre, el 14 de mayo dos de los cuatro hijos de “Trinche” pidieron sumarse a la causa penal por ser un derecho que tienen como familiares de la víctima. La Oficina de Gestión Judicial agendó la audiencia para el mediodía del pasado miércoles. Cintia Paola Carlovich, de 35 años, y Bruno Marcelo Carlovich, de 43, participaron desde el estudio de los abogados Rafael Tamous y Jorge Lisandro Cataudella, quienes los representan en la causa.

   Por el crimen está acusado Juan Ariel M., de 32 años. Le dicen “Bocachita” y está preso la unidad penitenciaria de 27 de Febrero al 7800 desde el día en que murió Carlovich. El imputado no presenció el trámite pero sí lo hizo el defensor público Gonzalo Armas, quien no expresó objeción al pedido aunque solicitó que los querellantes acompañen las partidas de nacimiento actualizadas. La fiscal de Homicidios Georgina Pairola tampoco se opuso, de modo que el juez Negroni dio curso al pedido y requirió que se incorporen las partidas “apenas las circunstancias lo permitan”.

   Los querellantes ya tuvieron intervención en el expediente y revisaron cada una de las pruebas. El próximo paso, en el que tendrán participación, es la audiencia de apelación de la prisión preventiva por dos años que se le dictó a “Bocachita” cuando fue imputado.

   El defensor del detenido había apelado esa medida y presentado algunas nulidades procesales. Para revisar el planteo fue designada la jueza de segunda instancia Carina Lurati. Aunque no está definido si lo hará en una audiencia oral o por escrito, dado que una acordada de la Cámara Penal habilitó esta vía de forma excepcional ante las restricciones por la pandemia.

   “Trinche” tenía 74 años y fue asaltado en el cruce de Eva Perón y Paraná la tarde del 6 de mayo pasado. “Tiene un derrame en la cabeza”, dijo su hijo Bruno, ahora querellante, cuando internaban a su padre en el Heca. Al ídolo de Central Córdoba y emblema del fútbol rosarino lo atacaron para robarle la bicicleta en la que se lo solía ver pedalear por la zona oeste. A las 17.30 del primer miércoles de mayo iba por Eva Perón y al pasar la vía a la altura de Paraná otro ciclista que se le puso a la par lo empujó, dejó su bicicleta y se llevó la de paseo azul rodado 25 que Carlovich había estrenado tres meses antes.

   El ladrón escapó por calle Paraná hacia el norte. Carlovich golpeó la cabeza contra el pavimento y en esa caída o quizás en un golpe posterior del asaltante sufrió un traumatismo de cráneo que le provocó un derrame cerebral. Fue inducido al coma en el Hospital de Emergencias y falleció la mañana del viernes 8 de mayo. La bici de “Trinche” nunca fue hallada.

Cirujeando

Dos días después, Pairola imputó a “Bocachita” como autor de un robo seguido de muerte, un delito que prevé de 10 a 25 años de cárcel. La fiscal precisó que el asaltante primero intentó voltear al “Trinche” de un empujón pero no lo logró. Entonces bajó de su bicicleta y lo empujó con fuerza. Luego lo habría golpeado con algún objeto. Es que según la autopsia, “la muerte se produjo por el segundo golpe, no por la caída”.

   El acusado tiene un antecedente por tentativa de robo y otro por portación de arma blanca. En la primera audiencia, realizada por videoconferencia desde la cárcel, “Bocachita” se defendió diciendo que ese día andaba cirujeando por la zona de la terminal de ómnibus y negó ser el autor del ataque.

   El acusdo había sido detenido dos veces en 24 horas. Primero fue apresado junto a otras tres personas en un asentamiento precario sobre las vías de Felipe Moré entre Santa Fe y Eva Perón. Los rumores del barrio lo señalaban a él como el autor del hecho e integrante de la banda de “Largo”, un grupo de malvivientes que suele cometer robos y arrebatos en esa zona. Pero fue liberado horas después por falta de pruebas.

   En un allanamiento posterior a su vivienda, un rancho de dos por dos con piso de tierra, se hallaron prendas similares a las usadas por el ladrón que quedó registrado por una cámara de videovigilancia. En base a eso y a declaraciones de testigos —dos presenciales y otro de identidad reservada— se ordenó su captura. Agentes de la Brigada Motorizada lo apresaron el mismo día cuando cirujeaba en la zona de Lima y Tucumán.

Prueba en debate

La Fiscalía también tuvo en cuenta un informe policial sobre denuncias referidas a “una banda que robaba mochilas y bicicletas en la zona” y de la cual “formaría parte el imputado”, que quedó en prisión preventiva por el plazo legal de dos años. Entre las pruebas citadas en su contra figura el video de una cámara de vigilancia de la zona donde se ve que el autor, que llevaba un barbijo y una gorra, tenía una contextura física como la de “Bocachita”.

   La defensa cuestionó la calidad de ese video. Dijo que es borroso el registro sobre la vestimenta del asaltante y eso pondría en duda que las prendas secuestradas en su casa se parezcan a las del atacante. Negó que sea el autor del hecho y pidió un relevamiento de cámaras de la zona donde dijo que estuvo cirujeando el día del hecho. Con estos y otros argumentos apeló ante la Cámara, la instancia en la cual dos de los cuatro hijos del “Trinche” podrán hacer oír su voz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario